América es eliminado de Concachampions

El conjunto de Miguel Herrera perdió por un marcador global de 4-2 ante el Toronto FC

Oribe Peralta en lamento
Oribe Peralta en lamento (Imago7)

Ciudad de México

Sería una batalla de poder a poder. Bajo el “no los vamos a decepcionar” del entrenador, Miguel Herrera y un “eliminaremos al América para que hablen de la MLS” del jugador Victor Vazquez fue cómo el duelo de vuelta daba tintes de ser un verdadero espectáculo.

América tenía que remontar el 1-3 de la ida. Con el apoyo de su afición, que en ningún momento dejó de alentar, mostró sus mejores acciones ofensivas, pero un error puntual de William Da Silva los dejó fuera de la competencia. Las Águilas cayeron por 4-2 global ante Toronto; Jonathan Osorio, autor del gol y Alex Bono, portero del equipo canadiense, fueron sus verdugos. Mateus Uribe descontó desde el punto penal.

DE NADA VALIÓ EL DOMINIO

Las Águilas estaban obligadas a ganar por tres razones. La primera era por su gente que, a pesar de la lluvia, se dio cita en el estadio Azteca; la segunda, por la grandeza que ostenta en Concachampions y la tercera porque en la otra llave Chivas ya había dado cuenta del New York Red Bulls.

Esta era la hora de la verdad. América no titubeó y comenzó a ser dominante, a hacer suyo el balón. De forma muy temprana, el Toronto tuvo que quemar su primer cambio: Altidore salió al lastimarse en una jugada y fue relevado por Ricketts.

Ese pudo haber sido el indicio de que América aprovecharía para dar la campanada. Y es que los locales se fueron encima del arco canadiense con tres acciones seguidas: un cabezazo de Bruno Valdez que se fue desviado, un tiro centro de Andrés Ibargüen que se quedó en las manos de Bono y un disparo de Renato Ibarra con el que el portero también se quedó.

Sin embargo, el dominio azulcrema que resultaba esperanzador fue apagado al minuto 12. Jonathan Osorio se encontró con un rechace de William Da Silva y ante el desacomodo de la zaga americanista, solo empujó el balón para poner el 0-1 y dejar contra las cuerdas al América (4-1 global).

Después del gol, las Águilas no se echaron atrás. Tenían el apoyo total de su gente y siguieron insistiendo. Al 19’ pudieron haber encontrado premio con un error de la defensa canadiense, pero el autogol fue anulado. Bruno Valdez, quien hizo el remate previo, estaba en fuera de lugar.

Nada apagaba las intenciones de América, pero se encontraron con dos grandes obstáculos para concretarlas: el primero fue Bono.

Al 22’ Renato Ibarra se animó con un tiro de larga distancia que rebotó en el portero de Toronto e inmediato a eso, el arquero le atajó un derechazo a Mateus Uribe.

Las líneas defensivas del cuadro visitante eran claramente superadas por los americanistas, pero la contundencia también les jugó en contra. El reflejo de ello fue al 28’ cuando Oribe Peralta, a pase de Paul Aguilar, tiró de una diagonal que pasó a centímetros del arco.

Fue un primer tiempo bastante movido. América tuvo un par de ocasiones más con Valdez, Ibargüen y Henry Martín pero el guardameta canadiense les apagó toda esperanza. Sí, el cuadro de Coapa se fue al vestidor como ese equipo que se ha hecho fuerte y temido en su casa por su amplio dominio, pero la realidad era otra. Estaban con un pie fuera de la competencia.

ADIÓS, FINAL

El 1-4 que ya distaba el marcador global era una losa difícil de levantar para unas Águilas que apelaban a sus antecedentes bajo este tipo de circunstancias para ir por la remontada.

El Piojo Herrera buscó un revulsivo y apostó por Diego Lainez que entró junto con Alejandro Díaz en los lugares de William Da Silva y Henry Martín.

Al 53’ Lainez mandó un pase filtrado, pero ninguno de sus compañeros pudo controlar en el área; cuatro minutos después, el juvenil de América se animó con un tiro de larga distancia que se fue por un lado.

Tal y como había pasado en la primera parte, el Toronto al ataque estaba desaparecido; Marchesín no había tenido mayor participación. El cuadro canadiense, con gran ayuda de Bono, se dedicaba a defender su ventaja de los embates que seguían produciendo las Águilas. Al 62’ un cabezazo del Güero Díaz de nueva cuenta era atajado por el portero, figura indiscutible del partido.

Los minutos no dejaban de correr y América comenzaba a caer en la frustración. Intentó sacar jugo de cualquier balón parado, de todo centro, pase filtrado, pero el gol siempre se le negó hasta los minutos finales en que por la vía penal Uribe descontó.

América las tuvo y no pudo luchar por la posibilidad de ir a otro Mundial de Clubes al caer ante un rival que supo jugar con su desesperación.

Ahora el Toronto está a un paso del sueño y está dispuesto a dejar todo en el campo en la final contra Chivas y acabar con la hegemonía de la Liga MX en el torneo regional.