Empacadores de Green Bay: El Super Bowl como objetivo

Pese a que no contará con Jordy Nelson, Green Bay irá por su quinto título divisional al hilo y peleará por el título

Aaron Rodgers, QB de Green Bay Packers
Aaron Rodgers, QB de Green Bay Packers (AP)

Ciudad de México

En la NFL, el éxito o fracaso no depende de un solo hombre, pero la ausencia de una estrella puede cambiar el sentido de una frase y pasar de: 'Empacadores, favorito para llegar al Super Bowl' a 'Empacadores, ¿favorito para llegar al Super Bowl?

Hasta el sábado 22 de agosto, Green Bay aparecía como uno de los conjuntos más balanceados y poderosos, con tamaño para luchar por el título, pero el lunes 24 se agregaron algunos signos de interrogación. La lesión de Jordy Nelson es la razón. Green Bay tiene uno de los rosters más talentosos, con una de las oficinas que mejor trabaja y uno de los estadios más difíciles. Tiene en Aaron Rodgers a un quarterback de élite, Eddie Lacy sigue siendo su corredor estelar y toda la línea ofensiva regresa, la ecuación sería perfecta si se completara con que Nelson y Randall Cobb serán los receptores.

Por desgracia para ellos, la lesión que Jordy sufrió el domingo en juego de pretemporada que lo deja fuera todo el año, le quita caballos de fuerza a su máquina ofensiva, lo que evitará que gane con la holgura que se espera, aunque sigue siendo uno de los equipos contendientes. Nelson fue el líder receptor del equipo en 2011, 2013 y 2014, y era el blanco número uno, ahora el reto es mostrar que tienen capacidad para ser imparables sin él, dándole a Cobb ese sitio.

Dejando de lado la ausencia de Nelson, la máquina verde tiene mucha potencia. Rodgers cuenta con un brazo y capacidad para terminar con un balance similar al 38-5 en pases de TD e intercepciones de la campaña anterior y no todo recae en él, porque tendrá en el backfield a Lacy y John Kuhn, que con sus cinco linieros ofensivos de vuelta, no solo correrán casi 2 mil yardas y anotarán 14 veces (como en 2014), sino que le darán a Aaron más blancos y tiempo suficiente para lanzar.

Davante Adams cubrirá el sitio de Jordy y promete buenas cosas, luego de que sumó 117 yardas y un touchdown en la ronda divisional frente a Dallas. A la defensiva, Clay Matthews y Julius Peppers harán del cuerpo de cuatro linebackers la columna vertebral, pero en la secundaria tienen que poner atención y esfuerzos. La salida de Tramon Williams preocupa y es ahí donde deben poner su atención.

Los frontales volverán a tener los mismos nombres, eso confirma tener un departamento confiable. Arrebatarles un juego del Lambeau será tarea casi imposible (9-0 en 2014), y ganar al menos cuatro choques en gira no luce tan complicado, así es como configurarán su séptima calificación al hilo a playoffs y quinto título divisional consecutivo.

Si no sufren más lesiones duras (llámese Rodgers), la incógnita no está en su capacidad para llegar a postemporada, sino en si será capaz de vencer a Seattle en esa etapa.