Oribe, el de los goles importantes

El delantero del América volvió a mostrar su valía como jugador de las Águilas, a quienes ha ayudado con varias anotaciones en momentos clave de algunos encuentros

Oribe Peralta, delantero del América
Oribe Peralta, delantero del América (Imago7)

Ciudad de México

Oribe Peralta está por cumplir cuatro años como delantero del América, club al que llegó con una enorme responsabilidad por lo que había mostrado con la casaca de Santos Laguna antes de su arribo en el 2014.

El delantero ha sabido responder y no solo se ha afianzado como el hombre gol del equipo azulcrema, sino que, tal y como lo mostró en el Clásico Nacional de la pasada fecha 10 ante Chivas, demuestra que sus anotaciones sirven para rescatar juegos importantes, pues su tanto en el Estadio Akron, evitó que El Rebaño les quitara el invicto y de paso se llevara el orgullo que estaba en juego sobre la mesa. 

En los Cuartos de Final del Clausura 2016, la Águilas caían 1-0 en el global ante Chivas y estaban obligados a anotar dos tantos para no quedar eliminados, entonces apareció el delantero de 34 años para decretar el 2-1 luego de que Osvaldo Martínez había conseguido del empate; los de Coapa lograron su pase a la siguiente ronda.

De los otros tres grandes, Cruz Azul es el cliente favorito de Oribe, pues les ha anotado gol en siete ocasiones con el América, siendo una de las más significativas la conseguida en el 2016, cuando los azulcrema perdían por goleada de 3-0 ante La Máquina y todo pintaba para una dolorosa derrota; entonces apareció el ex de Jaguares de Chipas y Monterrey, abriendo el camino con una anotación que sirvió para una de las remontadas más memorables del equipo en los últimos años.

En el Apertura 2014, las Águilas lograron conquistar su décimo tercer título de Liga ante los Tigres UANL, en ese entonces, el conjunto de Ricardo Ferretti ya era la potencia que actualmente los tiene casi siempre como favoritos al título. Oribe Peralta se encargó de poner el último clavo en el ataúd de aquella seria, acabando con cualquier posibilidad de reacción de los felinos.