A sanar heridas

América recibe a Santos Laguna en su último partido de local, un encuentro que las Águilas necesitan ganar


Durante la serie de penales frente a las Chivas en la Copa
Durante la serie de penales frente a las Chivas en la Copa (Imago7)

Ciudad de México

América recibe a Santos, un partido de Liga que tiene un valor crucial para acercarse a la Liguilla, porque las Águilas ya no jugarán más en la fase regular de la Liga en el Azteca, cerrará el curso con dos visitas: Atlas y Pachuca, tres partidos que deberán definir el rumbo de un equipo que vive días complicados tras la eliminación de la Copa Mx ante Chivas.

El entorno de América no es el mejor, el golpe anímico del pasado miércoles fue otro palazo, el equipo no ha evolucionado como se esperaba, aunque La Volpe asegura que no perdió el partido y ha negado el mérito de Chivas, más allá de que el gol de Alan Pulido haya sido un claro fuera de lugar, el volumen de juego y las sensaciones de su equipo no han sido las mejores, pero el entrenador no las reconoce, se mantiene en su postura.

Pero no hay tiempo para lamentos, la plantilla y el mismo entrenador deben dar un paso al frente, el juego de esta noche es una prueba para su orgullo personal, para su capacidad de reacción, la Liga no perdona fallos, el campeonato llega a una fase en la que cualquier traspié se puede pagar caro. Las Águilas no han salido de la zona de calificación, pero necesitan los tres puntos para seguir pensando en escalar posiciones.

En estos escenarios es cuando se pone a prueba el carácter de cada integrante de la institución, es la hora de mostrar quién merece vestir este escudo y a quienes les pesa la camiseta; sin la Copa (un torneo al que se le dio prioridad y seriedad) solo quedan la Liga y el Mundial de Clubes, pero en ambos torneos no fi gura en los favoritos para levantar el trofeo.

El cuerpo, el semblante y cada rostro de la nómina americanista eran los de un club magullado en lo anímico. Se tiene que arreglar lo que ha pasado en el Centenario, porque ha habido pasajes futbolísticos en los que el equipo no ha estado a la altura. No se concebía que fuera un equipo que con ese empaque se recluyera en su campo para defender marcadores.

Las secuelas del Clásico alcanzarán la tribuna, la parroquia americanista salió enfadada, porque no ven a un equipo que los represente como ellos esperan, no faltó apoyo el miércoles y no le ha faltado cobijo al club, pero la paciencia también puede tener fecha de caducidad.

“Lamentablemente se nos fue el objetivo que era conseguir la Copa, hay que tratar de dar vuelta a la página, aunque nos duela a todos, pensar en que el sábado tenemos que ganar para entrar a la Liguilla, hay que levantar la cara, esto es de hombres y hay que ganar para califi car. Nos quedan dos torneos y hay que ganar porque está todo muy peleado con los clubes que vienen detrás”, dijo Rubens Sambueza.

Para este partido, América no podrá contar con Bruno Valdez, el defensa paraguayo salió lesionado en el Clásico copero y será baja en lo que resta de competencia, una ausencia que vuelve a dejar huérfana la banda derecha que ya había presentado la lesión de Paul Aguilar, quien estará fuera varios meses.

Las opciones que tiene La Volpe es voltear a la gente de casa, el joven Edson Álvarez ya tuvo minutos de juego en el partido del miércoles y el chico mostró que tiene temple y amor por su camiseta. No le falta carácter y así lo dejó patente cuando levantó la mano para ser uno de los cobradores en la tanda de penales y acertó en su tiro.

 América debe desprenderse de su dolor, tirar del orgullo, mostrar carácter y sacar su personalidad. Si América quiere trascender, los últimos tres partidos son el escenario para presentar su candidatura. No más coartadas.