Javier Güémez se reencuentra

El mediocampista de América se dijo agradecido por el apoyo que tuvo siempre de parte de sus familiares, compañeros y directivos, en los siete meses que no jugó un partido oficial

Javier Güémez ya regresó a las canchas
Javier Güémez ya regresó a las canchas (Iván López )

Ciudad de México

Acabó el partido de Copa entre América y Mineros de Zacatecas y Javier Güémez, mediocampista de las Águilas, se hincó en el centro del campo, rezó y levantó las manos al cielo, dio gracias por haber vuelto a disputar un juego oficial. Atrás había dejado más de siete meses de espera, ya había tenido actividad en la pretemporada, pero no es la misma adrenalina de la alta competencia. Fue el último jugador americanista en retirarse al vestidor, porque quería un momento íntimo después de una larga espera.

En la zona mixta, Javier dijo que el partido de la Copa Mx fue "como cuando debuté, me voy muy contento y emocionado", apuntó sin perder el tono serio que le caracteriza. Aquel 6 de diciembre, en las semifinales del Apertura 2015 contra Pumas, en Ciudad Universitaria y tras romperse la tibia derecha, no solo se perdió la oportunidad de ir a Japón al Mundial de Clubes, también quedaba fuera para el Clausura 2016. Aunque en todo momento y a lo largo de estos meses se sintió arropado por sus compañeros y por la directiva.

"Después de tanto tiempo y volver a las canchas no fue fácil. Fue importante el apoyo que todos me dieron, mis compañeros, la directiva y mi familia, y siempre estar pensado que eres parte del equipo. Eso quedó atrás (la jugada de la lesión) siempre me mentalicé en volver a jugar un partido oficial y trabajé mucho para eso", señaló en su paso por la zona mixta.

Javier no ha vuelto, porque con firmeza asegura que "nunca deje de ser futbolista", y cuando se tiró de rodillas lo hizo para "dar gracias, a veces se nos pasa eso entre tantos partidos y entrenamientos y nos olvidamos que somos privilegiados por estar ahí adentro".

El mediocampista valoró la competencia que existe en el cuadro de Coapa por hacerse de un puesto titular, él mismo tiene que buscarse un sitio, pero está listo para ello. "Es muy importante, el equipo lo ha demostrado y se ha reflejado en el campo, la competitividad es muy dura y eso hace que cada uno eleve su nivel". Y con otro viaje a Japón en diciembre, cuando se le preguntó si está listo para estar ahí, volvió a mostrar la fe que nunca perdió en estos meses. "Si Dios quiere".