Veo en el equipo sed de revancha: Miguel Herrera

El entrenador de América señala que en sus jugadores ha encontrado el deseo por reivindicar la imagen del curso pasado, sabe que eso se logrará no solo con la calificación, sino obteniendo los títulos

Ciudad de México

El regreso de Miguel Herrera a América tuvo efectos inmediatos. Allá donde va el Piojo es recibido con buenos gestos, la gente se acerca a él sin importar si es aficionado de las Águilas o no, lo ven con buenos ojos por su trato afable, por su personalidad distendida.

Y el americanismo está feliz, aguardó ansioso su retorno porque lo ven como uno de los suyos, los seguidores azulcrema están convencidos que es él quien puede reencauzar a su equipo, llevarlo nuevamente a un pedestal alto, igual que lo hizo hace poco más de cinco años.

Ha recuperado el aficionado americanista esa ilusión que —siendo honestos— nunca le transmitieron ni Ignacio Ambriz ni Ricardo La Volpe y en cierta medida tampoco Gustavo Matosas. Pero con el Piojo es distinto. Incluso dicen que ese halo de optimismo se ha extendido en Coapa, donde el personal que labora en el club se siente feliz de que haya regresado un tipo que siempre les trató de buena manera y fue muy cercano a ellos, algo que en su momento hizo Ambriz, pero con La Volpe y Matosas las referencias no van por el mismo camino.

Miguel se mueve con soltura en América, es un hábitat que le ajusta a la medida, le embona perfecto, son uno para el otro. Su ideología gusta y seduce. Y el discurso que montó en su presentación, esas palabras de que regresaba para devolverle a América la etiqueta de más ganador por encima de Chivas, cayó bien, porque es lo que anhela el americanismo en general.

Miguel comanda la nave amarilla, lo hace en el campo y fuera de él. Las referencias que dan los jugadores sobre sus primeros días de trabajo dan cuenta de que es un tipo que se ha ganado a la plantilla, que los caudillos estarán con el jefe a muerte. En el discurso ya los tiene y en lo futbolístico va camino de ello. El tiempo dirá a dónde lo lleva, pero él está convencido que las cosas fluirán de buena manera.

-Ya llevas dos semanas trabajando con el equipo, cómo te has sentido y qué te has encontrado

-Estoy muy contento y feliz de estar aquí, de estar concluyendo lo que alguna vez dejamos truncado. La verdad que vamos muy bien. He encontrado un equipo muy dispuesto, gente con muchas ganas y deseos de trabajar, de hacer bien las cosas y eso nos da mucho gusto. En el plantel también nos hemos encontrado jóvenes con mucho entusiasmo, con mucho ímpetu. Vamos bien, arrancamos con la mejor actitud, pero esto es el inicio, no puedo hablar más que de eso, pero sabemos que, obviamente, el equipo tiene una exigencia, esta institución tiene una exigencia muy importante y en el inicio vamos bastante bien para lo que viene más adelante.

-Qué has visto en los ojos de tus jugadores

-La gente dice que el grupo que tomo es nuevo, pero cuando llegué la primera vez no conocía a nadie, los conoces como rivales, pero no tenía ningún conocido dentro del grupo y fuimos formando un equipo importante, creo que se hicieron bien las cosas y regresamos con un equipo en el que solo hay una gente que trabajó conmigo (Paul Aguilar), pero también ha trabajado conmigo Oribe Peralta y ahora Guido.

Y en cada una de las posiciones que ocupan los jugadores veo el deseo de revancha, el deseo de hacer bien las cosas, de generar una competencia interna muy fuerte y la ilusión de lograr lo que nos hemos propuesto, creo que eso es muy importante. Cuando alguien sabe que las cosas no se hicieron bien y vienen cambios y situaciones en las que obviamente apremia sacar resultados, lo primero que tienes que encontrar es eso: sed de revancha, ilusión para conseguir lo que buscas, buena actitud para trabajar y una gran disposición.

Veo un equipo comprometido, insisto, esto es el comienzo y se puede hablar, porque en los partidos es donde hay que demostrar, y es ahí donde quiero que el equipo no baje los brazos, podrás ir perdiendo por distintas circunstancias, pero no hay que bajar los brazos, no hay que dejar de luchar, no hay que dejar de pelear y hay que conseguir siempre estar en busca del objetivo, que es cada fin de semana ganar y cada que salte a la cancha el equipo, demostrar que está listo para ser un equipo protagonista, eso es lo que tiene que ser América y sobre eso nos vamos a basar.

-El aficionado de América también quiere que su equipo ataque

-Claro, es una parte fundamental, cuando el dueño del equipo tiene uno de los mayores entretenimientos a nivel nacional y mundial y obviamente una de sus empresas es el equipo América, por supuesto que tiene que ser atractivo, tiene que tratar de generar espectáculo. Hay momentos que no se puede hacer siempre, pero el espectáculo se buscará en cada partido. Habrá momentos que no se podrá y que puedas tener una mala tarde, pero este equipo en los partidos tiene que enfocarse en buscar generar un buen espectáculo.

