América vs. Monterrey: las mentes del banquillo

Ignacio Ambriz y Antonio Mohamed tienen en la cabeza una cosa: idear la mejor estrategia para alcanzar la Final de la Liga Mx; hoy arranca un duelo apasionante.

Ambriz y Mohamed
Ambriz y Mohamed (Mexsport)

Ciudad de México

Ignacio Ambriz ha madurado en el banquillo de América, Nacho se ha curtido en la exigencia del puesto más caliente en el futbol mexicano; su andar en Coapa no ha sido sencillo, le ha tenido que invertir horas extra y resistir. Ha solventado la presión y poco a poco ha ganado crédito, el título de la Concachampions aumentó sus bonos al igual que el triunfo del pasado domingo en el Clásico Nacional.

Ambriz ha hecho de la humildad su bandera, más cuando desde el primer día encontró un entorno plagado de desconfianza, la cual no se ha terminado de alejar del todo, pero él lo ha asumido sin mayor problema, consciente de que solo los campeonatos le pueden dar continuidad a su proyecto deportivo.

En enero se comprometió con la directiva y el dueño a llevar trofeos a las vitrinas en el año del Centenario. Sorteó momentos de turbulencia, cuando una goleada ante Pachuca lo puso en el punto de mira, fue el momento más tenso que vivió en el actual torneo, la directiva lo respaldó y el equipo peleó los primeros puestos, avanzó con firmeza hasta conquistar la Concachampions.

Nacho ha hecho de las Águilas una escuadra que se ordena a partir de la defensa y procura la tenencia de la pelota, nada de arrebatos locos, le gusta el contragolpe como suerte para matar los partidos. Es en el aspecto disciplinario donde no ha logrado cuadrar al equipo, las tarjetas rojas hicieron mella en la fase regular y también en cuartos de final.

Ahora deberá encontrar la manera de enfriar la cabeza de sus jugadores, pero que su plantilla mantenga el corazón caliente. Su sistema es el 4-1-3-2. Hugo, Paul, Paolo, Pablo y Samudio en la línea defensiva. En las labores de escoba el Chepe Guerrero, un medio de contención que devora cuanta competencia le han traído. Osvaldo ejerciendo de contención mixto, con dos interiores como Sambueza y Andrade a los que les pide ida y vuelta. Darwin y Oribe complementan el ataque, el colombiano ha cuajado su mejor temporada, y el Cepillo llega como el héroe que liquidó a Chivas. El escenario está puesto para que Ignacio Ambriz dé un paso al frente con América.

40 PARTIDOS ha dirigido Nacho Ambriz a América en dos torneos, su marca es de 20 ganados, 7 empates y 13 derrotas.

55.83 POR CIENTO la efectividad de Ambriz al frente del banquillo de las Águilas, en los dos torneos que lleva en Coapa.

RAZONES PARA CREER EN AMÉRICA

POR SU HISTORIA

América encara un año crucial, el Centenario del club debe ser celebrado con los máximos honores, lo ha entendido la directiva, el cuerpo técnico y la plantilla. Apenas retocado el equipo en diciembre, se ha conseguido un título internacional, pero la ambición es grande, la mejor manera de tener un aniversario plácido es con la conquista del decimotercer campeonato de Liga. Ser el equipo más ganador te obliga -como rival- a siempre tenerlo en cuenta.

UNA BASE SÓLIDA

Han pasado los entrenadores en Coapa y todos han tenido razones para celebrar, lo han hecho por la plantilla que habita en Coapa, un pelotón que se ha adaptado a los diferentes estilos que llegan a ejecutar los nuevos inquilinos del banquillo. Pasó con Mohamed, con Matosas y ocurre con Ambriz. La base de los últimos años se ha acostumbrado al protagonismo, saben de qué va este tipo de eliminatorias y no hay escenario que les intimide.

SU MEDIO CAMPO

Los volantes que posee América son tipos de una pasta especial, jornaleros que trabajan los partidos desde la defensa hasta la ofensiva. En Sambueza, Osvaldo y Andrade, Ambriz ha encontrado el soporte a su idea futbolística, este trío ejecuta principios solidarios, pero también monta contragolpes vertiginosos que pueden convertirse en ejercicios ofensivos que pongan en aprietos al rival. El juego cobra sentido en los mediocampistas azulcrema, si estos andan finos pueden marcar la pauta del partido.

