América vs. Chivas: Un examen de autoridad

En un partido de matar o morir, con cuentas pendientes, y un ánimo de revancha por el 0-3 de la Jornada 7, América recibe en el estadio Azteca a Chivas, en la semifinal de la Copa

América vs. Chivas, Apertura 2016
América vs. Chivas, Apertura 2016 (Mexsport)

Ciudad de México

El sábado 27 de agosto, Chivas salió del estadio Azteca lanzando cohetes y serpentinas, había montado una fiesta en la casa de América y en pleno Centenario de las Águilas, el equipo de Matías Almeyda llegaba como actor de reparto y esa noche decidió que quería ser protagonista, negó a cada jugador americanista, incluidos los de la banca y hasta el cuerpo técnico que en ese entonces era encabezado por Ignacio Ambriz.

Fue la peor noche del conjunto de Coapa en años, porque América ha perdido otros encuentros, pero en ellos había competido. No lo hizo esa noche, de principio a fi n fue superado y borrado del campo, perdió todos los duelos individuales, llegó tarde a cada pelota dividida. Nadie, ni jugadores ni cuerpo técnico, estuvieron a la altura.

La derrota de ese día fue un golpe moral y futbolístico para toda la institución azulcrema, los días posteriores fueron muy duros. “Jugamos de la chingada”, llegaron a reconocer desde las entrañas de Coapa. A la espera de que los destinos del futbol, volvieran a emparejarlos en este semestre para cobrar la afrenta sufrida.

El día llegó, la Copa Mx permitió un enfrentamiento que ha levantado el valor de un torneo al que suele dársele poca seriedad, pero en el seno azulcrema se le ha concedido una alta importancia, se le vio como un trofeo que debe acabar en las vitrinas. Con el duelo ante Chivas, ha tomado un impulso, porque este juego va más allá. No hay mejor juego que el Clásico Nacional para adquirir moral de cara al cierre del torneo, no hay partido más grande que pueda proyectar a uno y otro equipo.

América lo quiere y peleará por ganarlo, porque tiene cuentas pendientes, por más que se diga que no es una revancha, no es así; todos en Coapa lo saben y lo asumen, porque es la ocasión perfecta para dejar en el camino al más acérrimo rival. América ha cambiado desde el último duelo, mutó en el banquillo. Ignacio Ambriz se fue unas semanas después de esa derrota. Ricardo La Volpe llegó y asumió los retos de pelear por los títulos, el entrenador argentino también tiene una historia pendiente con Guadalajara, después de su abrupta salida del Rebaño Sagrado, por un lío personal con una podóloga en el año 2014.

América y La Volpe avanzan a paso lento hacia una compenetración, Chivas es una sinergia con Matías Almeyda. Es evidente que las Águilas son un equipo poco trabajado, no por falta de ganas, sino porque los tiempos han sido justos y apretados, por la mezcla de jugar dos torneos, mientras el Rebaño Sagrado lleva poco más de un año bajo las órdenes del Pelado y su idea futbolística está bien arraigada.

Pero eso no vale para América, porque es un equipo al que se le debe tener siempre en cuenta y lo sabe bien Chivas; los rojiblancos son conscientes de que se encontrarán con un conjunto hambriento y que la película será diferente a la de hace dos meses (Jornada 7), porque el americanismo recuerda bien ese pasaje y tiene como consigna borrar la paupérrima imagen que ofrecieron.

Las Águilas tienen la necesidad y la obligación de reivindicarse, hacerle sentir a Chivas la presión de venir a jugar al Azteca, cada integrante de América sabe que llegó la hora de dar un paso al frente y estar a la altura de la camiseta, hay capacidad y plantilla para lograrlo, además del deseo interno que llama a ofrecer una batalla de altos vuelos.

El partido de esta noche es la ocasión perfecta para que la afición americanista y el equipo se hagan un guiño de complicidad, cada jugador deberá aportar su frescura y chispa para detener a cada elemento rojiblanco, una misión complicada, porque el conjunto de Almeyda es de los más vertiginosos de la Liga y vendrá al Azteca con la misma consigna de estropear los planes de los locales.

 Ricardo La Volpe ha estudiado a conciencia el partido de la Liga, el Bigotón sabe lo que se juega esta noche, hace 20 años una goleada ante Chivas lo llevó a salir de Coapa, una victoria hoy tendrá un valor especial para él aunado del pase a la Final, aunque no podrá estar en el banquillo, le ha destinado varias horas a la planeación de este juego.

“Hay que contrarrestar la velocidad de Chivas, es un equipo con juventud, dinámica y hay que ser inteligentes, sí se puede (contrarrestarlos). Sé que mis jugadores están conscientes de lo que pasó (en la Liga) lo lindo de esto es la revancha continua, hay un público que tiene la sangre en el ojo por lo que pasó y tenemos un compromiso con ese público, mi equipo está consciente de eso y sabemos cómo plantearlo, las cosas van a ser diferentes, ya vi el video de lo que pasó en ese partido, los jugadores saben lo que es esto”, dijo La Volpe de cara a este juego.

Matías Almeyda también habló del juego, el Pelado se refirió al paso de América bajo el mando del Bigotón.

“Lo vi bien, está ganando, sumando puntos, pero los clásicos son partidos especiales y no importan como llegue cada quien, sino lo que se pueda proponer en el partido”.

América contra Chivas, 90 minutos, una pelota de por medio, no habrá tregua. La Copa obliga a que haya un ganador, será una lucha sin cuartel y el premio es el pase a una final. Las Águilas tienen hambre de revancha desde los jugadores hasta el entrenador, Chivas viene con la convicción de salir triunfador igual que hace dos meses. El partido de esta noche es un juego para mostrar autoridad.