Mantenerlo como el más grande: Ricardo Peláez

El presidente deportivo de América reiteró que los objetivos no han cambiado y que la misión es que la institución continúe como la más ganadora de México, no solo este año, sino en los que están por venir

Ricardo Peláez, presidente deportivo de Club América
Ricardo Peláez, presidente deportivo de Club América (Iván López)

Ciudad de México

En noviembre de 2011, América atravesaba una crisis deportiva, el equipo se encontraba en los últimos lugares de la clasificación y en problemas de descenso, lo opuesto a lo que demanda su historia. Desde las altas esferas se decidió ejecutar una reestructuración, el dueño del equipo recurrió a Ricardo Peláez Linares, un ex jugador que surgió en Coapa, fue campeón con el equipo y ya tenía una carrera labrada como directivo.

A Peláez se le encomendó la parcela directiva, sería el encargado de montar un proyecto que le devolviera al club el protagonismo, tenía que revivir el americanismo, hacerlo pasar de un momento crítico a uno que generara orgullo.

Ricardo cuajó una idea, decidió cómo y a qué debía jugar América, y a partir de entonces gestó un modelo que tuvo como cabeza a Miguel Herrera. En los últimos cinco años, América ha vuelto al pedestal más alto. Polariza pasiones.

Cinco finales han disputado las Águilas en el último lustro, tres de Liga y dos de Concacaf, cuatro ganadas y dos perdidas, cuatro títulos con cuatro entrenadores distintos, porque en Coapa ha prevalecido la idea.

América llega a su Centenario peleando por lograr títulos en tres frentes y con la obligación (más demandante que nunca) de levantar trofeos este año. No hacerlo será visto como un fracaso, algo que se asume con serenidad en los despachos, porque saben que el escudo siempre lo exige, en este año y los posteriores.

Aunque pudiera pensarse que tras los movimientos que se han dado en las últimas semanas, América se mira al espejo esperando reconocerse, el presidente deportivo asegura que no es así. “Cuando sale un entrenador o un directivo viene otro y los objetivos son los mismos, esos no se modifican, hablamos de buscar ganar la Copa y la Liga de ir al Mundial de Clubes a hacer cosas importantes. ¿Ya acabó la Liga, la Copa, ya llegamos al Mundial de Clubes?... Vamos a esperar a ver qué sucede, entiendo que el hecho de cambiar un técnico pueda sugerirle a la gente un cambio de rumbo, pero no es así, aquí los objetivos son los títulos y seguir cosechando logros deportivos para la afición”.

La historia de América se ha labrado con el aporte de miles de personas. Ricardo Peláez matizó que las Águilas llegan a sus cien años como “el equipo más ganador en el futbol mexicano, el que genera más para el aficionado, para los medios, quieres decir polémica, logros, odio, el que más atrae para bien o para mal, hoy es el más grande, el más ganador y el reto es mantenerlo ahí; a lo mejor dentro de cien años hablamos de que otro es el más ganador, bueno, no dejemos que pase eso. Somos el equipo más grande y tenemos que permanecer ahí. Las metas y la vara siempre tienen que estar lo más alto posible. Eso es el América”.

Sobre lo que representa ser el presidente deportivo del Centenario, el directivo apuntó que ha sido una aventura apasionante en la que ha habido pasajes buenos y otros no tanto. “Canas, ojeras, muchas satisfacciones, pero siempre son más las satisfacciones que los lamentos o sacrificios. Aquí hay que estar muy atento, tomar buenas decisiones, es un reto y una responsabilidad muy grande, a donde vayas la gente se acerca para felicitarte, sugerirte o cuestionar, es algo muy singular y no lo cambio por nada, me siento feliz y comprometido, consciente que esto, así como inició, algún día se va a acabar, espero que sea dentro de mucho tiempo y que podamos seguir dando trofeos y logros deportivos”.

En los últimos meses ha habido muchos cuestionamientos, la afición no ha estado satisfecha por algunas cuestiones deportivas y otras operativas; por ejemplo, no gustó que no hubiera fichajes rimbombantes, que no hubiera partido del Centenario.

“Lo que hay que decirle al aficionado es que el año 98 y el 104 es lo mismo que el 100, dentro de un año, cuando estemos en el mismo mes y la misma altura, como ya no es el Centenario no vamos a decir ‘ya cumplí’, ¡no!, van a estar exigiendo que ganemos la Liga, la Copa, que vayamos al Mundial de Clubes, a la Concacaf, a la Libertadores, este es un año especial para todos, pero la exigencia va a ser siempre la misma. ¿Qué no hubo refuerzos?, sí los hubo y uno lleva seis goles (Silvio Romero) el otro juega en la selección de Paraguay (Bruno Valdez), y el otro en la de Ecuador (Renato Ibarra)”.

Peláez puntualizó que en su gestión no desfilarán por Coapa jugadores que lleguen al club a pasearse. “Ellos (afición) quieren escuchar nombres como Ronaldinho; no, no voy a traer Ronaldinhos, no voy a traer jugadores de 35 años que vengan a terminar su carrera aquí; yo quiero que se vengan a matar en la cancha no a medio correr y a llevarla bien y ganar una lana. Sí quiero Zamoranos, que vengan a esa buena edad y metan goles y se comprometan, de esos sí quiero y quisiera Messis y Ronaldos, pero no nos alcanza. Vamos a pelear a muerte por los objetivos, porque tenemos un prestigio y una historia que defender. Eso es América, el equipo que más genera lo que le quieras poner”.

OMCS