Campeón con pocas yardas

Los números de los líderes corredores en lo que va de la temporada de la NFL anticipan la cifra más baja para el monarca por tierra, desde 2007

Ciudad de México

En los últimos años la NFL ha dado un giro al ataque por aire; es común que un quarterback tenga 300 yardas por partido y que por ejemplo Ben Roethlisberger, de los Acereros de Pittsburgh, tenga un promedio de 332 cada encuentro esta temporada.

Las reglas favorecen este tipo de ofensiva, así como el talento de los últimos años en pasadores y receptores.

Pero por el otro lado los números en el ataque por tierra han caído. Y un buen ejemplo se ha dado esta campaña en la que el líder corredor hasta el inicio de la Semana 15 es Doug Martin, de los Bucaneros de Tampa Bay, gracias a su actuación de 91 yardas ante los Carneros de San Luis el jueves, que le permitió llegar a 1,305.

Sin embargo, a Martin solo le quedan dos partidos en esta campaña, y tomando en cuenta su promedio de 93.2 yardas por encuentro, le permitirían alcanzar la cifra de 1,491 para cerrar el año.

Martin le quitó el liderato a Adrian Peterson, de los Vikingos de Minnesota, quien registra 1,251 yardas en lo que va de la campaña; promedia 96.2 por encuentro y él tiene todavía tres duelos por delante, por lo que de mantener su ritmo llegaría a 1,539 yardas.

Pero sean las 1,491 de Martin o las 1,539 de Peterson, las cifras del líder corredor por tierra al final de la temporada 2015 estarán lejos de las de los últimos años.

En 2014 DeMarco Murray se coronó con 1,845 yardas en total y 115.3 por partido, detrás de una poderosa línea ofensiva de los Vaqueros de Dallas.

Un año antes LeSean McCoy de las Águilas de Filadelfia consiguió el título con 1,607 yardas, y un promedio de 100.4 por encuentro.

El propio Peterson se coronó en 2012 en un año para el recuerdo en el que ganó el premio al Jugador Más Valioso de la Liga, gracias a sus 2,097 yardas y su promedio de 131.1, muy superior al 96.2 que registra esta campaña.

En 2011, Maurice Jones Drew de los Jaguares de Jacksonville tuvo 1,606 yardas y un promedio igual al 100.4 de McCoy en 2013.

En 2010 con los Texanos de Houston, Arian Foster llegó a 1,616 y promedio de 101, para suceder como campeón a Chris Johnson, que con los Titanes de Tennessee sumó 2,006 para un promedio de 125.4 en 2009.

Para encontrar un campeón con números similares a los que proyectan Adrian Peterson y Doug Martin, hay que ir hasta 2007, cuando el corredor de los Vikingos consiguió la corona por tierra de la Liga con 1,341 yardas y un promedio de 95.8 por encuentro.

Por lo tanto el campeón de este año, sea Peterson o Martin tendrá el registro más bajo desde 2007, y al menos esta temporada la cifra de dos mil o siquiera la de 1,700 parece muy lejana.