Derrotas al hilo no era una situación alarmante: ‘Chepe’

Daniel Guerrero, mediocampista de América, señala que en el equipo no existía preocupación por las dos derrotas seguidas, pero sí la necesidad de recobrar algunos conceptos

'Chepe' Guerrero
'Chepe' Guerrero (Iván López )

Ciudad de México

Las derrotas que América sufrió ante Chivas y León tuvieron su dosis de golpe anímico, pero también algo futbolístico, a las Águilas les faltó claridad ante el Rebaño para poder abrir la defensa rojiblanca y frente a León un poco de lo mismo aunado a le generación de juego desde la segunda línea y que el equipo se hizo largo.

Por eso, la victoria ante Jaguares era imperativa, para mantenerse en la pelea por los primeros lugares de la clasificación y también para mejorar el estado anímico.

Daniel Guerrero fue una de las modificaciones que realizó Nacho Ambriz en su once inicial, el Chepe ejerció de mediocampista de contención junto a Osvaldo Martínez. Mientras Javier Güémez fue a la banca, Guerrero dijo que esto son solo decisiones del entrenador y que a él le correspondía estar concentrado y cumplir con las tareas asignadas.

"Aquí no se le quita el lugar a nadie, me tocó jugar a mí por decisión técnica y el siguiente partido tocará acatar la decisión del técnico. Cuando nos toca jugar o cuando no nos toca jugar apoyamos de la misma forma. Mi trabajo es tratar de hacer lo que él (Ambriz) me pide y me pidió exactamente eso: no salirme del centro, tener orden. Cosas que son tácticas y que trato de hacer de la mejor forma para bien del equipo, pero el equipo había tenido eso también con Javier (Güémez) y con Osvaldo (Martínez)".

Chepe comentó que victoria del fin de semana cayó bien "sobre todo la confianza que habíamos perdido con dos partidos perdidos, en esta institución hay mucha presión; con una (derrota) se encienden los focos rojos para regresar a la senda del triunfo, con dos partidos ni hablar. Lo importante era ganar".

Reconoció que en la charla que el equipo tuvo la semana "no hubo reproches, no hubo nada, simplemente que el equipo tuviera confianza de que íbamos a salir de dos resultados negativos. Tampoco era cosa tan alarmante como la prensa lo hace".

Entonces analizó qué había ocurrido en los partidos contra Chivas y León. "No recibíamos gol y metíamos tres o cuatro; contra Chivas no se pudo meter las que tuvimos y nos llegaron pocas veces y nos las hicieron, eso desespera un poco. Contra León fue un partido atípico, perdimos mucho orden, nos quisimos volcar al frente y dejamos mucho espacio. Hablamos de regresar al orden táctico que tuvimos".