El 5-0 que le costó el puesto a La Volpe

Joel Sánchez recordó la tarde de aquel Clásico en el que destrozaron al América, el que hace que los aficionados tengan en la memoria a aquel plantel, y el que hizo que despidieran al 'Bigotón'

Clásico Nacional Invierno 1996, Chivas derrota 5-0 al América
Clásico Nacional Invierno 1996, Chivas derrota 5-0 al América (Mexsport)

Ciudad de México

Hay partidos que sirven a algunos futbolistas para guardarse en los recuerdos de los aficionados, pero que para otros resultan atroces. Entre aquellos episodios que ha dado el clásico nacional a lo largo de su historia, hay uno especial, ese que aún presumen varios fanáticos de las Chivas por lo que representó, el que mantienen los jugadores rojiblancos en el recuerdo, y el que perjudicó a figuras como Ricardo La Volpe y Luis García.

El Guadalajara aún vivía el embeleso del título del Verano 96, y como campeón recibía al América en el Estadio Jalisco aquel 24 de agosto, el día en que vencieron a las Águilas 5-0.

Joel Sánchez, quien había hecho excelente mancuerna con Claudio Suárez, recordó algunos momentos de ese tan feliz pasaje para ellos.

“Son de esos partidos que no se olvidan, un 5-0 histórico en el Jalisco, con un equipo muy dinámico, que jugaba bien al futbol, que contagiaba a la afición, y obviamente con un valor agregado por el rival que estaba en turno, un clásico, llenísimo, a reventar, cobró mayor valor y claro que lo guardamos por siempre en la memoria”, dijo a La Afición.

Ramón Ramírez, Sergio Pacheco, Tilón Chávez, y Gabriel García en dos ocasiones, concretaron los tantos. Pero justo cuando apenas iban 2-0, Luis García perdió la cabeza, y tras una barrida a destiempo al Tiburón lo pintaron de rojo. La afición no se cansó de reprocharle dicha acción.   

“Chivas iba a terminar ganando, eso estaba muy claro, de hecho cuando se dio la incidencia con Luis García ya íbamos 2-0, había un dominio total, de hecho la patada se da por la impotencia total que tenían los jugadores de América, una impotencia que se veía en la cancha, ya se reclamaban muy fuerte en el campo, por el dominio total que tenía Chivas, que fue mucho mejor desde principio a fin. Esa expulsión no influyó tanto para que se diera ese marcador contra
América”, dijo el Tiburón.

Y entonces, se vino el vendaval rojiblanco. Ramón Ramírez y Alberto Coyote manejaban el mediocampo con pinceladas exactas, que hicieron lucir el ataque. Atrás, el Tiburón y Claudio no permitieron sustos.

“Esos partidos no quieres que se terminen nunca, sobre todo cuando le vas ganando y goleando, que la gente está volcada apoyándote contra el rival deportivamente hablando. Nosotros como defensas sabíamos que no podíamos aflojar en ningún momento, no podíamos aflojar en ningún momento para que fuera una victoria contundente y fue muy merecida para Chivas”.

No hubo broncas en ese encuentro, quizá, porque los americanistas no tenían mucho que pelearle con palabras o manotazos al rival. No había argumentos de ningún tipo.

“La verdad que ellos estaban tan ocupados reclamándose entre ellos que a nosotros ni se volteaban a ver, nosotros estábamos enfocados en lo nuestro, siempre respetando al rival, pero a veces les quieres meter otros cinco, nunca hubo una fricción o conato de bronca, porque estábamos enfocados en lo que estábamos, en nuestro futbol, y además estábamos goleando”.

Sánchez tiene claro que “ese año fue redondo, fuimos la mejor defensiva, la mejor ofensiva y Gabriel García estaba peleando el título de goleo en ese tiempo para nosotros, alzamos el título después de que Chivas no era campeón tras diez años, tuvimos al menos seis seleccionados nacionales para Copa América, era como vivir un sueño, y ese año también se le ganó al América”.

Ése día le costó el trabajo al entrenador del América, Ricardo La Volpe, con apenas cinco encuentros que había dirigido. El mal recuerdo para algunos fue la gloria de otros.