La mano de La Volpe

Tras ser ratificado como entrenador del América, el argentino habla de cómo llega el equipo a su debut en el Mundial de Clubes, torneo que le da gusto afrontar, y lo que espera mostrar para el siguiente año

Ricardo La Volpe, acompañado de Oribe Peralta
Ricardo La Volpe, acompañado de Oribe Peralta (Higinio Robles León)

OSAKA, Japón

Ricardo La Volpe está feliz, sonríe, ese semblante serio y hasta medio enfadado parece ser un mito; no es que ya el entrenador haya cambiado, sino que el paso de los años le ha dejado claro que hay situaciones por las que debe desgastarse y en otras solo fluir, disfrutar, pero sin dejar de tener los nervios en estado de alerta.

Ricardo Antonio bromea, no deja el cigarro, pero ha dado un paso adelante, en Osaka anda con uno electrónico. Sale la mirar el cielo y se sorprende porque casi “no hay estrellas”, y pregunta “dónde están…”

América debuta la madrugada de este domingo en el Mundial de Clubes, el rival: el Jeonbuk Hyundai Motors, de Corea del Sur, el primer escalón del que las Águilas no pudieron avanzar el año pasado.

Ahora las cosas han cambiado, el estratega argentino ha reordenado al equipo, pero busca variantes. Rubens Sambueza no jugará de arranque, “no llega”, dice La Volpe y avanza que también está en duda Renato Ibarra. No acaban los imponderables y hay que buscar soluciones, porque no hay pretexto, Ricardo sabe que se tiene que dejar todo por avanzar.

LA RENOVACIÓN

En entrevista con La Afición, Ricardo habla de su renovación, del América que viene y de las necesidades que tiene su equipo para el siguiente año, cuando pueda manejar los hilos desde el inicio del torneo.

“Estoy contento, estoy muy bien, a estas alturas ya uno batalla más contra uno mismo, no contra nadie, batallar contra uno mismo son logros y objetivos que logres, nunca había tenido la suerte de venir a un certamen como éste, había ido a Copa Libertadores, había ido a un Mundial con una selección, a una Olimpiada, me faltaba este torneo y estoy contento por eso”, dijo.

Le gustó saber que se queda en Coapa, por lo menos seis meses más, porque eso indica que su trabajo ha sido bien valorado, pero es consciente que será el andar del equipo lo que le puede llevar a una estadía más larga.

“Todo es a base de resultados, cuando firmé había un reto inmediato que era hasta diciembre y estaba claro, hay gente que puede criticar que sea hasta junio, todavía hay críticas de que no es un América que juegue bonito, no es un América que golee, hay gente que lo dice”.

Y sí, La Volpe acepta que hoy en día hay que ganar, reconoce que el funcionamiento no es todavía el que pretende, pero en una postura efectista sabe que a la afi ción hay que entregarle resultados y más en las instancias en las que hoy está ubicado: una Final de Liga y un torneo internacional.

“Siempre dije que hay que ganar, siempre digo que hay formas; soy un técnico que me gusta hacerlo con un convencimiento, ganar con que la gente se vaya feliz de la cancha, que vea un equipo con protagonismo, pero pasa que (cuando llego) faltaban siete fechas y agrégale que faltaban los partidos de Copa y no había mucho tiempo de trabajo, es una cosa que algunos no entendieron; era muy difícil para mí decirle a los jugadores vamos a hacer 40 o 50 minutos de futbol a mi manera, explicar y enseñar que quiero que hagan los defensas, los volantes y los delanteros. Todos mis equipos han tenido solidez atrás y este equipo debía ser así, uno que en la cancha sienta el rival respeto por nosotros, está bien que me criticaran, pero nadie nos ganó”.

Ricardo Antonio ha ido trabajando a contracorriente, sorteando vicisitudes, pero sostiene que su equipo poco a poco va tomando la forma que él pretende. “Le vamos dando un cambio a esa idea de jugar que tenían ellos y vas implementando otras cositas, pero falta mucho, estamos en un 60 o 70 por ciento, es un equipo que nos cuesta en el momento de atacar abrir más la cancha, nos ha faltado entrenamiento, horas de trabajo y convencimiento; el equipo ha venido ganando muy justo, pero a mí no me gusta ganar justo, creo que con los jugadores que tenemos podemos ser más contundentes, y no hemos sido contundentes; hemos sido sólidos atrás, eso sí, no nos llegan, nos falta lo más difícil: el último tercio de la cancha”.

EL AMÉRICA QUE VIENE

Confirmado en el puesto para el Clausura 2017, Ricardo Antonio ya deja ver lo que viene para el equipo.

“Seguro que va a haber algunas incrustaciones y tengo que ser muy claro en qué le está faltando. Yo elijo las características no los nombres, este equipo necesita dos Sambueza, un ‘8’ y un ‘10’ por fuera; digo Sambueza porque te puede jugar por derecha e izquierda y para que entiendan que busco volantes de ida y vuelta, con agresividad ofensiva más que defensiva, eso es lo que estoy buscando, agresividad, pero con volantes, no con delanteros”.

El contrato está extendido y La Volpe sabe que desde el inicio tendrá la máxima exigencia y asegura que para 2017 viene “un equipo al gusto mío, a mi manera de jugar, a mi estilo, mis formas y mi filosofía, sé que mi equipo va a jugar a la idea que yo quiero, que ya va a estar más asimilada y aceptada, este equipo entendió con una forma de hablar y trabajar, y al jugador lo vas convenciendo y este equipo tiene que jugar más a mi idea, que es de arriesgar más y ser más agresivo; ya en la Jornada 1 tiene que sacar resultados, porque si no en la cuatro o cinco te echan. Los dos o tres refuerzos que se están pidiendo te van a dar solidez, porque a este equipo solo le falta eso, no más”.

Antes de ir al futuro, Ricardo tiene claro que estas semanas son cruciales y que ahora la mente debe estar  en el debut ante los coreanos, ya habrá tiempo para pensar en Tigres, primero el Mundial de Clubes, en el que, asegura, sí vienen representando al futbol mexicano. “No hay ninguna duda, es la representación de cada campeón que viene, es el mejor de cada confederación, lo que vas a mostrar al mundo es que no es América nada más, hay que representar al futbol mexicano sin ninguna duda”.