NFL multa a Halcones y les quita una selección de draft

La franquicia de Atlanta tendrá que pagar 350 mil dólares, además de que el Presidente del equipo fue retirado del cómite de la Liga; los Halcones no calificaron a la postemporada el año pasado

Arthur Blank, propietario de los Atlanta Falcons
Arthur Blank, propietario de los Atlanta Falcons (AP)

ATLANTA, Georgia

La NFL multó a los Falcons de Atlanta, les retiró una selección del draft y suspendió al presidente del equipo, Rich McKay, del Comité de Competición de la liga a partir del 1 de abril luego que el equipo usó ruidos falsos de aficionados en sus partidos en casa.

En un comunicado emitido el lunes, la liga anunció que los Falcons recibieron una multa de 350.000 dólares y perderán su selección de quinta ronda del draft de 2016. En caso de que Atlanta cuente con otras selecciones en esa ronda, perderá la más alta.

La NFL indicó que a lo largo de la campaña de 2013 y al inicio de la de 2014 los Falcons violaron las reglas de la liga que señala que "en ningún momento durante el partido puede ser usado ruido artificial o ampliado de aficionados en el estadio".

La liga añadió que Roddy White, ex director de mercadotecnia de eventos del equipo y que se llama igual que el wide receiver de Atlanta, fue responsable directamente de la violación de la norma y habría sido suspendido sin paga durante las primeras ocho semanas de la temporada regular de 2015 en caso de que siguiera con el equipo. Los Falcons lo despidieron.

Se determinó también que la directiva y ejecutivos de los Falcons, incluyendo a McKay, no estuvieron enterados del uso de una grabación con ruido artificial de público. Sin embargo, como el ejecutivo de mayor rango del equipo en supervisar las operaciones del partido, McKay también es responsable de garantizar que los empleados del equipo cumplan las reglas de la liga.

El propietario de los Falcons, Arthur Blank, había dicho a The Associated Press a inicios de febrero que había visto material suficiente de la investigación de la NFL para reconocer que el equipo cometió violaciones.

"No se trata realmente de una línea delgada", dijo Blank a la AP. "Pienso que lo que hemos hecho en 2013 y 2014 estuvo mal. A cualquier cosa que afecte el equilibrio competitivo y la imparcialidad en la cancha, nos oponemos como liga, como equipo y como dueño. Obviamente nos avergüenza pero más allá de la vergüenza no representa nuestra cultura ni lo que somos".