Volver a Japón es una revancha

Darío Benedetto, delantero de América, comentó que el equipo se ha mentalizado en ganar el pase al Mundial de Clubes sin importar quién sea el rival al que se enfrenten, porque tienen una deuda consigo mismos

Darío Benedetto
Darío Benedetto (Mexsport)

Ciudad de México

En diciembre, unas horas después de que América perdió el pase a las semifinales del Mundial de Clubes, la presidencia deportiva, el cuerpo técnico y la plantilla de las Águilas se conjuraron para romperse el alma y volver a este torneo, lo tomaron como un reto personal, profesional e institucional.

Caló hondo en todos los departamentos la derrota ante el Guangzhou de China, porque el club había ido a Japón pensando en trascender; sin embargo, la falta de pericia en el manejo de juego les privó de avanzar al duelo contra el Barcelona. Se han dado los pasos hacia ello, faltan dos, los más importantes para pagar la deuda contraída.

América visita a Tigres en el juego de ida de la Final de la Concachampions, el actual campeón del torneo se mete a la casa del campeón de la Liga con la meta clara: no les importa quién sea el rival, se tiene que hacer una buena serie y regresar al Mundial de Clubes del próximo mes de diciembre. Darío Benedetto, la figura de la final de Montreal del año pasado, habla del juego de mañana por la noche.

237 MINUTOS ha jugado en Concachampions Darío Benedetto; el Pipa apunta a ser titular en el partido de mañana.

El Pipa apunta a ser titular en El Volcán, viene recuperando la forma física después de una lesión que le apartó cuatro semanas, aunado a las bajas por sanción de Darwin Quintero y Michael Arroyo. Darío es un tipo que sabe de qué van estos juegos y el carácter a mostrar en las finales.

"Soy consciente de eso", dice y matiza que "Nacho es el que decidirá si juego o no, pero yo estaba preparándome para esto, sabía que el equipo iba a llegar a lo más alto y cuando estaba lesionado no me quedaba de otra más que prepararme para esto; sería para mí un orgullo jugar una final más con esta institución, defender esta camiseta, ojalá que gane el mejor; nosotros vamos a dar lo mejor posible, creo que jugando como lo venimos haciendo vamos a poder sacar buenos resultados", sostiene el atacante argentino.

En Montreal, Darío vivió una noche mágica, logró un hat-trick que noqueó a los canadienses, una situación que ojalá pudiera repetir, pues asegura que para el equipo regresar a Japón es una revancha.

"No la final en sí, sino volver a Japón, es una espinita que nos quedó clavada de no sacar los resultados que fuimos a buscar, no fue muy positivo cuando estuvimos allá y queremos una revancha para corregir eso; terminar bien en el Mundial de Clubes es algo que este equipo se merece", comentó.

Benedetto recuerda con emoción la final del año pasado, cuando el equipo fue a Montreal a ofrecer una actuación llena de personalidad, pero también se centra en el presente, en una serie que será más complicada por el pedigrí del rival que tendrán enfrente.

"Soy consciente de que no hay que vivir de los recuerdos, eso pasó y la copa está en casa, pero ahora tenemos una final más y se tiene que ganar como sea, jugando bien o mal, pero ganándola, si jugamos como lo hemos hecho nos va a ir bien".

El Pipa también aborda los comentarios que ponen a Tigres como favorito, sobre todo porque toman como antecedente el partido de Liga en el que los felinos se impusieron 4-1, pero aferrarse a ello para dar como favorito al cuadro regiomontano parece muy aventurado, el mismo Benedetto recuerda que la Liga no puede compararse con una Final.

"Esto es como en la Liguilla, muchos hablan de que en la Liguilla se ponen favoritos, pero aquí no existen favoritos, estamos en una Final, los dos equipos por algo llegaron a ella, son los dos mejores equipos de la copa, son partidos aparte, en el torneo nos faltaron jugadores, tuvimos ausencias por cuestiones personales, y en el juego se nos fue la cabeza y nos expulsaron a dos jugadores, esa es la realidad; no podemos tomar un partido de Liga como contexto porque va a ser una Final, no lo tomamos como revancha ni nada, las finales son partidos aparte que se ganan como sea".