El líder de la resistencia

Pablo Aguilar es el defensor de América que acumula más partidos en lo que va del semestre. El defensa paraguayo afirma que en el equipo de Ricardo La Volpe nadie piensa en el cansancio, sino en levantar el trofeo de campeones

Pablo Aguilar, defensor de las Águilas
Pablo Aguilar, defensor de las Águilas (Imago7)

Ciudad de México

La Final del Apertura 2016 está a punto de iniciar, América va en busca de su título número 13, el que lo ratificaría más que nunca como el más ganador del futbol  mexicano, el que pondría el cierre perfecto al año del Centenario. Todos en Coapa saben que será una batalla muy dura, se peleará en cada trinchera con lo mejor.

Nadie mejor que Pablo Aguilar para hablar de esta serie y lo que la rodea; el defensa paraguayo es el jugador de las Águilas con más minutos en lo que va del semestre, no se perdió un solo partido de la Liga, jugó los tres del Mundial de Clubes y tuvo actividad en seis partidos de la Copa Mx, nadie acumula tantas horas de vuelo como él, pero dice estar listo para la Final y para la tarea de marcar a André-Pierre Gignac.

Pablo valora de forma positiva la participación de América en el Mundialito, reitera que el grupo ha ido creciendo y que han cambiado el chip para centrarse en la búsqueda del torneo local, sostiene que este escudo no conoce de cansancio y está confiado de que las piernas responderán.

“La Final es otro sueño que tenemos”, dice el zaguero guaraní y asegura que “en la Final no cuenta el cansancio, los minutos que uno ha jugado anteriormente, si ponemos un ejemplo, el que no jugó un partido, éste lo va a querer jugar a muerte, el que los jugó todos igual, en una Final sabes que son los últimos partidos y tienes que tratar de hacer lo mejor posible, son seis meses que se ponen en una Final y estamos mentalizados; mis compañeros y yo vamos a entrar con todo para ganar”.

Cuando se le habla del rodaje que trae América en las piernas, el viaje transatlántico que realizaron, el cambio de horario, el jet lag, todos esos factores que podrían marcar un punto a favor de Tigres; habla claro.

“Estando en este equipo uno no tiene que pensar en eso, te miento si te digo que no estoy cansado, pero pensando en la Final la mentalidad cambia, los cansancios se van, se resume todo en partidos en los que uno tiene que estar al cien por ciento y no pensar en el cansancio ni cuantos partidos ha jugado uno, el sueño nuestro, desde el primer minuto es campeonar, tenemos una buena oportunidad y hay que entrara de la mejor manera, el cansancio hay que dejarlo afuera y concentrarnos en lo que va a ser ese partido”.

América deberá cerrar la Final en el Universitario, uno de los campos más pasionales del futbol mexicano, un territorio en el que los rivales siempre se sienten visitantes, pero este año, el conjunto americanista ya ganó un partido de final ahí, el juego de ida de la Concachampions, Pablo habla de lo que representan las atmósferas.

“El estadio no juega, la gente tampoco, uno siente el aliento de la gente, pero se queda ahí, lo que cuenta son los jugadores la calidad de cada uno y las ganas que uno le pone, te pongo un ejemplo, si la gente te está gritando y tú no quieres correr, la gente no puede hacer nada por ti, creo que es más por los jugadores y confío bastante en mis compañeros, los dos equipos tienen muy buen plantel, jugadores de mucha calidad y será una Final muy linda, hay que estar bien concentrados y mentalizados porque va a ser un partido muy difícil”.

Pablo será uno de los jugadores que tenga que estar al pendiente de André-Pierre Gignac, el delantero francés de los Tigres que en la Liguilla despertó y ha marcado goles clave para que los universitarios se instalarán en la Final.

“Es un gran jugador, sabemos de dónde viene, porque llegó aquí, sabemos de la gran capacidad que tiene, tenemos que estar muy concentrados y mentalizados todo lo que dure el partido, si le dejas una opción, en la que tenga te la puede clavar, igual que nuestros delanteros, sabemos lo que ellos representan y los jugadores que tienen, pero bueno, nosotros también tenemos lo nuestro, así como nosotros pensamos en ellos, también ellos deben estar pensando en nosotros”.

RECUPERAN FUERZAS

Las Águilas del América entrenaron esta mañana en Coapa poniendo énfasis en un trabajo de recuperación física y mental, después del largo viaje desde Japón, luego de su participación en el Mundial de Clubes.

El conjunto americanista arrancó su práctica poco después de las 10:30 horas y, de inmediato, sus dos preparadores físicos, Carlos García y Alejandro López, se hicieron cargo. Primero realizaron trote ligero alrededor de una de las canchas y después se dividieron en grupos para hacer ejercicios específicos, unos trabajaron el aspecto muscular, otros realizaron un torito y el resto tenis-balón.

Todos hacían sus ejercicios por diez minutos y se iban cambiando de estación. América permitió que los medios grabaran aspectos del trabajo físico, pero una vez que Ricardo La Volpe el equipo hizo sesión privada.

Durante el entrenamiento el presidente deportivo, Ricardo Peláez, estuvo sentando observando a sus jugadores con un semblante pensativo y después intercambió palabras con los miembros del cuerpo técnico.

Después de la participación en el Mundial de Clubes y el largo viaje de regreso a México, todo indica que el entrenador americanista tendrá plantel completo para el jueg de ida ante Tigres.

El ecuatoriano Renato Ibarra trabajó al parejo del grupo y solo Paolo Goltz y Moisés Muñoz lo hicieron por separado, dedicándose a trotar alrededor de la cancha y posteriormente se fueron a la terapia de rehabilitación con el cuerpo médico.