Los 'cracks' que el América ha 'echado a perder'

En los últimos años, varios jugadores han llegado con un gran cartel a las Águilas; sin embargo, durante su paso por Coapa, el nivel que mostraron quedó lejos de lo esperado.

Romero, Benedetto y Vicente Sánchez son algunas de las grandes contrataciones que nunca rindieron en el América.
Romero, Benedetto y Vicente Sánchez son algunas de las grandes contrataciones que nunca rindieron en el América. (Imago7/Mexsport)

Ciudad de México

Darwin Quintero dejará el América para emigrar a la MLS, donde se unirá a las filas del Minnesota United. Desde su llegada en el 2015, proveniente del Santos, equipo en donde logró dos títulos, en el Clausura 2012 y Clausura 2015, además de llegar con los Guerreros a varias Finales de Liga y de Concachampions, el volante colombiano nunca pudo consolidarse como un indiscutible en el XI de las Águilas, pues sus buenas actuaciones se daban a cuentagotas.

Chispazos de buen futbol y esporádicas pinceladas; un partido bueno y cinco malos. Esa fue la historia de Quintero en poco más de tres años como jugador del conjunto de Coapa, lleno de irregularidad, intermitencia e -incluso- algunas indisciplinas en últimas fechas.

El volante colombiano de 30 años se agrega a una lista de jugadores que llegaron como auténticas 'bombas' a las Águilas, por su capacidad, juego y calidad, pero que con la camiseta azulcrema nunca pudieron dar el salto de calidad. Su irregularidad los limitó a únicamente dar esporádicas demostraciones de su buen juego.

Darío Benedetto

Benedetto debutó en el futbol mexicano en 2013, con los Xolos de Tijuana. En su primer partido, el atacante argentino anotó tres tantos, pero después su consolidación no fue fácil. Aún así, el Pipa, logró, con mucho trabajo, afianzarse como el '9' indiscutible del conjunto de la Frontera.

Para el Clausura 2015, Benedetto llegó al América para acompañar a Oribe Peralta en el ataque americanista, siendo parte importante en la obtención de los títulos de las Concachampions 2014-2015 y 2015-2016.

Sin embargo, para el primer semestre del 2016 su rendimiento bajó considerablemente. Se la pasaba lesionado, no era tomado en cuenta en las convocatorias por su poca rentabilidad, razones que lo hicieron abandonar Coapa, para irse al Boca Juniors.


Vicente Sánchez

El extremo uruguayo marcó una época con el Toluca. En los siete años en que Vicente Sánchez vistió la playera de los Diablos, el mediocampista ganó dos títulos de Liga, fue catalogado como el mejor futbolista extranjero en México del 2006, se mantuvo como seleccionado de la Celeste, participando en las eliminatorias para el Mundial de Alemania y la Copa América de 2007.

Tras consagrarse con el Toluca, Sánchez se fue a la Bundesliga para jugar con el Schalke, equipo con el que pasó sin pena ni gloria durante dos temporadas. Para el Apertura 2010, el volante regresó con gran cartel al América, para acompañar a Ángel Reyna, a Daniel Montenegro y a Matías Vuoso en la ofensiva azulcrema.

En tres torneos con las Águilas, Vicente Sánchez anotó 11 goles, además de tener ocho asistencias. Su paso por el América dejó mucho qué desear. Su salida fue bastante discreta.


Christian Bermúdez

Uno de los futbolistas que más cualidades mostraba desde sus inicios, las cuales lo catapultaban como unas de las figuras más promisorias del balompié mexicano.

En los cuatro años y medio en los que vistió la camiseta del Atlante, el Hobbit logró el título del Apertura 2007, el Campeonato de la Concachampions 2008-2009, además de asistir al Mundial de Clubes. Entre 2010 y 2011 fue considerado por José Manuel de la Torre para ser parte de la selección nacional.

En el Clausura 2012, Bermúdez llegó al América para dar el salto de calidad y catapultarse como uno de los futbolistas más interesantes de aquel momento. No obstante, su rendimiento comenzó a decaer conforme pasaron los partidos, hasta pasar a un rol muy efímero.

A pesar de conseguir el título del Clausura 2013, su estadía en el América pasó de noche, sin grandes actuaciones. A partir de ahí, comenzó la paulatina caída de su carrera.

Vicente Matías Vuoso

Entre el 2003 y el 2006, tiempo en el que duró la primera etapa de Vuoso con el Santos, el atacante argentino dio cátedra de su gran olfato goleador. Llegado a México, proveniente del Manchester City, el Toro anotó 72 goles con los laguneros y ganó los títulos de goleo del Clausura y Apertura 2005.

Matías Vuoso se mantuvo en cuadro de la Comarca unos meses más. Para el segundo semestre del 2006, fue presentado con bombo y platillo como nuevo refuerzo del América, llegando junto a Salvador Cabañas al cuadro americanista. Las realidades entre los dos atacantes fueron muy distintas. El argentino sólo pudo anotar cinco tantos.

Para el 2007, el Toro volvió a Santos, donde consiguió el título del Clausura 2008. Su buen rendimiento y anotaciones, hicieron que Vuoso volviera al América para el Apertura 2010. Sin embargo, en dos años, el ariete tuvo resultados muy similares a los conseguidos durante su primera etapa.

En total, en sus dos estancias con las Águilas, el argentino anotó 10 goles y tuvo ocho asistencias.

Daniel Montenegro

Uno de los ejemplos más claros de inconsistencia en el América es el de Daniel Montenegro. El volante argentino, quien llegaba con gran plantel además de experiencia en Europa, aterrizó en Coapa para ser el motor en el medio campo de las Águilas.

Su calidad era indiscutible, pero su irregularidad e indisciplina lo limitaban considerablemente. En su paso con América, entre el Apertura 2009 y el Apertura 2012, Montenegro anotó 27 goles y tuvo 19 asistencias.

A pesar de que en la segunda parte de su estadía en Coapa usó la camiseta '10' del equipo, nunca pudo justificar por qué utilizó ese número.

Silvio Romero

Su buen paso y consistencia goleadora en Jaguares de Chiapas, dieron cartas a Silvio Romero para unirse a las filas del América para el Apertura 2016. En sus primeras dos temporadas con las Águilas, el Chino no defraudó, al anotar 19 tantos.

No obstante, con la llegada de Miguel Herrera para el segundo semestre del 2017, Romero cayó en una baja de juego muy notoria. Sus fallas le costaron varios puntos al América. De hecho, en la parte final de su estadía, ni siquiera era tomado en cuenta para las convocatorias.