Regresaré más fuerte: Darwin

El delantero de América manda un mensaje de optimismo luego de que se anunciara que es baja de forma indefinida con las Águilas; el jugador colombiano seguirá en estudios médicos y confía en que su vuelta a las canchas será en buena forma

Ciudad de México

Darwin Quintero, delantero de América, se pronunció en Twitter después de conocerse que no podrá realizar ninguna actividad físico-deportiva por una tromboflebitis que le fue detectada en la pierna derecha y no hay certeza de cuándo podrá volver a las canchas.

Ayer por la mañana, el jugador colombiano reaccionó a su situación y trasladó un mensaje de optimismo. "Hola buenos días, les confieso que fue un golpe duro de asimilar que no podré estar en las canchas por tiempo indefinido. Pero les aseguro que con Dios y la ayuda de mi familia haré todo los posible porque sea lo más pronto posible, claro está sin arriesgar mi salud. De antemano quiero darles las gracias a cada uno de ustedes por sus oraciones y buenos deseos. Regresaré más fuerte con Dios por delante, un abrazo", fue el mensaje que mandó el futbolista en su cuenta de Twitter.

Fue en los últimos días cuando Darwin presentó molestias y por ello se le practicó un estudio que detectó el padecimiento. De hecho, el viernes 26 de agosto el delantero abandonó el entrenamiento y, en compañía del médico Alfonso Díaz fue trasladado a un hospital, cuando salía de Coapa hizo un gesto de esconderse en el automóvil que lo trasladaba. Ese día, la información que proporcionó el Club, fue que el jugador había acudido a una inspección médica de rutina, se enfrió el asunto y toda la atención estuvo puesta en el Clásico Nacional contra Chivas.

En el partido contra el Rebaño, Darwin tuvo una actuación discreta, como el resto del equipo. Salió de cambio en el medio tiempo y fue relevado por Michael Arroyo, la percepción que se tuvo es que fue un movimiento que el entrenador realizaba para buscar agitar al equipo, porque no hubo alguna acción fuera de lo normal con él en el tiempo que estuvo en la cancha. Se marchó del estadio, caminando sin mayor problema y sin dar declaraciones como el resto de sus compañeros.

El lunes reportó en Coapa, todo transcurría sin sobresaltos, en la práctica del jueves se le vio en algunas imágenes que el Club subió en su cuenta de Twitter trabajar en la parte física junto a Oribe Peralta y también participando en las actividades con balón. Al parecer, fue en ese entrenamiento cuando regresaron las molestias y por ello no fue parte del amistoso que el equipo tuvo el viernes contra un equipo de la Fuerza Aérea Mexicana, vinieron los estudios y la detección de la tromboflebitis.

SITUACIÓN DE CUIDADO

El doctor Roberto Rodríguez Nava, especialista en medicina del deporte, explica que el padecimiento de Darwin Quintero se trata de "un coágulo atorado en una vena (en este caso en la pierna derecha)", el cual pudo haber sido originado por "un trauma (un golpe), se forma un coágulo que viaja y se atora en una de las venas y esto dificulta la circulación de regreso, esto produce inflamación local y disminución de la circulación a donde esté llegando esa vena".

Explicó que "tienen que investigar por qué se originó, si fue traumático o por algún problema que él (Darwin) tenga en su coagulación, una vez determinado esto se pasa al tratamiento adecuado y se maneja con anticoagulantes; no puede hacer ejercicio hasta que esté fuera del efecto de los anticoagulantes, porque cualquier impacto, caída o choque le puede producir un sangrado y es riesgoso", apuntó Rodríguez Nava.

El médico señaló que para tratar este padecimiento "lo que normalmente se hace es que se maneja con anticoagulantes, observación y esperar a que evolucione satisfactoriamente", pero matizó que puede tratarse de una situación de riesgo porque "el coágulo puede emigrar y alojarse en alguna zona vital como pulmones, corazón o cerebro y puede ser muy complicado es un riesgo para la vida". Aunque matizó que con el tratamiento adecuado "se puede disolver y no habría ningún problema".

Sobre el tiempo que Darwin Quintero puedo estar fuera de las canchas, dijo que no existe un tiempo específico, "puede ser de seis semanas a seis meses", todo dependerá de los tratamientos y los estudios que, como informó el club, ya se le realizan al futbolista para evitar cualquier complicación mayor.