Ricardo Peláez, a la baja

El presidente deportivo del América vive horas bajas en Coapa después del cese de Ignacio Ambriz; desde que asumió el cargo, no había atravesado una crisis similar 

Ricardo Peláez
Ricardo Peláez (Imago7)

Ciudad de México

Una de las cosas por las cuales Ricardo Peláez se ha distinguido en su paso como presidente deportivo del América ha sido su capacidad para tomar las decisiones más acertadas para el equipo, contratando jugadores que se acoplen a las necesidades.

Sin embargo, parece que el 'hechizo' de Peláez ha perdido fuerza justo en el año del Centenario; sobre todo, por las determinaciones que ha tomado a últimas fechas en Coapa.

Peláez entró como presidente deportivo del América en diciembre del 2011 tras la salida de Michel Bauer, recibiendo a un equipo inmerso en una profunda crisis. El cuadro de Coapa terminó como último lugar en el Apertura 2011, además, acumuló varios torneos en donde sus actuaciones no eran del todo satisfactorias para su exigente afición.

La amalgama final fue la llegada de Miguel Herrera al banquillo azulcrema y, con ello, la de los buenos resultados. América ligó semifinales consecutivas en el Clausura y en el Apertura 2012, cayendo ante el Monterrey y Toluca, respectivamente; sin embargo, la mano de Peláez y de sus decisiones ya eran evidentes.

Así llegó el 2013 con el Clausura, donde el proyecto rindió sus primeros logros; América terminó como segundo lugar general con 32 puntos, con Christian Benítez con la triple corona de goleo; ganó los tres Clásicos y, además, mostró futbol. El conjunto azulcrema llegó hasta la Final del certamen, dejando a los Pumas y al Monterrey en el camino, para vencer en aquella dramática Final en el Estadio Azteca al Cruz Azul, mismo equipo que lo había eliminado del torneo de Copa.

En la segunda parte de ese año, América no logró clasificar a la segunda fase de la Concachampions y perdió en la Final del Apertura 2013 contra el León; sin embargo, el equipo estaba en buenas manos y con su afición contenta por la obtención del onceavo título.

Este proyecto pasó a la selección nacional, con la llegada Miguel Herrera en noviembre del 2013 para tomar las riendas del Tricolor, con la dirigencia y con la mayoría de jugadores del América para el 'bomberazo' rumbo a Brasil 2014.

En Copa, mientras tanto, en enero de 2014, Antonio Mohamed llegó al Nido con la intención de seguir el paso del proyecto. El torneo Clausura no fue de lo mejor para América, el equipo quedó como sexto lugar general y fue eliminado por Santos en cuartos.

Tras el Mundial, Peláez regresó al América para el Apertura 2014 y tomar revancha en la Liga de Campeones de la Concacaf; sin embargo, los problemas empezaron brotar.

A pesar de terminar como superlíder general del torneo, el estilo de Mohamed no era del agrado de la afición ni de la directiva, además de que América no pudo ganar ningún clásico en esa campaña, perdiendo ante Pumas, con goleada ante Cruz Azul y un empate contra Chivas.

Ya las diferencias eran muy marcadas entre la directiva y el cuerpo técnico, tanto que antes de que terminara el certamen, sin saber cuál sería el resultado final del equipo y pasando por encima de la voluntad de Mohamed, se tomó la decisión de contratar a Gustavo Matosas como nuevo timonel.

Así aguardaban las tres semanas de la Liguilla, en donde el América del 'Turco' venció a los Pumas y al Monterrey, mismo camino del título del Clausura 2013, para que en esta ocasión superaran a los Tigres en la Final.

La doceava ya se encontraba en las vitrinas de Coapa. Así tomó Matosas a las Águilas, entrenador que había logrado el bicampeonato con el León.

Con el uruguayo, los americanistas se mantuvieron en los primeros sitios de la tabla general, avanzó como segundo a la Liguilla, pero ahí se topó con el Pachuca, equipo que lo dejó fuera en cuartos por global de 7-5. Sin embargo, a pesar de haber conseguido el título de la Concachampions y el boleto al Mundial de Clubes, la derrota ante los Tuzos provocó que Peláez destituyera a Matosas.

Tras la salida de Matosas, la directiva se inclinó por Ignacio Ambriz, alguien que tenía la experiencia de haber sido auxiliar de Javier Aguirre en el Atlético de Madrid; además, de haber tenido en su cargo al San Luis, al Querétaro y a Chivas. Otra vez, la afición no se mostró muy convencida.

Ambriz no lo hizo mal en su etapa con el América, pero tras lo ocurrido en el Mundial de Clubes en diciembre de 2015, la presión se volvió cada vez más fuerte.

El cuadro azulcrema se quedó nuevamente en semifinales en el Clausura 2016, cayendo ante los Rayados del Monterrey, con un penal polémico.

Iniciando el Apertura 2016, torneo del Centenario, los americanistas se vieron aún más obligados a pelear por el título, pero los malos resultados, sobretodo en casa, aumentaron la presión para los directivos, cuerpo técnico y jugadores, la cual terminó con la destitución de Ignacio Ambriz tras la caída ante León en el Azteca por dos a cero.