Polos opuestos en el timón

Ricardo La Volpe se estrenará en el banquillo del América ante un viejo conocido: Palencia y sus Pumas

Ricardo La Volpe y Francisco Palencia
Ricardo La Volpe y Francisco Palencia (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Será un sábado especial para Ricardo La Volpe, comenzará su segunda etapa al frente del América, y acumula 15 escuadrones en su haber desde su debut como entrenador con el humilde Oaxtepec (1983-84). Cuenta con dos procesos en selecciones nacionales (México y Costa Rica), así como el fogueo internacional que obtuvo con el Tri rumbo a Alemania 2006 y por igual, una breve experiencia con Boca Juniors y Vélez Sarsfi eld. Es prácticamente, a grandes rasgos, el currículum del entrenador que hoy se estrena en su casa, frente a un rival de peso como Pumas.

Del otro lado, Francisco Palencia apenas completa 10 encuentros con en el máximo circuito. Si bien su paso ha sido fortuito con Universidad, su escuadra ha dejado cabos sueltos a lo largo del Apertura 2016. Al cuadro de CU se le complica obtener resultados favorables fuera de su hogar y contra el América podría venir el primer descalabro de verdad doloroso en caso de que la fortuna no les acompañe. La experiencia de los entrenadores podría inclinar la balanza.

Y si de recorrido se trata, La Volpe lleva mano sobre el inexperto Paco, que antes de Pumas comandó un cuadro Sub 20 en Barcelona. Su mérito para llegar a Universidad, además de ser una figura cuando jugador, se limita a los meses que permaneció con el Sant Cugat, donde perfeccionó técnicas que, según él, ha empleado ahora. La tenencia de la pelota, pero para administrarla en ataque a gran velocidad, y un esquema ofensivo, con sus matices, es lo que ha intentado mostrar hasta ahora con sus felinos. La fórmula le ha dado resultados a medias.

En cuanto a sus hombres en el campo, Pumas llegará sin bajas que lamentar, más allá de la sospechosa lesión que acarrea Gerardo Alcoba, inédito en todo lo que va del torneo de manera increíble. En su más reciente prueba contra el Atlas (2-0), el propio Palencia notó la mejoría de su escuadra con el cambio de sistema: pasó de un 4-2-3-1 a un 4-1-2-3, liberando a sus dos contenciones, Javier Cortés y Abraham González y se notaron con más confianza; gracias a esta modificación cayó el segundo tanto.

“Llegamos en buen momento futbolístico, el equipo está teniendo una forma de juego como nosotros pretendemos y eso es la única ventaja que podríamos tener contra América”, reconoció Palencia, y lanzó una advertencia: “La victoria de visitante llegará, no es algo que me obsesione, pero jugando de esta manera llegará más pronto; ojalá que sea este fin de semana”.

Por su parte, Ricardo La Volpe regresa a la actividad como timonel y lo hace con el cuadro más polémico de la Liga Mx. El argentino retorna a los banquillos con la encomienda de generar la identificación que Ignacio Ambriz no logró en año y medio de gestión, tanto en el campo como con su afición. Ubicado en los primeros sitios de la clasificación general, el cuadro de Coapa urge más de una revolución en su juego que le dé estabilidad y constancia.

Ricardo dirigió a Chiapas en su más reciente encomienda. Con Jaguares permaneció por un año y aunque en el primer semestre estuvo cerca de llevar al club hasta la Liguilla, el segundo y último torneo al frente de los de Tuxtla Gutiérrez sumó 11 derrotas en los 17 partidos que estuvo a cargo. La Volpe abandonó la selva y parecía que su carrera había tomado un vértice descendente.

Sin embargo, Ricardo Peláez y su directiva apostaron por él y su fórmula ofensiva que encantó al futbol nacional en antaño.

EL REENCUENTRO

La Volpe y Palencia se volverán a ver en la cancha del estadio Azteca, luego de que ambos formaran parte de un antiguo proyecto de Chivas, bajo la dirección de Jorge Vergara. Para el Clausura 2014, Ricardo fue presentado por el propio Paco como solución y entrenador del Rebaño. En ese momento, el ahora responsable de Pumas fungía como director deportivo de los rojiblancos. Pero la paciencia fue corta con el sudamericano y salió de la institución al cabo de cuatro encuentros, sumando dos descalabros, un empate y un triunfo, además de la polémica con la podóloga del equipo.

EL AZTECA LES FAVORECE

Habría que remontarse hasta el 29 de noviembre de 2014 para ubicar la más reciente victoria del América, en su estadio, frente a Pumas. Aquella tarde, Las Águilas se impusieron 1-0 con gol de Paolo Goltz. Era el duelo de vuelta de las semifinales. El global quedó 1-1 y a pasaron los de Coapa, pero más allá del resultado, este fue su último triunfo en Santa Úrsula.

En cuanto a la fase regular, habría que remitirse hasta el 20 de abril de 2013, para ubicar la más reciente victoria del América en su territorio. Aquella ocasión con tanto de Christian Benítez, los de casa se impusieron por la mínima a una escuadra que por entonces comandaba Antonio Torres Servín. Ese mismo semestre se vieron las caras en la Liguilla, en las semifinales, donde también ganó el conjunto de Coapa en su hogar: 2-1.

Sin embargo, en los más recientes cinco duelos, Pumas ha sabido cómo aclimatarse a la hostilidad que implica un recinto como el Azteca y gracias, en gran medida, al apoyo de su afición en la tribuna, se han motivado para conseguir resultados favorables. De cinco encuentros, tres triunfos, un empate y una derrota es su cuota en un templo que han hecho suyo, independientemente de que sean compromisos de fase regular o Liguilla.

UN TALISMÁN

Por si fuera poco, la estadística de Palencia como futbolista fue abrumandora cada vez que se enfrentó al América. Sobre el terreno de juego, y vistiendo los colores de Universidad, Paco perdió apenas un encuentro de nueve que disputó ante las Águilas. Y si bien solo marcó un tanto enfundado con los colores azul y oro frente al odiado rival deportivo, durante su trayectoria firmó once ocasiones tantos contra los azulcremas, 10 vistiendo la indumentaria de Cruz Azul y dos más jugando para Chivas.

Esta será la gran prueba para Palencia, en caso de ganar, toga y birrete para premiar su labor; del otro lado, La Volpe espera por una victoria para acabar con las dudas que genera su presencia.