América condenado por sus fallas

Las Águilas empataron con Morelia en un partido en el que los azulcremas no fueron capaces de resolver las jugadas que tuvieron

Ciudad de México

América tuvo en sus manos la victoria sobre Morelia, pudo haberse ido con tres puntos sin mayor problema, pero no lo hizo porque su puntería no estuvo fina. Gozó de ocasiones para liquidar a Morelia, las falló y acabó perdiendo dos puntos por su falta de frialdad y acabó empatando a un gol.

Al equipo de Ambriz le faltó serenidad en la zona de definición, sobre todo a Darwin Quintero que fue su hombre más peligroso, pero también el más errático. El colombiano fue punzante, pero no tuvo capacidad de resolución.

Y es que Morelia fue un equipo que no se resguardó en su campo, fue meticuloso, sabe qué hacer con el balón en los pies el conjunto de Enrique Meza, que tuvo la capacidad para propinar un par de sustos a las Águilas, de hecho, cuando América empezaba a cargar con el mando del partido un cabezazo de Jefferson Cuero fue desviado por Moisés Muñoz.

Buscaba América un reducto, trataba por una y otra banda, con Mares y Paul ensanchando el campo, con Sambueza y Osvaldo tratando de asociarse, pero ninguno de los servicios de los americanistas encontraba al compañero que rematara el balón. Por momento eran acciones repetitivas que Morelia desarticulaba sin mayores apuros.

Cuando mejor se vio América fue en los arranques de Darwin, quien a puro pulmón buscaba desequilibrar a la defensa, Quintero aceleraba y ponía en alerta a la retaguardia michoacana. Fue el colombiano el que exigió en un par de ocasiones al portero Carlos Rodríguez y éste respondió de buena manera en ambos tiros del atacante amarillo.

Tenía la pelota América, pero seguía sin ver la luz al frente, tampoco tuvo fortuna en los tiros de media distancia, porque cuando Romero y Sambueza probaron de fuera del área, el mismo arquero estuvo atento y repelió el fuego enemigo.

Morelia, en tanto, se aproximaba poco, pero en un par de acercamientos estuvo cerca de abrir el marcador, sobre todo cuando Juan Pablo Rodríguez entró por derecha y centró raso, el balón ya lo esperaba un compañero para empujarlo, pero un cruzamiento oportuno de Goltz salvó su portería. Luego un tiro de Penilla que se fue muy cerca del ángulo.

Trabado el partido en centro del campo y sin claridad en las áreas, el segundo tiempo esperaba a un jugador que se atreviera a marcar diferencia. Salió por el gol América y casi lo tuvo tras una jugada en la que Osvaldo cazó un rechace, pero su disparo se fue por encima del travesaño.

Morelia seguía esperando su chance, cada que desprendía se ponía al tú por tú con las Águilas, pero la defensa azulcrema también se fajaba para evitar el daño sobre su meta. Daba la impresión de que el juego quería crecer en pulsaciones.

Se aceleró América en un contragolpe gestado por Quintero, el colombiano la llevó y buscó a Romero, rechazó la defensa y de nuevo Darwin tocó para Sambueza que la prendió de bolea, pero Rodríguez rechazó a saque de esquina. Ahí encontró la llave América, Rubens cobró el córner y encontró a Bruno Valdez, el central guaraní abrió el marcador al 60', con un gol marca de la casa.

Ambriz no se refugió en la ventaja, hizo a su equipo más agresivo con la entrada de Ibarra y Arroyo, que Morelia se preocupara por defender y no por atacar. Tuvo el segundo en los pies de Darwin, otro eslalón en el que se fue de la defensa, pero su tiro se fue por un costado, luego en un cabezazo del mismo colombiano que echó la bola a un lado.

Dicen los clásicos del futbol que gol perdonado, gol en contra, América le dio vida a Morelia y Jorge Zarate al 79' empató el juego con un cabezazo y después puso la pelota en el poste para

salvarse del segundo. No espabiló América que tuvo en Muñoz a su mejor hombre al salvar su portería sobre el final del juego. A las Águilas les hace falta ser más contundentes.