América vuelve a perder el control

Las Águilas son el equipo con más tarjetas rojas, cuatros jugadores han sido expulsados en los últimos dos partidos, lo que impide que Ambriz pueda darle continuidad a una idea de juego

América pierde el control
América pierde el control (Mexsport)

Ciudad de México

Cuatro expulsiones en las semifinales contra Pumas y el bochornoso incidente que protagonizaron Darwin Quintero y Rubens Sambueza, en el Mundial de Clubes (cuando el colombiano fue a buscar al capitán y le soltó un cabezazo en pleno juego) llamaron a la directiva, cuerpo técnico y la misma plantilla de América, a tomar medidas para erradicar esas actitudes.

El compromiso tomado por toda la entidad fue ubicarse entre los equipos más disciplinados, se acordaron sanciones internas que todos respaldaron. Se entendió que no se puede aspirar a competir si el grupo no está completo, porque las bajas por sanción le impiden al entrenador disponer de toda la materia prima, da igual el rival que sea o si se trata de un clásico o no. Siempre será mejor que un entrenador descarte a partir de su percepción en los entrenamientos y del rendimiento que tenga en éstos la plantilla, y no que tenga que estar alterando sus planes por las expulsiones.

5 EXPULSIONES ha sufrido América: Michael Arroyo, Oribe Peralta, Darwin Quintero, Pablo Aguilar y William da Silva.

América arrancó el torneo con la ausencia de Rubens Sambueza y Paolo Goltz. El partido contra Puebla acabó en empate a cero. Ese día, la buena noticia fue que el equipo no vio una sola tarjeta, una declaración de intenciones de que el compromiso asumido por la directiva era cosa seria.

Sin embargo, en la Jornada 2 todo cambió, en el encuentro contra Atlas llegó la primera tarjeta para las Águilas, pero no fue preventiva, sino roja. Michael Arroyo se fue al vestidor cuando el ecuatoriano golpeó a Walter Kannemann.

Además del juego de sanción, Michael debió visitar a un aficionado, regalarle su camiseta y ofrecer disculpas por su expulsión. En ese duelo también fue amonestado Pablo Aguilar.

SE DISPARAN LOS NÚMEROS

En las siguientes jornadas, América vio un total de 14 amarillas. Hasta cierto punto, había la tranquilidad de que estas tarjetas no tenían una repercusión, porque los jugadores estaban en posibilidad de jugar el siguiente partido. Hasta la Jornada 7 todo transcurría con aparente normalidad en ese aspecto, pero en el juego contra Cruz Azul se alteró la marcha del equipo en el rubro disciplinario.

Oribe Peralta y Darwin Quintero fueron expulsados por el árbitro José Alfredo Peñaloza, el Cepillo, en una acción discutida, pero que con el reglamento en la mano puede concedérsele como acierto al silbante, quien vio cómo Oribe levantó la mano y su codo hizo contactó en la cabeza del Maza Rodríguez, cuando ambos jugadores brincaron en la disputa de la pelota. 'La Máquina' había descontado el marcador y se vino arriba para sacar ventaja del hombre extra.

21 AMARILLAS suman las Águilas en el actual curso, en el partido contra Veracruz (J6) tuvieron cinco amonestados.


Las Águilas apostaron por la resistencia, el plan marchaba bien, hasta que Darwin se hizo expulsar en una acción sin sentido: en el medio campo se barrió con fuerza desmedida sobre Omar Mendoza, el silbante no pestañeó y lo mandó al vestidor. Lo siguiente fue una reacción de Cruz Azul que empató el juego en el último minuto. Las expulsiones impidieron que América se llevara los tres puntos en el primer clásico. En ese desafío hubo otras tres amarillas.

El pacto del inicio de torneo se rompió de golpe y porrazo, Ambriz pidió en la conferencia de prensa que no se hablara de indisciplina, el entrenador puede tener un dejo de razón, pero lo cierto es que en el caso de Quintero, le faltó serenidad, algo achacable al jugador, quien no leyó las circunstancias del juego.

EFECTOS SECUNDARIOS

Por si fuera poco, el perjuicio por las acciones de Oribe y Darwin tuvo arrastre, porque condicionó que América careciera de efectivos en ataque para el duelo contra Tigres. Ambriz se quedó sin pólvora y lo terminó acusando contra los felinos. En el partido del sábado, Pablo Aguilar se fue expulsado por doble amarilla, la primera la vio por una falta sobre André-Pierre Gignac pegado a la banda, la segunda cuando cortó el paso de la pelota en un pase que buscaba dar el mismo francés.

William también se marchó expulsado por doble amarilla, la primera por una barrida sobre Fernando Fernández y la segunda por insultar al árbitro que lo escuchó y le mostró la roja. El daño por las expulsiones del sábado tendrá consecuencias secundarias, en el partido contra Monarcas, América no contará con Pablo Aguilar, William da Silva y Rubens Sambueza, los dos primeros por sanción y el capitán por lesión.

Tres titulares que Ambriz deberá sustituir. Las acciones de las expulsiones pueden no ser catalogadas como actos de indisciplina, pero sí como falta de autocontrol, porque a los jugadores les faltó serenidad y si no se trabaja en eso, el daño puede ser más grande, por más códigos internos que se impongan.

LAS TARJETAS ROJAS

12 - M. Arroyo - Ser culpable de conducta violenta.

27 - O. Peralta - Ser culpable de juego brusco grave.

37 - D. Quintero - Ser culpable de juego brusco grave.

48 - P. Aguilar - Recibir una segunda amonestación en el mismo partido.

58 - W. da Silva – Recibir una segunda amonestación en el mismo partido.