Toluca se impone y le quita el invicto al América

Renato Ibarra abrió el marcador del encuentro; sin embargo, Rubens Sambueza y Osvaldo González dieron la vuelta al partido y le quitaron el invicto al equipo 'azulcrema'

Toluca se impuso en el Azteca
Toluca se impuso en el Azteca (Imago7)

Ciudad de México

Punto final al invicto, América se quedó en 11 partido sin perder, porque ayer colapsó ante Toluca, los Diablos fueron un equipo de buena madera que no se intimidaron en el estadio Azteca, al contrario, fueron atrevidos y se llevaron más que tres puntos y terminaron con la imbatibilidad de las Águilas, pues también lo bajaron en la clasificación general y lo dejaron en desventaja para el partido contra Cruz Azul.

El equipo de Hernán Cristante fue inteligente y aunque le costó, supo aprovechar las condiciones del juego, sobre todo el hombre de más que tuvo por 55 minutos tras la expulsión de Bruno Valdez, pero aún once contra once no se achicó.

Y es que un partido que inició con el escenario a favor de América se fue convirtiendo en un encuentro en el que no midió las pulsaciones del mismo y pasó a ser un escenario adverso del que no pudo volver.

Apenas arrancó el partido cuando las Águilas se pusieron en ventaja, los Diablos aún no acababan de palpar el césped cuando el cuadro de Coapa montó un contragolpe vertiginoso.

Jérémy Ménez cazó un rechace y de primera soltó una pelota larga para Ibarra, el servicio del francés tomó mal parada a la defensa de los Diablos, una pelota parada a su favor terminó convirtiéndose en una acción en contra, porque el ecuatoriano se subió a la motocicleta, dejó atrás a los jugadores que iban tras de él y cuando se midió a Alfredo Talavera lo batió con un tiro raso al minuto de partido.

Pero Toluca no es un equipo que se amilane ni se derrumbe, no lo ha sido a lo largo del torneo y por eso pelea la parte alta de la tabla, no se estresó el cuadro de Hernán Cristante, al contrario, supo regresar al juego a través de la pelota, con buenas posesiones y asociaciones en campo rival.

Le tomó sabor al juego el conjunto escarlata y poco a poco se fue acercando a Agustín Marchesín, sobre todo con Luis Quiñones que se la jugó en el mano a mano con Edson Álvarez, el colombiano fue una vía constante de peligro para los Diablos que recuperaron la pelota en la salida de las Águilas, Barrientos la abrió para Quiñones, quien sacó un tiro que Marchesín rechazó, pero la escupió al centro, Sambueza fue más vivo y remató el balón para empatar el partido.

Los nervios entraron el cuerpo de los americanistas que no lograban meterse al partido, no veían la pelota y por ende no procesaban el partido como querían. Marchesín falló en una salida y le regaló el balón a Canelo, pero el argentino lo adelantó y se perdió el segundo para su escuadra.

Lucía con mejor cuerpo el visitante, pero de a poco le bajó las revoluciones América, aunque en esos momentos que no veía la bola varios de sus jugadores fueron amonestados, uno de ellos fue Bruno Valdez, el paraguayo vio la amarilla por manotear al árbitro, una tarjeta innecesaria que le pasó factura, porque al 34' vio la roja por una falta sobre Canelo, cuando parecía que ya le había ganado la posición al delantero escarlata.

Los de Coapa tenían que reorganizarse, porque Toluca olía la sangre y palpaba los nervios en el conjunto amarillo, encima, Jérémy Ménez se lesionó y tuvo que ser sustituido por Joe Corona. Lo mejor para las Águilas era irse al descanso y reorganizarse en todas las líneas, pero sobre templar los nervios.

Cristante fue valiente al inicio del segundo tiempo, sabía que era el momento para no especular y sacó un medio de contención (Leonel López) para darle ingreso a otro delantero (Fernando Uribe).

El Piojo buscó que su equipo no perdiera la cuadratura, Corona y Guido en la media de contención, Edson pasó a la central, Renato a la lateral derecha y Mateus a jugar como volante por esa banda. Oribe solo en ataque... Iba a tener poco parque el cuadro local y mucho esfuerzo defensivo para no perder el partido y, por añadidura, su condición de invicto.

Como era de esperarse, fueron los Diablos los de mayor posesión de la pelota y América más organizado de medio campo para atrás, a la espera de que con cierta paciencia y un poco de fortuna, pudieran gozar de alguna aproximación al área choricera.

Y la tuvo la minuto 59, cuando Oribe le ganó la posición a Osvaldo González, el Cepillo aguantó a la llegada de Mateus, el colombiano chutó con derecha, pero su tiro fue justo al sitio donde estaba Alfredo Talavera y el portero evitó que las Águilas tomaran ventaja en el partido.

Aunque Toluca no había amenazado con vehemencia, Marchesín evitó el segundo de los Diablos cuando Canelo controló un servicio de Sambueza, el argentino avanzó y tiro, pero Agustín evitó con el pie la caída de su marco.

Creció el partido, porque América no lucía mal con uno menos, era menos profundo, pero masticaba más el juego. Oribe acarició el segundo en un remate con la cabeza que se fue por un lado.

Fue un partido caliente, en las tribunas con un gran ambiente y la mejor entrada en lo que va de temporada, y en el campo cuando Miguel Herrera y Hernán Cristante se empujaron sobre la banda, por lo que el árbitro, Jorge Antonio Pérez, expulsó a los dos.

Le faltaba claridad a Toluca que no lograba explotar el hombre extra, ni encontrar algún espacio en la defensa azulcrema, que sostenía la igualada; sin embargo, a falta de diez minutos hubo una pelota parada que cobró Sambueza, el ex americanista puso el balón en el área chica y Osvaldo González alcanzó a rematarla con el pie derecho para acabar con el invicto de las Águilas.

Sin embargo, los daños no solo fueron en el marcador, también en la tabla, pues América pasó de la segunda plaza a la cuarta, además Bruno Valdez no podrá estar en el juego contra Cruz Azul, tampoco Miguel Herrera se sentará en banquillo y habrá que ver cuánto tiempo queda fuera por lesión Jérémy Ménez. Toluca causó muchos estragos, América sucumbió y perdió más que tres puntos.