Pensando en el futuro

Tampa no tiene un futuro prometedor por la división en la que está, pero va armando un equipo talentoso

Tampa Bay quiere realizar una buena temporada que le permita instalarse en playoffs
Tampa Bay quiere realizar una buena temporada que le permita instalarse en playoffs (AP)

Ciudad de México

El 2013 fue desastroso para los Bucaneros de Tampa Bay. La dupla conformada por el entrenador en jefe Greg Schiano y el quarterback Josh Freeman no arrojó los resultados que esperaba la organización de Florida, ya que en esa campaña perdieron doce juegos y solo sumaron cuatro victorias. Para colmo, Freeman no soportó que lo mandaran a la banca y pidió que lo cambiaran de equipo... y así fue.

Para esta campaña, los Buccaneers cortaron de tajo gran parte del personal que estuvo el año anterior, comenzando con el mismo Schiano que no estará más al mando de los Buc's. En su lugar, trajeron a Lovie Smith, quien tratará de dar mejoría inmediata, pero con el joven plantel con el que cuenta, los resultados vendrán para el futuro.

Esta temporada habrá nuevos nombres en la ofensiva. El ataque lo encabezará el veterano Josh McCown, éste le ganó la pelea por la titularidad a Mike Glennon, quien seguirá siendo la apuesta del mañana de Tampa Bay. Por su parte, McCown llega de suplir a Jay Cutler en Chicago donde tuvo números destacados: en ocho juegos contabilizó mil 828 yardas aéreas y 13 envíos de anotación.

El resto de la ofensiva la encabezan dos jóvenes promesas. El corredor explosivo de tercer año Doug Martin y el novato receptor de Texas A&M Mike Evans, quien se caracteriza por tener manos confiables, éste complementará la velocidad del ala abierta Vincent Jackson; las trincheras también fueron reforzadas, ya que llegó de Nueva Inglaterra el guardia izquierdo Logan Mankins.

El equipo cuenta con siete titulares a la defensiva que tienen experiencia de seis o menos temporadas en la NFL. Si bien son el futuro de los Bucaneros, tienen que mostrar mejoría para esta campaña, ya que se ubicaron en el puesto número 17 de la Liga en ese rubro. La línea defensiva y la zona de linebackers estarán lideradas por el tacle Gerald McCoy y el apoyador Lavonte David, respectivamente. El primero se caracteriza por ser un dolor de cabeza en las trincheras y por su presión al quarterback; David, por otra parte, es su mejor hombre a la defensiva: ataca constantemente al mariscal de campo, es bueno tacleando y retrocede de forma eficaz para hacer coberturas.

Ellos no podrán hacer el trabajo solos. Necesitarán ayuda de su secundaria, en especial del profundo Dashon Goldson, que será el líder tras la salida del esquinero Darrelle Revis a Nueva Inglaterra. Además la llegada de Mike Jenkins y Alterraun Verner supondrían una mejoría sustancial para los Bucaneros.

Por sus rivales divisionales y el calendario no se puede esperar un equipo que pelee por meterse a la postemporada, pero Lovie Smith hará que progresen este año. Lo mejor para Tampa Bay está por venir.