-Falta menos de un mes para el arranque del torneo, debutarás como local y justo en el Azteca, en los últimos tiempos el equipo no convencía a su gente y ahora el aficionado espera que sea diferente ir al estadio y salir gustosa de ver a su equipo

-Esperemos que haya mucha gente, nosotros tenemos un compromiso importante con los directivos que nos traen de regreso, por supuesto que vamos a ganar afición y eso se hará al generar buen futbol. Vamos a buscar generar una expectativa positiva para que salgan del estadio contentos de ver un equipo entregado y dispuesto a hacer las cosas bien y que estén ilusionados por volver a ir al estadio en el siguiente partido. Esa idea es la que vislumbramos: un equipo atractivo y por supuesto ganador, que busque el resultado ante cualquier cosa.

Pero también debemos pensar en que debemos tener equilibrio, porque si no tenemos equilibrio difícilmente podremos conseguir muchas cosas. Queremos un equipo que ataque bien y que también sepa defenderse en el último tercio, y si el rival te supera pararnos bien para que no nos hagan daño. Y después, volver a tomar la pelota para hacerle daño nosotros; vamos a trabajar para que este equipo tenga un equilibrio importante y consiga resultados, sabemos que a la gente le gusta ver a su equipo ganar, pero hay que ganar convenciendo, haciendo las cosas bien y que con un futbol que les encante a ellos.

-Háblame de los refuerzos, los aficionados también esperaban jugadores con más caché, pero desde tu primera etapa buscaste más un corte de jugador que fuera un obrero en el campo

-Como lo has dicho, me parece que de repente traer una contratación bomba no te va a generar triunfos, puede ser que lo busques y obviamente hay jugadores de gran nivel y tienen gran cartel porque son importantes, pero hoy me dedico a buscar gente que genere ese espíritu de competencia dentro del equipo, que demuestre con su actitud y con su trabajo que está dispuesto a cualquier cosa para conseguir el objetivo de un equipo; eso es lo que buscamos, que más allá de que sobresalga una persona sobresalga el equipo y lo que hagamos todos.

Buscamos jugadores que funcionen para lo que pretendemos en el campo de juego, si después se convierten en figuras, y seguramente lo harán será porque son buenos jugadores, porque siempre he dicho que América no contrata a los jugadores, es el técnico el que busca buenos jugadores que le sirvan a la idea y creo que estamos eligiendo eso: jugadores que seguramente irán posicionándose en el gusto de la afición y sobre todo que podrán dar resultados.

-Cómo has visto a Cecilio Domínguez y Renato Ibarra, dos jugadores que se lesionaron y que se espera sean los que aporten una cuota importante de desequilibrio en el ataque de tu equipo

-A Cecilio estamos esperando que le den el alta, él está físicamente bien, ha hecho todo el trabajo físico, tuvo unos días de vacaciones y regresó antes para poder trabajar y meterse de lleno a su recuperación y lo ha hecho perfectamente, estamos esperando que el doctor le da el alta médica para que pueda empezar a hacer futbol en espacios reducidos y tenga un poquito de choque, de contacto, de la fricción normal en el futbol y que obviamente pegue bien la operación que le hicieron (hombro izquierdo) y todo esté listo.

Lo de Renato va cada día mejor, le falta un poquito más de fuerza en esa pierna (izquierda) cada día le vamos dando ese volumen de fuerza. Físicamente lo veo bien, creo que todos están respondiendo como nosotros queremos.

-Has dicho que esperas la llegada de un volante, cómo va lo de las posibles salidas de Darwin y Paolo y el caso de Gerson Torres que estuvo en la pretemporada

-Estamos viendo (lo del refuerzo) por la posible salida de alguno de los de acá, mientras no llegue una oferta concreta a los presidentes operativo y deportivo y que el club les comuniqué esta situación a ellos o con su representante, ya lo dije, mientras estén aquí yo los considero. Y Gerson tendrá que trabajar para ver si se toma en cuenta, si juega es porque sentó a alguno de los que tienen un nombre importante, siempre he dicho que el que haga mejor las cosas es el que va a jugar; insisto, la idea y lo he hablado con Mauricio (Culebro) y Santiago (Baños) es tener 10 u 11 extranjeros para manejar eso y cualquier detalle como una suspensión o alguna rotación en el equipo para jugar el torneo de Liga y el de Copa.

Tener más extranjeros se me hace mucho y vas a tener gente molesta con ganas de estar en la cancha y a lo mejor haciendo un gran papel y trabajando muy bien, pero por la regla (9/9) vas a tenerlos allá arriba (palco). De hecho la idea es bajar el número de extranjeros, en eso va a ser muy importante la competencia, porque también queremos que el jugador mexicano vaya creciendo.

-Miguel Herrera ya lleva el mando de América

-Desde que llegué estoy metido al equipo, mi idea y lo que venimos a hacer es que este equipo trabaje bien. Tenemos una obligación de dar títulos, en este club la exigencia es esa; no te traen para estabilizar a un equipo y nada más ponerlo ahí. Te traen para ganar títulos y a eso venimos; esperemos estar muchos años acá para lograr muchas estrellitas.