En su propio espejo

Igual que en el Apertura 2002 y 2005, América terminará de líder después de haber sido campeón; ahora intentará no ser eliminado en cuartos de final.

Las Águilas intentarán romper el guión que ha predominado en los torneos cortos después de sus títulos de Liga.
Las Águilas intentarán romper el guión que ha predominado en los torneos cortos después de sus títulos de Liga. (Mexsport)

Ciudad de México

En el futbol mexicano existen ciertas estadísticas que se han convertido en creencias populares. Las dos más conocidas son la llamada campeonitis y la maldición del superlíder. Y tal parece que al América le gusta rechazar la primera, pero aceptar la segunda.

Desde 1996 a la fecha, las Águilas han ganado tres títulos de Liga: Verano 2002, Clausura 2005 y recientemente el del Clausura 2013. En esas tres ocasiones, el América derribó con solvencia la llamada campeonitis, que es la creencia de que el campeón fracasará a la temporada siguiente sin llegar, al menos, a la Liguilla.

Después de sus tres títulos  –contando la situación actual–, América logró mantener la inercia y terminó por ser el mejor equipo en el torneo posterior. En el Apertura 2002, con Manuel Lapuente, el conjunto capitalino finalizó la fase regular con récord de puntos al sumar 43 (en ese entonces la Liga era de 20 equipos y se jugaban 19 jornadas); en el Apertura 2005, con Mario Carrillo, las Águilas sumaron 38 puntos; ahora, en esta temporada, con una jornada más por jugarse, nadie le arrebatará la punta a los dirigidos por Miguel Herrera y aún aspiran a llegar a 39 unidades. 

NO LLEGA EL  BICAMPEONATO

Pero así como América ha rechazado con éxito la campeonitis, lo que no ha podido eludir es la llamada maldición del superlíder. En 2002, las Águilas parecían encaminadas al bicampeonato, pero en cuartos Santos los eliminó de manera sorpresiva, al ganarles 2-1 en el Estadio Azteca, después del empate 3-3 en Torreón.

Ese duro golpe se volvió a repetir tres años más adelante, después del segundo título americanista en torneos cortos. En el Apertura 2005, Tigres fue el verdugo al echar a las Águilas en cuartos al golearlo 4-1 en el Azteca.

Además de las dos ocasiones antes mencionadas, América terminó como líder dos veces más en torneos cortos: en el Verano 1997 y Verano 2001. En 1997, el equipo era dirigido por Jorge Solari y terminó la fase regular con 37 puntos; sin embargo, en cuartos cayó ante Morelia. En 2001, con Alfio Basile, las Águilas concluyeron con 28 puntos, pero en semifinales Pachuca los eliminó.

LAS SIMILITUDES

En los tres torneos que le siguieron a la consecución del título, América ha tenido una productividad del 74 y 75 por ciento; además, tanto en 2002 como ahora, las Águilas habrán usado dos entrenadores en el torneo. En el primer caso, Manuel Lapuente le cedió el equipo a Carrillo las primeras 10 jornadas y después volvió para concluir la temporada.

En este Apertura 2013, Miguel Herrera ha tenido que ir como bombero a la selección mexicana, dejándole las riendas a Álvaro Galindo, pero tiene asegurado el regreso para la Liguilla.

Sin lugar a dudas, estas Águilas intentarán romper el guión que ha predominado en los torneos cortos después de sus títulos de Liga, en unas semanas se sabrá si lo ha logrado.

SIN TEMORES

Luis Gabriel Rey sabe que son pocos los casos donde el líder se alzó con el título, pero por esa misma razón él no encuentra imposible que el América pueda conseguirlo también.

“Nunca la he visto como tal (la maldición), son las estadísticas simplemente las que han marcado eso, pero hay equipos como Pachuca y Toluca que ganaron los torneos siendo superlíderes; entonces, por qué nosotros no podemos hacerlo con el plantel tan vasto que tenemos y la ilusión para nosotros es eso, ser los mejores así como hemos empezado y terminar siendo campeones”.

Por esa razón el delantero colombiano no tiene ninguna duda en catalogar al América como el equipo favorito en esta Liguilla.

“Yo no tengo ninguna duda, es muy normal que un equipo que casi todo el torneo ha mantenido una regularidad importante y que ha hecho muy bien las cosas durante el torneo, ha sido líder prácticamente durante toda la competencia, por qué no sería candidato, estamos en la misma sintonía y ojalá podamos afrontar el reto”. (Eduardo Espinosa)