América recupera el gol

Oribe Peralta trabaja al ciento por ciento y su participación ante Cruz Azul se encuentra garantizada para que las Águilas busquen volver a la victoria

Peralta se prepara para bel duelo ante Cruz Azul
Peralta se prepara para bel duelo ante Cruz Azul (Imago7)

Ciudad de México

Oribe Peralta está al cien por ciento, se le nota en buen estado de forma, listo para la batalla del estadio Azul. Hay motivos para ser optimistas en Coapa de cara a este compromiso, aunque el delantero de las Águilas aún usa la máscara protectora en el rostro, en las prácticas muestra intensidad, compromiso, solidaridad. Ese espíritu que siempre se le ha reconocido al Cepillo, un tipo que defiende la causa y al que ha echado de menos el americanismo.

El Cepillo volverá a la actividad, en el estadio Azul, un partido capital para la institución y que precisa contar con los mejores elementos, Peralta es un tipo al que no se le puede ver como opción de relevo, porque se sabe que dejará hasta la última gota de sudor para ser uno de los líderes que comanden la reacción azulcrema en el torneo.

Esta semana se ha visto al delantero participar en los entrenamientos sin mayores problemas, usa la máscara cuando se juega el interescuadras, pero en los ejercicios físicos se desprende de ella. El viernes pasado demostró el feeling que tiene con el gol que anotó en la victoria que el equipo tuvo en un juego amistoso. Un motivo más para sonreír.

La presencia de Oribe le aportará carácter al ataque azulcrema, peleará cada balón, de eso no hay duda, pero generará más atención en la defensa celeste, es un tipo al que hay que marcarlo a conciencia, porque en cualquier momento puede hacer daño. La efectividad del Cepillo es de las más altas, apenas ha jugado dos partidos, 165 minutos en los que marcó tres goles, el hat-trick que le anotó a Toluca en la Jornada 2. Después vino el viaje a Brasil y la fractura de nariz, días en los que se sacó el ábaco para tener una certeza de cuándo volvería al campo.

Los plazos se han cumplido en tiempo y forma, lo advertía el doctor José Guadalupe Vázquez cuando el día de la operación señaló que el delantero ya pensaba en la recuperación y en volver de la mejor forma. Si hay un hombre al que le ajuste medirse a Cruz Azul es Oribe, un equipo al que en los últimos tres partidos les ha marcado gol, cuando le anota a La Máquina, América no pierde. Y encima puede haber un sentimiento especial para este juego, pues el curso pasado anotó y fue expulsado ante los celestes.

No han sido días fáciles para el americanismo, ha pasado poco más de semana de que la directiva y los capitanes del primer equipo dieran la cara por la bochornosa derrota ante Chivas, después el equipo se encerró en Coapa con la misión de recuperar sensaciones, pero sobre todo con la necesidad de apuntalar todas sus líneas y los conceptos que se quebraron ante el Rebaño.

El fin de semana se dio a conocer el padecimiento que sufre Darwin Quintero y que lo tendrá de baja por tiempo indefinido, una situación que afecta y afectará moral y futbolísticamente a la institución, pero el equipo busca canalizar estas situaciones y convertirlas en un punto de motivación para el partido de este sábado contra Cruz Azul. Oribe también, porque es un amigo íntimo de Darwin, no hay que descartar que en caso de anotar haya algún mensaje para el colombiano.

Ignacio Ambriz tendrá dos delanteros a su disposición, el sábado es un buen día y Cruz Azul y el estadio Azul, un rival y un escenario perfecto para pensar en poner a Oribe junto a Silvio Romero en el eje de ataque, estará en Nacho decidir si lo hace o no, pero al Cepillo hay que mandarle al campo, porque es ahí donde mejor fluye.