La reestructuración del Turco

Con el anuncio de los transferibles en América, Antonio Mohamed confeccionará un equipo que ahora sí tenga su estilo y sistema de juego

Antonio Mohamed, entrenamiento de América
Antonio Mohamed, entrenamiento de América (Mexsport)

Ciudad de México

Ahora sí, la mano de Antonio Mohamed se tiene que reflejar en el América. Luego de un primer torneo complicado para el Turco, en el que no tuvo trabajo de pretemporada y debió respetar el estilo de juego de su antecesor (Miguel Herrera) por los resultados que había dado, ahora el entrenador argentino tendrá el tiempo suficiente para imponer su sello y confeccionar a la plantilla de acuerdo a sus necesidades.

Ayer, América dio a conocer su lista de transferibles en la que figuraron dos jugadores fundamentales en la etapa del Piojo Herrera: Francisco Javier Rodríguez y Juan Carlos Medina, completada con Andrés Andrade y Andrés Ríos, así como los canteranos Gil Cordero y Carlos Burón. De esta manera, el Turco ha roto el vínculo que se vio forzado a tener con el sistema y alineación que manejó Herrera y que logró llegar a dos finales seguidas en 2013. Mohamed nunca se acopló del todo a este estilo, el cual por inercia le funcionó en las primeras jornadas del Clausura 2014, pero a partir del segundo tercio del torneo se le fue cayendo.

Al final, el América firmó una temporada mediocre en la que sumó 25 puntos, poco menos del 50 por ciento de unidades disponibles. En la Liguilla parecía volver al juego de antaño con la remontada que exhibió ante Santos en la ida de los cuartos (pasó de ir perdiendo 1-3 a ganar 5-3); sin embargo, en la vuelta fue decepcionante, con un sistema defensivo que terminó por eliminarlo.

Pero si algo quedó claro que le incomodaba al Turco era el sistema heredado por Herrera: 5-3-2. En varios partidos, sobre todo en los últimos, Mohamed terminó por modificar a un 4-4-2, que es el que le dio resultados con Tijuana. En muchas ocasiones, Antonio justificó la falta de trabajo para poder implementar este parado táctico.

Los descartados del América

La gran sorpresa de la lista de transferibles del América fue la salida de Francisco Javier Rodríguez; sin embargo, su manifiesta baja de juego, así como las dos expulsiones que tuvo en esta temporada, terminó por definir su salida del club, pese a tener aún contrato vigente.

El Maza parecía de los seguros en el once de Mohamed, incluso para darle entrada a Pablo Aguilar en la línea de tres zagueros, el Turco prefirió sacrificar al Topo Valenzuela, pero las reiteradas fallas de Rodríguez y sus expulsiones sin justificación pesaron más al final, sin importar que sea seleccionado nacional. En la media también se confirma la salida del Negro Medina, quien había logrado ser el contención titular de las Águilas desde torneos atrás, incluso esto le favoreció para ser considerado como seleccionado para el Mundial.

El Negro nunca se acopló al Turco y en las últimas jornadas perdió la titularidad ante Jesús Molina. Está muy cerca de cerrar su regreso al Atlas, equipo en el que debutó en la Primera División.

De los extranjeros Andrés Andrade, quien solo estuvo un año sin mucha actividad, y el argentino Andrés Ríos parecía previsibles sus salidas, ya que nunca pudieron hacerse de un sitio titular en el plantel. Otro elemento que también se marchó fue Adrián Aldrete, quien fue negociado al Santos Laguna.

Pellerano y Goltz, cerca del nido

América se apresuró en hacer la contratación bomba en este régimen de transferencias. Desde el lunes concretó y al día siguiente anunció el flamante fichaje de Oribe Peralta. Con la llegada del Cepillo, las Águilas reforzaron su ataque ante la probable salida de Raúl Jiménez al futbol europeo.

Además, la directiva azulcrema está muy cerca de concretar las incorporaciones de los argentinos Paolo Goltz, actualmente en Lanús, y Cristian Pellerano quien milita en Tijuana.

Sobre Goltz, desde hace unas semanas se maneja el interés de las Águilas, incluso el mismo zaguero del Lanús los reconoció hace unos días.

"Sé del interés, el paso lo quiero dar. Hace un tiempo que vengo diciendo que si viene una oportunidad buena de afuera la quiero aprovechar, así que estaría bueno, pero se tienen que poner de acuerdo los clubes; falta todavía un tiempo y debo tener la cabeza puesta en Lanús".

Goltz, de 29 años, también ve benéfico que conoce a Antonio Mohamed, pues ambos coincidieron en Huracán.

"Es una oportunidad afuera, es un club grande y por supuesto que ayuda que él (Mohamed) sea el técnico porque ya lo conozco, sé cómo es, cómo trabaja y siempre uno quisiera volver a tenerlo. Yo con el Turco nunca perdí el contacto, lo tuve mucho tiempo, tengo una relación buena y siempre la tuve, sé del interés, pero no depende de mí, los clubes son los que se deben de poner de acuerdo".

De esta manera el América se arma para el Apertura 2014, Mohamed ya no tendrá excusas, pues dispondrá con los jugadores que ha pedido y con el tiempo suficiente para implementar sus sistema de juego.