Obama recibió a Seahawks, campeones SB XLVIII

El presidente de Estados Unidos convivió, en la Casa Blanca, con los campeones del Super Bowl, y se declaró fan de los equipos que parten con desventaja, situación que pasó el equipo de Seattle

Washington, DC

El presidente Barack Obama felicitó a los campeones del Super Bowl, Seahawks de Seattle, a los que homenajeó por sus victorias dentro del campo y por sus contribuciones con la comunidad.

Al destacar que algunos expertos en futbol americano no veían a Seattle como un equipo de primera línea, Obama dijo que él especialmente apreció que ganaran el SB contra todos los pronósticos.

"Como un sujeto que fue electo presidente y llamado Barack Obama, apoyo a los desfavorecidos", dijo el presidente en tono de broma. "Ver a gente que supera los obstáculos me entusiasma, pero también me emociono cuando veo que el conjunto vale más que la suma de sus partes".

Los Seahawks conquistaron su primer título de Super Bowl en febrero, luego de derrotar a los Broncos de Denver por 43-8.

Barack se refirió también al quarterback Russell Wilson, quien "ha ganado más juegos durante sus primeras dos temporadas que ningún otro mariscal en la historia.

“Durante años, la gente le decía que era demasiado bajo para triunfar como mariscal de campo en la NFL. Eligieron a otros cinco jugadores por delante de él, algo que tienen en común muchos de estos Seahawks. (...) Pero él demostró a los que dudaban que estaban equivocados", explicó.

El presidente recordó también que la afición de los Seahawks "rompió dos veces la temporada pasada el récord del ruido más alto de una multitud en la historia" al animar a su equipo, y que "a veces han llegado a crear pequeños terremotos, lo cual es preocupante".

La distinción al equipo y también por parte de la NFL llegó un día después de que un grupo de ex jugadores demandó a la Liga por supuestamente hacerse de la vista larga mientras los equipos les daban narcóticos para que jugaran lesionados.

En un guiño a esa polémica, Obama mencionó la fundación del dueño de los Seahawks, Paul Allen, quien ha donado millones de dólares para la investigación a las lesiones del cerebro causadas por golpes.

"Obviamente es una preocupación para la NFL, pero también lo es para nuestras tropas", dijo Obama.