Deportistas que encarcelan su talento en una celda

El mundo deportivo ha atestiguado como algunos de sus grandes exponentes terminan en prisión por actos violentos, algunos de ellos en el apogeo de sus carreras

De izquierda a derecha: Aaron Hernandez, Pistorius, Valero, Higuita y Fernandes
De izquierda a derecha: Aaron Hernandez, Pistorius, Valero, Higuita y Fernandes (AP / Reuters)

Ciudad de México

Este miércoles, 15 de abril, el deporte en general volvió a sacudirse al darse a conocer la sentencia de cadena perpetua para el ex ala cerrada de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Aaron Hernandez, quien en 2013 fue acusado por el asesinato a tiros de Odin Lloyd, un jardinero y jugador de futbol americano semiprofesional de 27 años, relacionado sentimentalmente con la cuñada de Aaron.

Tras dos años de juicio, un jurado condenó al ex jugador de 25 años a prisión vitalicia sin derecho a fianza; Hernandez tenía un contrato por 40 millones de dólares con los actuales campeones de la NFL, tenía un prominente futuro al haber sido seleccionado al Pro Bowl con tan solo dos temporadas desde su selección por los 'Pats' en 2010.

Como él, los casos de jugadores de futbol, atletas o boxeadores, son recordados por el impacto que generó su detención y estancia tras las rejas, más aún, los delitos que los llevaron a opacar su trayectoria al servicio del deporte.

OSCAR PISTORIUS

El famoso atleta paralímpico, poseedor de las marcas en 100, 200 y 400 metros planos, pugna actualmente una condena de cinco años de prisión por el delito de asesinato culposo de quien fuera su novia, la modelo Reeva Steenkamp.

El sudafricano vivió un juicio doloroso, en el cual se le vio devastado al saber que sus épocas de gloria, como aquel récord conseguido en la prueba de 400 metros planos en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004, quedarían entre las paredes de una celda.

EDWIN VALERO

Boxeador venezolano que, en vida, conquistó los títulos mundiales de peso superpluma y ligero de la AMB y CMB, respectivamente. Pasó sus últimos días en una cárcel de su natal país, pues al haber confesado el asesinato de su esposa y con solo dos días bajo custodia de las autoridades, puso punto final a su vida colgándose en su celda.

Valero, de 29 años, murió dejando un récord de 27 victorias, sin derrotas ni empates, además, registró 18 triunfos consecutivos noqueando a sus rivales en el primer asalto de dichos combates.

RENÉ HIGUITA

Posiblemente uno de los arqueros más reconocidos en Colombia y todo el mundo; el 'Loco' fue campeón del futbol cafetalero defendiendo los colores del Atlético Nacional, escuadra con la que también conquistó una Copa Libertadores en 1989, en México jugó para los Tiburones Rojos de Veracruz además de sus múltiples representaciones con la selección colombiana.

El autor del famoso 'Escorpión', fue vinculado con el fallecido líder del cartel de Medellín, Pablo Escobar, del cual se declaró abiertamente "amigo" y que también visitó en 'La Catedral', la cárcel donde el narcotraficante estuvo detenido antes de fugarse.

René, pasó algunos meses en prisión, producto de su relación con el capo y por cargos de secuestro.

BRUNO FERNANDES

Fernandes fue un gran portero brasileño que, con solo 26 años, perdió la proyección e inmejorable futuro que el futbol le tenía preparado.

En 2006, ya era el afamado capitán del Flamengo, con quien conquistó el Campeonato Brasileño en el año 2009. Pero su estilo de vida, rodeado de mujeres, fiestas y alcohol, le llevó formar parte de uno de los crímenes más atroces que se puedan imaginar.

En una de tantas orgías de las que Bruno acostumbraba participar, conoció a Eliza Samudio, una modelo dedicada a la prostitución, y que a la postre, resultó embarazada del guardameta, y aunque Fernandes intentó convencer a Eliza de abortar, esta no cedió y dio a luz al hijo del brasileño.

En 2010, el entonces meta del Flamengo mandó a secuestrar, asesinar y descuartizar a la madre de su hijo, a quien dicho sea de paso, escondió para evitar sospechas. Sin embargo, su primo, quien también fue partícipe del crimen, confesó todo, por lo cual Bruno Fernandes fue condenado a 22 años de prisión.