Da Silva aprieta por un sitio en el once

William da Silva se ha convertido en un motor de la media cancha, y ya le metió presión a sus compañeros en Club América

William da Silva en festejo de gol
William da Silva en festejo de gol (Imago7)

Ciudad de México

William da Silva anda como moto, el mediocampista brasileño de América ha sido pieza clave de las Águilas en las últimas semanas; se ha incrustado en el once al aprovechar las circunstancias que rodearon al equipo por las ausencias de Edson Álvarez y Guido Rodríguez, los dos centrocampistas que Miguel Herrera tenía por delante, pero el estado de forma de William le ha ganado adeptos y hoy se hace difícil verlo fuera del once.

William arrancó el torneo como titular, ante Querétaro formó pareja con Manuel Pérez en la cintura del equipo, porque Edson Álvarez seguía con la selección mexicana y Guido Rodríguez pagó un juego de suspensión. Fue en Pachuca cuando ocupó la caseta de suplentes, entró en la nómina de 9 extranjeros porque Renato Ibarra estaba lesionado y el fichaje de Mateus Uribe aún se negociaba.

Contra Pumas volvió a la foto de inicio, Guido fue expulsado contra los Tuzos y Mateus había llegado unos días antes. No existía aún el punto para que el entrenador descartara a dos jugadores extranjeros de los 11 que hay en la nómina azulcrema (el tico Gerson Torres y el paraguayo Cristhian Paredes juegan con la Sub 20).

Fue en la Jornada 4 cuando quedó descartado para la visita a Atlas, fue la primera ocasión que el técnico tuvo que tomar esa decisión, 10 jugadores estaban en pleno estado de forma —Mateus seguía en proceso de adaptación y con molestias en la espalda—. Pero William lo tomó con calma, sin aspavientos, es un tipo que mira por el objetivo grupal y el ego individual pasa a segundo plano. Asumió que debía seguir apretando hasta convencer a su entrenador, pero a la vez trasladó su apoyo al compañero, es un futbolista que tiende la mano.

CATALIZADOR

Entonces llegó el partido contra Lobos BUAP, el Piojo echó mano de él en el medio campo para que acompañara a Guido, porque Edson jugó ese día como central por la suspensión de Bruno Valdez. William fue de los mejores del equipo, marcó su primer gol de la temporada. Respondió en el campo y empezó a ganar el pulso por la titularidad.

Repitió en el juego contra Tigres en la medular y cuando América se encontraba por debajo en el marcador, fue el que impulsó a las Águilas con el gol del empate a un gol. Argumentos que llevaron al Piojo a convencerse de que debía mantenerlo en el campo. En Morelia, donde América perdió 2-0, fue uno de los mejores del equipo y trasladó peligro al área enemiga.

 La semana pasada, las Águilas se jugaron el pase a los octavos de final de la Copa Mx, lo hicieron con varias ausencias, hubo jugadores a los que se les demandó carácter y William dio un paso al frente, marcó el primer gol del cuadro azulcrema. Tres goles en los últimos cuatro partidos, el futbolista más efectivo del equipo sin ser delantero.

Da Silva es un jugador que se ha posicionado como un obrero en el campo, un tipo que va de arriba a abajo con la misma intensidad, sabe que ganarse el pan en este club no es algo sencillo, que precisa de exprimirse al máximo. Lo ha hecho y hoy no se concibe a un América sin él en la foto de inicio. Callado, le ha metido presión a Guido, Edson y Mateus. El Piojo celebra que las dos plazas en su medio campo se peleen a muerte en cada práctica.

La competencia no es algo que le siente mal a William, al contrario, dice que mantiene vivo a cada jugador. “Es una pelea sana, a los jugadores nos sirve mucho saber que alguien te está pisando el talón y que no puedes bajar el nivel, porque si lo haces puedes perder el puesto, es una pelea sana y que todos queremos tener, y sobre todo al entrenador para generarle las dudas de quién juega, es una buena pelea y estoy seguro que Miguel va a poner al que esté mejor y va a armar un buen equipo para pelear de tú a tú a cualquiera”, comentó.

Además, William ofrece opciones de juego, pues es un tipo que bien puede desempeñarse como contención mixto, como interior y en algunos minutos Miguel ya lo puso a jugar como lateral izquierdo en el partido de Copa contra Potros UAEM en el estadio Azteca.

“No es nada nuevo para mí, ya lo hice en Querétaro por dos años jugando como volante por fuera, he jugado como doble contención... a ver lo que pide el profe hay que asimilarlo y hacerlo de la mejor manera posible, él tiene las cartas en las manos y seguro que el parado del equipo va a ser muy seguro y firme en todos los aspectos, si me toca estar de primero o segundo contención o de volante, el chiste es que esté ahí y hacer las cosas bien”.

Falta camino por recorrer, pero América está ahí, dando pelea en la parte alta de la tabla, con el pase a los octavos de final de la Copa y con la intención de ser un equipo protagonista que pelee por los títulos.

“Sabemos que tenemos un gran reto por delante y hay que hacer las cosas bien porque este torneo queremos levantar la copa, la tenemos que levantar para volver a ser el equipo más ganador en México”.

Para William, la comunión que se ha dado entre el equipo y la afición es un factor clave para lograr los objetivos, reitera que están comprometidos en ser un equipo que los satisfaga.

“Queremos que nuestra afición vaya al Azteca y regrese a su casa contenta, con los tres puntos, ser un equipo que les llene los ojos, y que diga ‘este es el equipo al que le voy y ha dejado todo en la cancha’”. William da Silva se ha ganado su sitio. La pelea por jugar cada semana es una batalla sin cuartel.