RAYADOS

Si el equipo regiomontano, líder del Clausura 2016 con 37 puntos, pudo reponerse del fracaso del semestre anterior, en el que fue eliminado, a pesar de que contaba con la segunda plantilla más valiosa del campeonato (53.9 millones de dólares), es gracias a que Antonio Mohamed ha podido convencer a sus dirigidos. Su tiempo en los banquillos, a juzgar por sus números, es breve y efectivo.

Así fue con Tijuana, Independiente y América. A Mohamed le atrae la idea de comenzar desde cero, siendo sus seres queridos un factor importante en sus decisiones. En Rayados encontró dos situaciones, cumplir un deseo de regresar a un equipo del que se fue como jugador con un sabor amargo, sin logros y con una espina clavada, la cual hoy como técnico espera poder sacarse, y otra, el reto que seduce al argentino de demostrar su capacidad.

Sus inicios no fueron sencillos, muchas expectativas y pocos resultados; fracasos en la Copa Mx en tres ocasiones, dos clásicos ante Tigres que terminaron en goleadas en contra y dos fallidos intentos de colarse a la fiesta grande fueron sus insípidos récords en 2015.

Pero hoy es otra historia, de a poco fue armando su cuadro, dejó fuera a los jugadores que no encajaban en su idea y trajo piezas fundamentales para cumplir sus objetivos; su once ideal lo forman Jonathan Orozco, Efraín Juárez, César Montes, José Basanta y Édgar Castillo en la zaga. En medio campo Walter Gargano como contención, junto a Carlos Sánchez por derecha y Walter Ayoví por izquierda. Adelante Edwin Cardona como hombre libre, Dorlan Pabón cargado a la izquierda y Rogelio Funes Mori como punta. Terminó el torneo como líder con 37 puntos, la mejor ofensiva con 42 goles y la octava mejor defensiva con 23 tantos en contra.

En cuartos de final dio cuenta de Tigres con dos caras distintas, en el Volcán mostró su capacidad para resolver un partido ganando 3-1, y en su casa sufrió. Pero si bien Mohamed maneja una alineación base, se adapta según el rival. Su sistema ideal es un 4-3-3, le gusta tener la pelota y atacar de manera vertical con trazos al frente. La mano del Turco se nota en pleno.

47 JUEGOS ha dirigido Mohamed a Rayados en tres torneos, su marca es de 25 ganados, 8 empates y 14 derrotas.

58.86 POR CIENTO la efectividad del Turco Mohamed al frente de Rayados, club al que llegó en febrero del año pasado.

RAZONES PARA CREER EN MONTERREY

POR SU OFENSIVA

Monterrey no depende de un jugador, cuenta con una baraja muy contundente con Dorlan Pabón, Rogelio Funes Mori y Carlos Sánchez, quienes llegan a este encuentro con ocho tantos cada uno y por si fuera poco completa el cuarteto Edwin Cardona, que suma seis tantos más, es decir 30 goles entre ellos, suficiente para asustar a cualquiera.

POR EL TURCO

Dos títulos de Liga y varias Liguillas disputadas le han dado a Antonio Mohamed el colmillo suficiente para manejar los encuentros de fase final. Con un sistema de juego adaptable y piezas de calidad, el Turco se da vuelo moviendo sus piezas para tratar de controlar la pelota y luego salir a velocidad. Hay que agregar que el mayor deseo de Mohamed es eliminar a su otrora ex equipo, por cuentas pendientes que tiene con la directiva azulcrema.

SUS VOLANTES

El cinturón que han formado Walter Gargano, Walter Ayoví y Carlos Sánchez ha sido vital para el buen funcionamiento de Monterrey, el balón pasa por estos tres elementos. Gargano es el responsable de robar la pelota a los creativos rivales, mientras que Walter Ayoví y Carlos Sánchez se adueñan de los costados, siendo dos tipos que tienen la capacidad de poder incorporarse al ataque como bajar a defender su territorio. Si logran superar a los medios de América estarán más cerca de su objetivo.