Bills, esperan, por fin, salir del abismo

Ausentes de la postemporada desde 1999, el equipo de Búfalo tiene tremenda tarea para la presente campaña 

Jugadores de los Bills
Jugadores de los Bills (AP )

CIUDAD DE MÉXICO

La última vez que los Bills de Búfalo accedierona los playoffs, su receptor estrella, Sammy Watkins, contaba con seis años de edad. Así de dramática es la situación del equipo, que buscará este certamen poner fin con la sequía de postemporada y meterse por primera ocasión a esta fase desde 1999.

Con la entrada del coach Rex Ryan, las aspiraciones de la franquicia se basarán en dos aspectos fundamentales: un ataque terrestre consistente y una defensiva férrea y agresiva, que tratará de robar balones y ¿por qué no? registrar puntos en el marcador.

Y Ryan tiene material para hacerlo. Apenas en la temporada baja, sumó la adquisición del corredor LeSean McCoy, quien brilló en sus seis campañas con las Águilas de Filadelfia, ya que en cuatro de ellas corrió para más de mil yardas e, incluso, en una fue el líder corredor de la NFL en cuanto a yardas se refiere; la defensiva también tiene material para impulsarlos a postemporada, debido a que se colocó como la cuarta mejor unidad en el 2014.

Pero siendo una defensiva Top 5 de la Liga, ¿porqué no calificaron a los playoffs el año anterior?

La respuesta es la misma que hace 15 años: el quarterback. Desde aquel lejano 1999, los Bills han tenido 15 mariscales de campo que, por lomenos, han iniciado un partido. Ninguno de ellos los pudo llevar a la postemporada y, la campaña anterior, ni EJ Manuel ni Kyle Orton pudieron conla dura asignación que tenían. 

"Estamos casi en el purgatorio de quarterbacks. Pero somos lo suficientemente buenos, no estamos recogiendo mariscales de campo en el primer lugar (en el Draft) o segundo en la general", aceptó uno ptimista gerente general Dough Whaley, para la cadena de radio local WGR.

En el papel, el hombre que estará encargado de sacar a los Bills de ese "purgatorio" es Matt Cassel. Una oportunidad de revancha para él, ya que ni en Nueva Inglaterra, Kansas City o Minnesota se pudo establecer como titular.

Si el entrenador se inclina por él, tendrá una buena oportunidad de aprender el sistema y apoyarse en el juego terrestrede McCoy; además, tener a Watkins como su receptor, será un factor extra para que pueda llevar al equipo a buen puerto y se quite la presión de la espalda.

Los Bills del 2015 pueden ser un espejo de los Jets de Nueva York cuando los entrenaba Rex. Tienen características similares: una defensiva brillante y agresiva, un corredor que funge como caballito de batalla; que machaca a los rivales, pero también, inestabilidad en la posición de quarterback.

Lo positivo es que el head coach ya demostró que esta fórmula puede funcionar, puesto que a los neoyorquinos los llevó a la postemporada, incluso, jugó dos veces el Campeonato de la AFC.

Así, el equipo luchará por salir del abismo que lo ha alejado de los playoffs por década y media. De paso, también querrán derrocar el gobierno de los Patriotas en el Este de la Americana. No será fácil, pero para una franquicia que perdió cuatro Super Bowls seguidos, nada es sencillo.