En América habrá una 'guerra' por la portería

Gabriel Farfán, entrenador de porteros de América, apuntó que Hugo González y Moisés Muñoz tienen argumentos para ser titulares y pelearán sin tregua por el puesto


Ciudad de México

La ecuación del portero titular de América para el Apertura 2016 no ha terminado de resolverse, sigue el análisis por parte del cuerpo técnico para la elección del guardián azulcrema. ¿Quién será el portero del Centenario?, el dilema quedará resuelto el sábado, cuando América inaugure el curso ante Jaguares de Chiapas, pero la disputa no cesará, habrá máxima exigencia semana a semana, los nervios tendrán que estar a tope y la voluntad deberá ser infranqueable.

Gabriel Farfán conoce el oficio de la portería, fue jugador de América por siete años (1987-93 y 1995-96) y desde 2005 ha sido entrenador de porteros en distintas categorías de las fuerzas básicas del cuadro americanista. El año pasado, tras encargarse de la preparación de los arqueros de la selección mexicana que jugó la Copa América de Chile, se integró al cuerpo técnico de Ignacio Ambriz para ser el nuevo entrenador de Hugo González y Moisés Muñoz.

A él le tocó ver la ascensión de Hugo a la titularidad y también ha sido testigo del empeño de Moisés por recuperar el puesto. El entrenador de porteros de América define como “una guerra deportiva sana” la que sostienen y sostendrán González y Muñoz, pero resalta que el beneficiado será el club, porque contará con dos porteros de primera línea para ser el guardameta azulcrema.

Gabriel recuerda ese momento de la alternancia, cuando Hugo se hizo de la titularidad a partir de la Jornada 9, en el partido contra Monarcas Morelia. “Primero, le tengo mucha confianza a los dos, yo sabía que el trabajo que venimos realizando iba a dar fruto y dio lo que esperábamos, las circunstancias se dieron para que esta vez jugara Hugo y lo hiciera de gran manera, solventando el trabajo de una figura como lo es Moisés en el futbol mexicano. Mi objetivo era generar esa competencia en el club, para que tuviéramos dos opciones de gran calidad, las tenemos desde antes, nada más era cuestión de convencimiento y de que eso se mostrará. La competencia interna siempre ha estado, pero en el torneo que viene tiene que ser muchísimo mejor”, comenta.

La portería tiene su peculiaridad, se necesita un especialista, un tipo que posea “velocidad, reacción, fuerza, pero lo que más necesita es tener la cabeza bastante fría y pies calientes”, señala Farfán como condiciones indispensables que se trabajan diariamente con los porteros azulcrema.

Farfán Infante añade que “el portero tiene que manejar el error como una constante, pero no por eso suprimirse y perder su esencia, la esencia del portero es esa: juega con el error y el acierto; puede ser el héroe o el villano y tampoco va más allá, no pasa nada más de eso. Es lo mismo una atajada al sacarla del ángulo que un error, hay que reponerse lo más rápido posible porque cada balón que viene y se acerca a la portería hay que atajarlo”.


BENEFICIO PARA EL CLUB

Entonces, Gabriel habla de las condiciones que tienen tanto Hugo como Moisés, dos arqueros de garantías y con la capacidad para el puesto. “Las características son mucha fortaleza mental, Hugo tiene mucha seguridad en las manos, tiene una salida con los pies bastante buena, tiene una visión de campo buena y, la verdad, tiene un don de mando y liderazgo; en pocas palabras te llena la portería”, dice sobre González.

Y acerca de Muñoz, explica que “Moisés es un portero de casi 500 partidos, seleccionado nacional, campeón ya en esta institución, una figura indiscutible, sus fortalezas siempre han sido que tiene una buena competencia en los balones aéreos, su toma de decisiones es de lo mejor que hay en el futbol mexicano, la verdad solo lo compararía con algunos en el extranjero, decide muy bien, pocas veces comete errores, es un portero súper seguro en la sujeción del balón”.

El entrenador de porteros de las Águilas apunta que su trabajo es “mantenerlos a los dos para que esa competencia sea real y constante, y que ninguno de los dos baje los brazos, la verdad es una guerra deportiva por el puesto, afuera de la cancha son amigos, los dos son excelentes personas como son excelentes porteros. Y esa guerra deportiva se va a transmitir y el beneficiado va a ser el club”.

Tanto Hugo como Moisés han reiterado que su objetivo es pelear lealmente por el puesto, el mensaje de uno y otro ha sido claro, no cederán, algo que Farfán ve con buenos ojos porque “es una competencia sana, dudo que sea personal, de uno contra el otro”. Y asegura que a la portería de América “le espera cosas muy buenas, le espera una competencia leal, con todo. Los dos están listos, lo han demostrado y van a hacer muy buen trabajo. Insisto, será una guerra deportiva por el puesto y qué bueno que nuestro entrenador tenga ese complejo para elegir al titular”.


NACHO DECIDIRÁ

En los partidos de pretemporada, Ignacio Ambriz repartió los minutos entre ambos arqueros. Tiempo de examen para Hugo y Muñoz. Por un lado, el joven formado en casa que, además, transmite el sentido de pertenencia; por el otro, el hombre de experiencia que ha labrado una historia de éxito desde que aterrizó en Coapa de la mano de Miguel Herrera.

Gabriel Farfán no se pronuncia por alguno en particular para ser el arquero estelar: “América tiene dos grandes porteros que están listos para, en cualquier momento, solventar bien el trabajo dentro de la portería”, dice y apunta que será Ignacio Ambriz el que tome la determinación.

“La responsabilidad cae totalmente en el entrenador, mi responsabilidad es entrenarlos al cien y si llega el momento de algún análisis lo haré como siempre lo he hecho, con fundamentos, con videos, con estadísticas, con números… los números son fríos y eso es lo que yo aportó”.

Aunque acepta que sí tendrá comunicación con Nacho para darle sus observaciones. “Esa comunicación la tenemos diario, en el día a día tenemos juntas donde vemos los avances, donde platico cómo hemos estado los porteros, lo que realizamos, las sesiones de trabajo, en qué ha mejorado cada uno, en su toma decisiones, en su fuerza, en su reacción, es lo que puedo decir, darle argumentos al entrenador para que tome una decisión que él crea conveniente”.