En América, contratados para triunfar en el Centenario

William da Silva sabe de la presión que hay en Coapa por salir campeón, más en el cumpleaños 100 del club, peso con el que los jugadores ya saben lidiar.

Willam da Silva
William da Silva (Imago7)

Ciudad de México

Las Águilas del América cumplieron 100 años de fundación y, en este 2016, hay que llevar una corona a las vitrinas, plus para la plantilla en un club de exigencia, aunque esa presión está lejos de mermar en el ánimo de los futbolistas en Coapa, consideró William da Silva.

"La palabra fracaso la veo muy fuerte, sí tenemos presión, pero sabemos que hoy nos toca estar en el Centenario, nos contrataron para hacer lo mejor, y hacer historia en el club; quizá sabemos que no es fácil, pero no lo tomo como fracaso, creo que vamos a enfrentar a un rival que va por su séptima final, que trae calidad; no pienso en esto, pienso en hacer mi mejor esfuerzo en la cancha", dijo el brasileño en el día de medios antes de la Final del Apertura 2016 en contra de los Tigres de Ricardo Ferretti.

Incluso, para William, "la presión la tengo desde hace un año, la vengo trabajando hace mucho, pero veo que día a día hay que trabajar la presión y, al final, el trabajo de toda la semana, es para cosecharlo el fin de semana".

Antes de enfrentar la serie por el título del futbol mexicano, las Águilas cumplieron con su participación en el Mundial de Clubes en Japón, aventura que duró semana y media, y que sí pegó en el físico de los futbolistas; sin embargo, ya están a tono para la ida en el Estadio Azteca.

"Nos costó un poco más por el tema del cambio de horario; en la madrugada despertábamos y no podíamos dormir", apuntó el brasileño; sin embargo, "es una Final de Liga, no veo ventaja para ninguno de los equipos, tenemos muchas ganas de ganar, de hacer historia, nosotros vamos por un Centenario perfecto; la mentalidad que teníamos de ganar mínimo dos títulos, uno de Concachampions, ahora el de Liga, lo tenemos muy cerca para tratar de hacer historia, creo que hay que aprovechar y hacer lo mejor".

La aventura amarilla en suelo asiático derivó en la reprogramación de la Final para idas y vueltas inéditas, los días 22 y 25 de diciembre, fechas nunca antes utilizadas por la Liga MX.