Como en sus mejores tiempos

Ricardo Peláez aseguró que América tiene actualmente una filosofía clara, y por ello se busca emular a las mejores Águilas de la historia, que fueron las de los 80

Ricardo Peláez
Ricardo Peláez (Mexsport )

Ciudad de México

El penúltimo lugar que consiguió América en el Apertura 2011 fue la¿ razón por la cual Emilio Azcárraga Jean, dueño del equipo, decidió darle una sacudida a la estructura de aquel entonces. Se dio la salida de Michel Bauer de la presidencia y llegó Ricardo Peláez al puesto, desde aquel entonces volvieron los buenos momentos a un conjunto que antes de esto, la había pasado muy mal.

En este tiempo, el conjunto de Coapa ha llegado a dos semifinales, dos Finales, consiguió un campeonato y solo una vez se quedó en cuartos de final, que fue en el Clausura 2014, torneo en el que curiosamente, Peláez había dejado al equipo por el compromiso con la selección mexicana.

"Han sido tres años de mucho esfuerzo, pero muy consciente que todo es gracias a los jugadores, finalmente ellos son los que ejecutan dentro del campo, la buena comunicación, la buena elección que hemos hecho ha sido la clave".

Tras una pequeña pausa, el directivo prosiguió vía telefónica.

"Ellos son los que nos arrastran al éxito o al fracaso, estoy muy agradecido, principalmente con la estructura a nivel directivo, con Yon de Luisa, con José Romano, los cuerpos técnicos que me ha tocado dirigir, y lo más importante que son los jugadores y la afición".

También, le dio peso al cariño, pero también a la presión que ejercen sus seguidores sobre ellos.

"Es muy exigente, pero muy leal, y por supuesto los jugadores que son finalmente no solo defienden su trabajo, sino a su entrenador y el proyecto de los directivos; entonces, estoy muy contento, muy comprometido, y con muchos deseos de seguir adelante".

Antes de la llegada de Peláez, las Águilas habían sufrido varios golpes, entre ellos, aquel del Clausura 2008 en los que fueron último lugar de la competencia, y eso derivó en la salida de directivos. Luego pusieron a otros que tuvieron la misma suerte.

Por eso, cuando le dieron el cargo, Ricardo tenía claro lo que quería para enderezar el rumbo, y hasta el momento, los números dan la razón.

"En lo primero que pensé fue en tener una muy buena comunicación con el jugador, elegir a los refuerzos y a un cuerpo técnico comprometido como fue, primero, el caso de Miguel Herrera, y ahora pasa lo mismo con Toño Mohamed, con los cuales no solo he hecho una muy buena amistad, sino un compromiso de trabajo, y juntos todos de la mano hemos jalado para adelante, no paramos, estamos en permanente entrega, comunicación, todo lo que se requiere para hacer una comunión total".

El conjunto azulcrema hizo época en los 80's, fue tricampeón (1983-84, 1984-85, Prode 1985), y posteriormente bicampeón (1987-88, 1988-89).

Actualmente, volvieron al protagonismo, con la idea firme de emular o superar aquellos tiempos, aunque todavía falta un buen trecho.

Al ser cuestionado si este equipo ya tenía una filosofía, respondió que "sí hay una línea de trabajo muy clara, no podemos decir ni presumir nada, somos todos muy dedicados con nuestra labor, muy conscientes de nuestras responsabilidades y no solo es la directiva, cuerpo técnico y jugadores, porque la afición siempre nos exige permanentemente, pero también nos apoya con mucha lealtad, las cuatro partes hemos colaborado de alguna forma para que vayamos logrando los objetivos".

Y es que, aunque solo conserva a seis de los principales jugadores que afrontaron el Clausura 2012 con la playera azulcrema, aunado al cambio de entrenador, se conserva un sello, y el cuadro sigue siendo protagonista.

"Se ha ido renovando la plantilla, y afortunadamente los refuerzos nos han respondido, gente que llega con esa ilusión de hacer bien las cosas, con el conocimiento de lo que significa América, de cómo le juegan al América y de cómo hay que jugar".

El América es, históricamente, uno de los equipos que suelen estar en boca de muchos, donde las diversas situaciones se magnifican, algo en lo que también se ha trabajado.

"Es un equipo que tiene una exigencia total y permanente por la crítica que hay en todos los sentidos, es un equipo que genera mucha polémica, se habla más del América que incluso de los otros equipos que pueden ser campeones. El América general mucha polémica y eso genera más presión y tenemos esa consciencia para canalizar bien la crítica y tratar de cumplir los objetivos que nos trazamos".

Señaló que los jugadores saben bien que no pueden dejarse llevar por las críticas, ya que es una constante que deben sortear: "Estamos acostumbrados a ella, yo veo a un equipo que trabaja con mucha entrega y con mucha humildad, con una gran unión y un buen ambiente de trabajo. Eso nos ha acercado más al éxito".