El balance de Ricardo Peláez con las Águilas del América

El presidente deportivo del club cumple cinco años en el cargo, una gestión en la que ha cosechado más pasajes de éxito que de crisis

Ricardo Peláez, director deportivo del América
Ricardo Peláez, director deportivo del América (Imago7)

Ciudad de México

Hace cinco años, en el Apertura 2011, la palabra crisis repicaba en Coapa como campana de catedral. América vivía un momento ácido en la estructura deportiva y directiva. Las Águilas eran un equipo en estado de alerta. Así que desde los altos mandos se decidió dar un giro completo, desapareció la figura de un presidente único. Michel Bauer fue removido del cargo de presidente y Luis Roberto Alves dejó la vicepresidencia deportiva. A esos puestos llegaron Ricardo Peláez como presidente deportivo y Yon de Luisa como presidente operativo. Una dupla que tuvo la encomienda de resurgir a una institución que no podía vivir en la penuria.

Humildad y trabajo, fue lo que prometió Ricardo Peláez para devolver al América a la palestra que se merece, pero sabía que lo tenía que hacer con base en resultados, en títulos que finalmente es lo que vale en un club de la grandeza de las Águilas. En aquellos días, Ricardo Peláez tuvo compromisos muy claros: lograr una estabilización del equipo, obtener resultados que hicieran volver a la gente al estadio, llegar al Centenario con títulos y como el equipo más ganador en el futbol mexicano.

Ofrecer un futbol atractivo, incorporación de extranjeros que marcaran diferencia y una base sólida de futbolistas mexicanos. Han pasado cinco años desde entonces, Yon de Luisa dejó el club y pasó a ser el director del Comité de Futbol de Grupo Televisa. Ricardo se mantiene en el puesto para el que fue designado, sigue ahí porque la bonanza se instaló en Coapa y América puede jactarse de ser el club más ganador en México.

LOS ACIERTOS

La primera decisión de Peláez fue nombrar a Miguel Herrera como entrenador. Ahí se gestó la revolución de las Águilas que pasaron a ser un equipo protagonista en el Clausura 2012. El conjunto azulcrema había recuperado la sangre combativa, ofrecía un juego que no especulaba, sino que iba al intercambio de golpes, el club acabó como tercer lugar general, volvió a la Liguilla. Fue eliminado en semifinales, pero el cambio había sido efectivo.

Los siguientes torneos tuvieron la misma secuencia, el Piojo se hizo con el mando del equipo, junto con Peláez le dieron forma al club, otra semifinal y en la tercera se llegó a la Final contra Cruz Azul apenas un año y medio después de haber asumido el puesto ganó su primer título como directivo, el onceavo de la institución.

 Se emparejaba con Chivas. América pudo haber sido bicampeón, pero se quedó cerca en el Apertura 2013, cuando también, Peláez y Herrera acudieron al rescate de la selección nacional en le eliminatoria mundialista. El Piojo se fue de Coapa porque arribó al banquillo tricolor para el Mundial de Brasil 2014, ahí estuvo Peláez como directivo. El lugar de Herrera lo tomó Antonio Mohamed, el relevó lo decidió el presidente deportivo; el primer semestre del Turco no fue tan próspero, pero no dejó de calificar a la Liguilla y en el segundo llegó el título que elevó a las Águilas a la gloria y a ser vistos hoy como el equipo más ganador del futbol mexicano, por encima del Guadalajara.

 Las cosas del entorno no funcionaron con el Turco, quien dejó el puesto a Gustavo Matosas, una decisión que fue bien vista, pero con el charrúa las cosas tampoco fluyeron, aunque el equipo ganó el título de la Concachampions.

A mediados del 2015 la elección del entrenador fue para Ignacio Ambriz, el equipo no dejó de asistir a la Liguilla e incluso con Nacho se quedó dos ocasiones en la antesala de la Final y también se logró otro título de Concacaf. En cuanto a la elección de jugadores se buscó un perfil concreto: obreros en el campo, futbolistas comprometidos con la causa y hambre de triunfo y no figuras que no hicieran grupo. Moisés Muñoz, Osvaldo Martínez, Rubens Sambueza, Pablo Aguilar, Oribe Peralta, Daniel Guerrero y Michael Arroyo, son fichajes que destacan como aciertos de la presidencia deportiva.

LOS DESATINOS

Pero también han ocurrido algunos desatinos en la era Peláez, aunque son los menos, no se pueden negar; entre ellos destacan las formas de la salida de Mohamed, la llegada de Ambriz que no fue bien vista desde el primer día y el equipo no terminó de transmitir un estilo reconocible y dejó la impresión de que se le mantuvo más tiempo del debido, sobre todo después de la eliminación del equipo en el Mundial de Clubes de 2015.

También, jugadores que no dieron la talla: Andrés Ríos, Narciso Mina, Christian Bermúdez, Luis Gabriel Rey, Cristian Pellerano, Efraín Juárez, Brian Lozano, Adrián Marín, José Madueña. Decisiones poco acertadas. Tampoco se ha logrado la base de futbolistas mexicanos y la proyección de la cantera con un buen número de jugadores titulares. Sí, los errores son los menos, y aunque no guste el momento actual, se debe decir que en estos últimos cinco años América ha recuperado la mística y la jerarquía.

El éxito se hizo constante, lo que ha generado que cualquier otra cosa que no sea ganar se considere fracaso. Un cambio gestado un lustro atrás.