América extiende el torneo

Las Águilas derrotaron a Necaxa y se enfrentarán a Tigres en la Final del Apertura 2016, lo harán el 25 de diciembre cuando vuelvan del Mundial de Clubes


Ciudad de México

América lo volvió a hacer, es un equipo que en los últimos años se ha acostumbrado a ser protagonista y a estar en la disputa de los títulos, un semestre que llegó a tener jornadas de pesadilla y que incluso obligó a un cambio de entrenador ha sido rescatado por Ricardo La Volpe. Las Águilas confirmaron su mejor pedigrí y vencieron a Necaxa por 2-0 (3-1 global) y amarraron su pase a la Final del Apertura 2016, la cual se jugará el 22 y 25 de diciembre, porque este lunes los azulcrema se van a Japón para participar en el Mundial de Clubes, ellos seguirán en actividad y será Tigres el que debe encontrar la manera de no perder el tono.   

Anoche, consciente de su necesidad de marcar goles en el Azteca, fue Necaxa el equipo que buscó asumir una postura más atrevida, pero la gasolina le duró poco a los Rayos, porque ese aceleramiento fue bien contenido por las Águilas, el conjunto azulcrema se ha estructurado muy bien defensivamente y sabía que debía tener los nervios alerta para evitar una sorpresa de los hidrocálidos.

Tenía prisa el conjunto de Alfonso Sosa, pero tampoco se arriesgaba en demasía, no perdía de vista que América es un equipo con gente vertiginosa y no cedía espacios. Ninguno se atrevía de más, por lo que el partido cayó en un escenario de mutua cautela, un error podría encender a cualquiera y por ello priorizaban el orden en la retaguardia.

Sin algún espacio para ofender, a América le faltaba fineza en ataque, no había un hueco por donde pudieran hacer daño, buscaban Darwin, Ibarra y Oribe, pero ninguno lograba consumar una jugada puntillosa que desmontara el muro hidrocálido. Los dos jugaban al error del adversario.

Lo único que pudo lograr en ataque América en el primer tiempo fue un tiro de William da Silva tras una jugada de pulmones de Ibarra, pero el disparo del mediocampista brasileño fue desviado por De Luna. Y sobre el final del primer tiempo, un centro de Samudio para Darwin fue cortado por la zaga necaxista. Esas fueron todas las noticias de las Águilas en ataque, pero seguían con el boleto a la Final.

Necaxa sí fue el que tuvo las mejores aproximaciones, las dos por conducto de Luis Galleos, primero un tiro de media distancia que obligó a Moisés a conceder un tire de esquina. El portero de las Águilas mantenía a su equipo, y demostraba que la llegada de Marchesín también ha sido un punto de motivación para agrandarse en acciones puntuales. El mismo Gallegos remató con la cabeza un córner y puso la pelota en el palo, se salvaba América que se marchó al descanso con el resultado a favor y con la confianza de que pudo contener a unos Rayos que estaban obligados a correr más riesgos en el complemento.

Y así fue, los Rayos dieron pasos al frente, empezaron a soltarse y a meter en aprietos a las Águilas, que tardaron unos minutos para ponerse a la par en las pulsaciones que marcaba el equipo necaxista. Moisés volvió a tener una intervención fundamental cuando desvió un tiro de Espíndola que entró peligroso por la banda derecha. Y el portero manoteó un tiro libre cobrado por Jairo González.

La Volpe compensó el medio campo, no quería que Necaxa se viniera más arriba, con el objetivo de templar el partido, le dio ingreso a Osvaldo por Silvio Romero, el Chino pasó desapercibido y nunca tuvo una pelota a modo. Después mandó a Arroyo por Darwin, el colombiano también careció de peso y apostaba a que el vértigo de Arroyo le generara una acción de peligro.

Mientras, Sosa no tocaba su equipo, el once que mandó de arranque tenía buen cuerpo y había logrado echar metros atrás a las Águilas, que volvieron a emparejar el juego y tuvieron en un arrebato de Ibarra su acción más peligrosa, el ecuatoriano arrancó y cuando llegó al área disparó con derecha, pero Barovero desvió su tiro.

Esa acción despertó a América que encontró el gol unos instantes después. Todo surgió en un despeje de Muñoz, en el medio campo controló la pelota Ibarra que se acompañó con Oribe, el Cepillo devolvió al ecuatoriano que se percató del pique de William, el mediocampista que se ha adueñado de la titularidad se fue con dirección a gol y en el área punteó la pelota con la pierna zurda, nada pudo hacer Barovero, el balón se fue al fondo. Lo gritó cada jugador y cada aficionado de las Águilas.

Necaxa acusó el golpe moral, fue por orgullo al frente, pero las Águilas tomaron la manija del partido y no la soltaron. Y para su mala fortuna, cuando pudieron descontar de nuevo Muñoz tapó el tiro de Isijara. 

Y sobre el final del partido, Oribe marcó el segundo cuando recibió en el área, tras una jugada que fueron armando los azulcrema. Necaxa se puede ir con la conciencia tranquila, fue un equipo digno, que llegó más allá de lo pensado. América está de nuevo en una final, el año del Centenario puede acabar de la mejor manera, el desenlace será hasta Navidad, una vez que vuelvan del Mundial de Clubes. 

Nada de entorno alteró el estado emocional de América, ni la llegada de Marchesín, porque Muñoz tuvo una buena noche, ni los problemas extra cancha de La Volpe, el entrenador sigue invicto y cumplió con el objetivo de llevar a las Águilas a la disputa por el título. Ahora será Tigres el que debe pensar qué hará en 15 días sin actividad.