Con Rodgers sano, son peligrosos

La salud de su quarterback es clave para que los Empacadores sean contendientes, no solo al título de su división, sino incluso para llegar al Super Bowl

Aaron Rodgers
Aaron Rodgers (Reuters)

Ciudad de México

La mancuerna Mike McCarthy-Aaron Rodgers ha dado frutos en Green Bay, conjunto que no ha faltado a playoffs en el último lustro y que ya levantó el Vince Lombardi en la edición XLV.

El año pasado los focos rojos se encendieron cuando Aaron se fracturó la clavícula, lesión que lo mantuvo nueve semanas fuera de acción, regresó para el final de la campaña, con su brazo Green Bay le ganó dramáticamente a Chicago y calificó, aunque cayó con San Francisco en

la Ronda de Comodines.

Rodgers, quien por la lesión lanzó la cifra más baja de pases de TD en su carrera desde que es

titular (17), es un pasador que comete pocos errores, apenas 20 intercepciones en tres años, y eso siempre da confianza a sus compañeros. Él comandará un ataque que luce balanceado en sus dos líneas. Y es que como blanco principal tiene a Jordy Nelson, quien viene de su mejor campaña como profesional con 85 recepciones y 1,314 yardas; los otros receptores serán Randall Cobb y Jarrett Boykin, este último se encargará de llenar el hueco que dejó James Jones.

Como ala cerrada, posición que utiliza mucho Green Bay en su esquema, el titular será Andrew Quarless, quien ya el año anterior tuvo juego ante la lesión de Jermichael Finley.

Para que el ataque aéreo carbure, Rodgers necesita una buena protección de su línea, la cual sufrió una baja sensible con la partida del centro Evan Dietrich-Smith a Tampa Bay, la buena noticia es el regreso del tacle derecho Bryan Bulaga, quien se perdió todo el 2013 por una lesión en el ligamento de la rodilla.

El ataque terrestre ya no será una pesadilla para los Packers, pues Eddie Lacy surgió como el hombre que les dará tranquilidad en el backfield. En su año de novato corrió para 1,178 yardas y 11 anotaciones. Para las situaciones de corto yardaje y zona de gol aparecerá John Kuhn, de los mejores fullbacks en la NFL.

Las lesiones fueron un dolor de cabeza para el coordinador defensivo Dom Capers, quien vio con impotencia caer a su unidad al lugar 25 de la Liga en yardas totales permitidas.

En el receso, la gerencia renovó los contratos del tacle B.J. Raji y Sam Shields, y trajeron al veterano agente libre Julius Peppers, quien hará un buen tándem junto a Clay Matthews en la presión al mariscal. A.J. Hawk, el otro linebaker, no pudo con el paquete y su rendimiento estuvo por debajo de lo esperado.

La defensiva secundaria luce bastante bien, y es que a la consistente dupla de esquineros que conforman Tramon Williams (batalló con las lesiones en 2013) y Sam Shields, se agregará como safety libre Ha'Sean Clinton-Dix, su primera selección colegial, quien llega con muy buenas cartas credenciales de Alabama.

Si las lesiones se alejan de sus jugadores importantes, Mike McCarthy y sus Packers ganarán otra vez su división, y aunque creo que están por debajo del nivel de Seahawks y 49ers, sobre todo a la defensiva, pueden competir y dar la sorpresa.