Alondra Salinas es un guerrera que domina y brilla en el futbol americano

Es una niña que domina y brilla en el futbol americano, un ejemplo de que la pasión por este deporte puede experimentarse desde temprana edad

Alondra Salinas y su entrenador Hansel Holtzhei- Holtzheimer
Alondra Salinas y su entrenador Hansel Holtzhei- Holtzheimer (Michel Trevilla)

CIUDAD DE MÉXICO

Es quarterback y gobierna en el emparrillado. También juega a la defensiva y arrolla a sus rivales. Es quien más fuerte pega en el campo. Brilla dentro del terreno de juego, sus compañeros y coaches le brindan felicitaciones y respeto, parece que es una situación normal hasta que se quita el casco y deja ver su cabellera castaña.

Es Alondra Salinas, una de las estrellas de la categoría Pee Wee de la Linfa que juega con los Seminoles de la Ciudad de México.

En el juego habla poco, pero es el personaje principal del partido. Como mariscal de campo no pierde el tiempo: lanza uno, dos y hasta tres envíos de anotación y atrapa uno más en el triunfo sobre los Vietnamitas con el que terminaron la temporada.

Pero no solo juega en la ofensiva, también lo hace en el otro lado del balón. En la defensiva hace su trabajo donde incluso, en una jugada, tacleó a un oponente e hizo que sus pies se levantaran del campo que se ubica en la colonia Acueducto de Guadalupe.

Es poco común que una niña juegue futbol americano y que domine como lo hace Alondra, ¿cómo es qué se acercó a este deporte? Ella lo explica: "Mi papá jugó en Frailes (del Tepeyac) y desde ahí me empezó a llamar la atención. Después, un amigo me trajo aquí y me dijo 'pruébate', llegamos y después los chavos me recibieron súper bien en el equipo, y después fue pura confianza".

Agregó que: "aquí el punto es que no hay límite, es dar tu máximo. No hay que ser del montón. A mí no me gusta de ser de la gente mediocre. Aquí yo trato de dejar lo mejor de mí, fuera, dentro (del campo), donde sea... dicen que el cambio empieza por uno y yo quiero ser ese uno", expresó Alondra, quien porta el jersey 17.

Su entrenador, Hansel Holtzhei- Holtzheimer, habla del impacto que tiene Alondra en el equipo, que este fin de semana jugará la semifinal: "le decimos Sam Gordon, como la niña en Estados Unidos que también juega muy bien contra varones".

Es justificado, porque también arrolla. El head coach dice que puede llegar lejos, en el futbol americano o en otro deporte: "el límite es el cielo (para ella). Sabemos que no podrá jugar mucho tiempo por la superioridad física que van teniendo los varones conforme van creciendo, si existiera una liga de puras mujeres, dominaría más de lo que lo hace. Aquí lo importante es que muestra que las mujeres pueden jugar futbol americano equipadas, si lo desean; ella es un ejemplo de lo que se puede hacer".

Holtzheimer relata que no hace diferencias en cuanto a los ejercicios que ella hace respecto a sus compañeros varones. "Todo es igual, en ningún momento hacemos diferencia, es una integrante más... Yo creo que esa ha sido la clave para que se supere, al no consentirla, al dejar a un lado la discriminación por género. Nos ha demostrado que es fuerte e, incluso, que es más fuerte que los mismos chicos de su categoría".

Al final del partido, ella se funde en un abrazo con amigos y familiares. Deja escapar una sonrisa y encabeza el saludo a los rivales, todos varones, a los que Seminoles vencieron.