#PronósticoLaAfición: Seahawks, el inicio de una nueva dinastía

Con una defensiva dominante y una ofensiva que responderá en momentos justos del partido, Halcones vencerá a Nueva Inglaterra en un partido cerrado; se convertiría en el primer bicampeón de la NFL desde el 2005

Los fanáticos de Seattle, a muerte con su equipo en el SB XLIX
Los fanáticos de Seattle, a muerte con su equipo en el SB XLIX (Reuters)

Ciudad de México

Los Halcones Marinos de Seattle le pondrán un alto a los Patriotas de Nueva Inglaterra, con base en una defensiva férrea, para llevarse el Super Bowl XLIX, bicampeonato de la NFL, e impedir que Tom Brady y compañía ganen su cuarto trofeo Vince Lombardi.

El juego será una dura contienda entre ambos equipos, empezando con el ataque de los Patriotas, quienes promedian 29.2 puntos por encuentro y 257 yardas aéreas, ellos chocarán con la mejor defensiva de la Liga, que presume limitar a sus oponente a 15.9 unidades por encuentro y 185.6 de yardas por pase.

Los Seahawks tendrán problemas para someter a Tom Brady, pero lograran hacerlo y dar un paso importante para ganar el juego.

El ataque terrestre de ambos conjuntos tendrá un papel primordial. Por el lado de los de Boston, los liderara LeGarrette Blount, quien tendrá que tener una actuación como en el duelo de Campeonato de la Conferencia Americana para atraer a los linebackers y los linieros defensivos; además, desahogar la presión de los hombros de su mariscal de campo.

Del otro lado estará la 'bestia': Marshawn Lynch mostrará su carta de presentación, sus mil 306 yardas por esa vía que acumuló en esta temporada; él enfrentará a la discreta pero efectiva defensiva de los 'Pats', que permite 104.3 yardas por juego y presumen ser la novena mejor en ese departamento.

Las líneas ofensivas serán fundamentales; sobre todo, en el caso de los bostonianos. Brady necesita tiempo para encontrar a sus receptores y necesitará un poco más del tiempo de lo normal, ya que enfrente estará el mejor perímetro en los últimos dos años; si bien será importante para Russell Wilson la protección, tendrá margen de error en caso de que se colapse el bolsillo de protección, ya que su movilidad podrá ser un punto a favor de los Halcones Marinos.

Por su parte, la defensiva de los Patriotas tendrá que estar atenta, además de los acarreos de Lynch y Wilson, del subestimado grupo de receptores de los Halcones, encabezados por Doug Baldwin y Jermaine Kearse, quienes fueron los 'asesinos silenciosos' de los Broncos en el Super Bowl XLVIII y del juego de Campeonato de la NFC en contra de los Empacadores de Green Bay.

El juego no será un día de campo para ninguno de los dos equipos y se definirá con un marcador apretado pero, como ya ha sido una costumbre en las últimas dos temporadas, la defensiva de los Seahawks se impondrá en el juego grande.

El Super Bowl XLIX será el inicio de una nueva era en la NFL, donde se confirmará la hegemonía de Seattle y morirá la dinastía de Nueva Inglaterra.