Dos equipos, la misma pena

América y Cruz Azul estaban señalados para pelear por los primeros sitios de la clasificación; sin embargo ambos han decepcionado con sus resultados, y el próximo sábado se enfrentarán en un duelo crucial para su estado anímico


Cruz Azul y América durante su duelo correspondiente al Apertura 2016
Cruz Azul y América durante su duelo correspondiente al Apertura 2016 (Mexsport)

Ciudad de México

América llega al clásico contra Cruz Azul tocado anímicamente después de la derrota ante Chivas. No hay nada que duela más al jugador azulcrema que perder este tipo de partidos, da lo mismo si llevas un año, dos o cinco en el club o si tienes cinco meses, perder duele y escuece el interior.

América volvió machacado de Guadalajara, se tomó dos días para tratar de sanar heridas, había que despejar la mente, no estar pensando en lo que pasó, sino en lo que viene por delante. Quedan 10 jornadas para buscar reaccionar, puntos suficientes para seguir con las aspiraciones de alcanzar la Liguilla.

El equipo volvió ayer a los trabajos con una consigna clara: vencer a Cruz Azul. Una empresa que será complicada, porque ese rival pasa por una situación similar, pero en Coapa son conscientes que es la hora de mostrar su categoría, la calidad del equipo y el valor de la plantilla.

Para triunfar, deberán aflorar las mejores condiciones individuales y colectivas. Justo lo que no se ha visto hasta hoy, pero esa es la magia del futbol, que a la siguiente semana te concede la revancha y en el caso de las Águilas es en otro clásico, de menor valor sí, pero con la misma importancia y obligación de ganar cada vez que se miran de frente.

RACHAS PELIGROSAS

Cuando Paco Jémez llegó a Cruz Azul tenía muy claro que uno de los aspectos que debía fortalecer era el emocional. En su análisis, el entrenador español llegó a la conclusión de que uno de los mayores fallos que había tenido el equipo era la falta de un equilibrio.

“Nosotros debemos instaurar un equilibrio emocional; estar arriba o abajo es una auténtica montaña rusa, si el equipo entra en esa dinámica, estamos fritos, y posiblemente es lo que haya pasado, o intuyo que haya pasado, que no haya existido ese equilibrio emocional, esa tranquilidad de no creernos tan buenos como parece o malos como dice la gente; si logramos ese equilibrio, seremos más fuertes, capaces de alargar las rachas buenas y acortar las malas, el equilibrio emocional es fundamental”, explicó Jémez en su momento a La Afición.

Sin embargo, La Máquina ha vuelto a caer en lo mismo de los últimos dos años y medio: las rachas negativas. Con Jémez al frente solo ganó su primer juego oficial del semestre (Jornada 1 ante Necaxa) y de ahí el conjunto cruzazulino ha hilvanado nueve partidos sin conocer la victoria, seis de Liga y tres de Copa. Esta crisis lo ha mandado al lugar 16 de la clasificación, el antepenúltimo, al solo sumar seis de 21 puntos posibles, es decir, apenas 28 por ciento de productividad.

Además, la tabla porcentual empieza a inquietar, Cruz Azul está en el lugar 14 a solo 11 unidades de Morelia. En la Copa, La Máquina hoy puede consumar su fracaso, el primero de manera oficial con Jémez en su banquillo. Y el sábado, contra América, será uno de esos duelos que pueden marcar el devenir en esta temporada que se ha tornado muy complicada. El clásico que puede levantarlo o tumbarlo de manera definitiva.

Compra aquí tus boletos para la Liga MX