América: las claves de su resurrección

Sin un juego espectacular, pero sí ordenado y efectivo, el América de La Volpe se enfila a la Liguilla del torneo


Peralta y Arroyo en festejo de gol
Peralta y Arroyo en festejo de gol (Imago7)

Ciudad de México

Este América no conquista ni enamora, es más, posiblemente a pocos realmente les guste un mínimo. Pero es efectivo, suma y ya está encarrilado rumbo a la Liguilla, y eso es realmente lo importante. En una de sus versiones más escuetas, las Águilas han sabido transformarse en un equipo ordenado y sólido para derribar tantos golpes que llegaron a poner en tela de juicio el proyecto de Ricardo Antonio La Volpe.

Y es precisamente el Bigotón el protagonista del resurgimiento del América. El entrenador ha sacado a relucir toda la experiencia que posee y se ha adecuado a la materia prima con la que cuenta. Con uno de los planteles americanistas más limitados de los últimos años, La Volpe ha sabido sacar provecho de cada pieza, ha promovido canteranos y ahora tiene un conjunto compacto que ha resurgido después de un mal comienzo.

“Tenemos un grupo muy unido, se respetan y cada uno me demostró que quiere ganar. Antes no corrían como ahora; solo nos está faltando ser espectaculares”, dijo luego del triunfo ante Necaxa.

LAS DOS CARAS DEL AMÉRICA

América fue uno de la Jornada 1 a la 7 y otro totalmente opuesto de la 8 en adelante. En sus primeros juegos, las Águilas padecieron la falta de descanso y pretemporada, así como las lesiones que empezaron a menguar en la plantilla. En esos partidos los dirigidos por La Volpe cosecharon cuatro derrotas, dos triunfos y un empate; es decir, siete puntos de 21 disputados, un 33 por ciento de efectividad.

Luego de la derrota en el Clásico ante Chivas (Jornada 7), el equipo vivió un levantón muy importante. Pues en sus últimos seis encuentros no ha vuelto a perder y lleva cuatro triunfos y dos empates; es decir, 14 puntos de 18 que han estado en disputa, con una efectividad del 77 por ciento.

Ahora, tiene la calificación en sus manos, con tres juegos en casa y solo uno fuera, así que puede aspirar a terminar en los primeros lugares de la tabla general.

Sí, con un plantel ajustado, La Volpe ha hecho un equipo competitivo, que ha sabido levantarse de la mala racha y de varios inconvenientes. Ahora se perfila a una nueva Liguilla donde nunca se le debe dar por muerto.

1 Ha librado los obstáculos

El gran mérito que ha tenido La Volpe ha sido la de eludir los obstáculos que se le han presentado en esta temporada. De inicio, su equipo no tuvo una pretemporada, debido a que fue finalista y jugó el Mundial de Clubes; luego, la directiva tardó mucho en cerrar la contratación de refuerzos e incluso dio la sensación que le faltó al menos uno más. Ya en la competencia se le empezaron a lesionar piezas claves como Paolo Goltz, Cecilio Domínguez, Renato Ibarra, Darwin Quintero y Miguel Samudio; además, de perder por sanción a Pablo Aguilar.

2 La solidez defensiva

Luego de la victoria contra Necaxa, Ricardo La Volpe fue muy enfático en la importancia de la solidez que ha mostrado su defensa en los últimos partidos:”Qué bueno que sumamos, los felicito por el orden y la disciplina, son sólidos atrás, les dije a los jugadores ‘por ustedes tenemos tres puntos’”. América ha recibido 12 goles en 13 juegos, pero en los últimos seis (los de su buena racha) apenas le han hecho tres, además en sus tres partidos recientes no ha recibido. Otro dato de su gran fortaleza defensiva es que como local no le han hecho ninguna anotación en lo que va de la temporada.

3 El Azteca su fortaleza

América ha encontrado en el estadio Azteca su verdadera fortaleza. Las Águilas han ganado cuatro juegos de los cinco que ha disputado (solo empató contra Puebla en la Jornada 6), además, no ha recibido gol todavía. Incluso, desde que el Bigotón llegó al nido de Coapa no ha perdido en su cancha y ya acumula una racha de 11 juegos, incluyendo la temporada pasada. Para este campeonato, las Águilas apuestan a su dominante condición de local para llegar lo más alto posible a la fase final, pues tres de sus últimos cuatro juegos serán en el Coloso de Santa Úrsula.

4 El peso de la cantera

Al América se le empezaron a lesionar varias piezas importantes. Fue entonces que Ricardo Antonio tuvo que recurrir a la cantera de las Águilas, ésa que fue ignorada en los anteriores procesos. Desde el torneo pasado el Bigotón demostró que sigue manteniendo ese buen ojo para las jóvenes promesas, pues decidió darle continuidad a Edson Álvarez. Para esta temporada, el entrenador argentino le ha dado juego a canteranos como Diego Lainez, Ricardo Marín y Carlos Rosel, sobre todo el primero, quien se ha convertido en una de las principales promesas del conjunto americanista.

5 Su gran experiencia

Ha quedado claro que Ricardo la Volpe ha puesto todo su conocimiento y madurez en ésta su segunda etapa con el América. Ricardo Antonio se ha acoplado a la institución y no al revés. Sabe que en las Águilas cuentan los resultados y por eso ha hecho un diagnóstico preciso para reconocer que, hoy en día, su estilo espectacular no tiene cabida porque no cuenta con los elementos indicados. Además, sigue demostrando esa capacidad para hacer que sus jugadores se acoplen a diferentes posiciones durante los partidos. Ya no es el entrenador arrebatado de antes.