El factor Sambueza

El mediocampista y capitán del América fue fundamental en el partido contra Atlas, provocó el primer gol de las Águilas y convirtió el tercero

Rubens Sambueza
Rubens Sambueza (Mexsport)

Ciudad de México

Volvió Rubens Sambueza y -de inmediato- el capitán de América puso manos a la obra para gestar la reacción de las Águilas en el Clausura 2016. En la semana, Rubens salió a transmitir su apoyo a Ignacio Ambriz, en su categoría de líder del vestuario, mandó el mensaje de que el grupo está con el entrenador y que la mejor manera de validarlo era en la cancha.

Superada la sanción del curso pasado, Rubens estaba ansioso por volver al campo, él más que nadie es consciente de la importancia de ganar títulos este año, pues como capitán le tocaría levantar cualquier trofeo que se obtenga y el mismo gafete incluye arengar a sus compañeros a dejar todo por el escudo que portan.

Apareció en la foto de arranque, pegado a la banda derecha, aunque se desplazó hacia el centro y también a la izquierda, porque es un espíritu anárquico en el centro del campo, no le gusta la monotonía de una parcela, por ello busca el sitio donde pueda generar más daño.

Echó mano en las tareas defensivas, porque es un tipo que no se desentiende de las mismas. Poco a poco América fue ganando peso en el partido, presionó y entonces encontró la jugada para abrir el marcador.

Rubens se fue por la banda derecha, dejó atrás a Julio Nava, y mandó un centro, la defensa rojinegra no se habló entre sí, Álvaro González en su afán por alejar el peligro, acabó desviando la pelota al fondo de su marco.


Lo festejó América que a partir de ahí empezó a manejar el partido y ya no soltó el mando del mismo. Rubens mantuvo el tono, mezcló con Osvaldo, Chepe y Arroyo para no bajar el pulso del juego, se percató del desconcierto en la defensa rojinegra tras el segundo gol que marcó Oribe y supo que era el momento de resolver el partido.

Si en el primer tiempo lastimó por derecha, era el momento de hacerlo por el otro flanco, de imprimir un poco más de descontrol, pues en la zona izquierda Arroyo había sido el que más lata dio a la defensa rojinegra.

Todo se convino para el gol de Sambueza: viveza, acompañamiento rapidez y resolución. Como si hubiera sido una jugada de taller. Samudio sacó de banda, Sambueza fintó con recibir, dejó pasar la bola y corrió hacia el frente, ya le había ganado un tiempo a su marcador.

La pelota que sacó Samudio le cayó a Benedetto, El Pipa se percató del movimiento de Sambueza y cuando tocó el balón fue para proyectarlo hacia Rubens; el mediocampista azulcrema controló y se eni ló hacia el área rojinegra, de nada valió el esfuerzo de Felipe Baloy por darle alcance, el americanista ya iba en tercera velocidad y el atlista en primera. Sambueza llegó al área con las intenciones bien claras, podía haber cedido para Oribe, pero tenía definido que patearía a gol... su tiro cruzado y raso sentenció el juego, desmoralizó a Atlas; puso a festejar a los americanistas y le respaldaba a Ambriz.

Hasta entonces, Rubens había recibido siete faltas, fue el hombre más castigado de América, no protestó ninguna, porque también validó el compromiso del club por hacerse un equipo disciplinado, los rojinegros fueron a buscarle y Kannemann le encontró, una plancha artera que el árbitro, José Alfredo Peñaloza, ni siquiera marcó, pero el tobillo izquierdo de Sambu da fe del castigo sufrido, una herida que lo obligó a salir del campo al minuto 83.

Cuando se marchó, el objetivo estaba cumplido, América tenía el triunfo y había mejorado su rendimiento. No es que Rubens haya sacado el traje de héroe, pero su regreso le concedió un plus de carácter al equipo.

América trabaja con más calma, por la victoria y porque los elementos parecen empezar a acomodarse, uno de ellos fue el regreso de Sambueza.

NO PEDIRÁN SANCIÓN PARA KANNEMANN

La directiva de América no pedirá a la Comisión Disciplinaria que sancione al defensa argentino de Atlas Walter Kannemann, quien se barrió con fuerza desmedida sobre Rubens Sambueza, provocando un corte en el tobillo izquierdo del argentino, pero el árbitro José Alfredo Peñaloza, ni siquiera marcó falta.

Ricardo Peláez, presidente deportivo de las Águilas, dijo que "el principal interés que tenemos es que se recupere Rubens. No vamos a pedir ninguna determinación, a nosotros no nos corresponde impartir justicia, nosotros estamos trabajando para el siguiente rival, las tomas son evidentes y cada quien tiene una responsabilidad". En su reporte, la Disciplinaria no lo sancionó.