El Pipa se reencuentra

Darío Benedetto marcó su primer gol en Liga, algo que ayuda en lo anímicoal delantero americanista, quien piensa en llegar a tope al cierre del torneo

Darío Benedetto
Darío Benedetto (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

El delantero vive de los goles, es un ser que busca las debilidades del rival para adquirir confianza, cuanto más festeje hará feliz a la tribuna y mejores sensaciones personales tendrá, cuando se tiene todo es más fácil, pero cuando no, hay que redoblar esfuerzos, no perder la calma y perseverar, total, algún balón tendrá que acabar en el fondo.

El sábado, en el partido entre América y Tijuana, Darío Benedetto salió del banco al minuto 74, era su segundo partido después de una lesión en los isquiotibiales que lo dejó fuera de actividad desde la Jornada 7.

El Pipa apeló a la paciencia, a trabajar de la mejor manera y sin prisas para volver en las mejores condiciones. Al minuto 90 del mismo juego, Darío fue a pelear un pase filtrado de Osmar Mares, se quedó con la bola y la empujó al fondo con la pierna izquierda, acto seguido se sacudió el cuerpo, marcaba su primer gol del curso y avisaba que estaba de vuelta para ayudar a sumar a la causa.

"La verdad, estoy contento por haber vuelto al gol, es algo que no se había dado, pero me pone más contento el rendimiento que el equipo está teniendo en la cancha", comentó Darío en entrevista con La Afición.

No la pasó bien el Pipa, porque es un jugador que hace buen rollo y busca sumar para el colectivo, pone al grupo por delante de lo individual, y cuando se lesiona, “sufres estando fuera”, reconoce, pero también lo toma como algo propio de la profesión: “estás expuesto a eso, uno no tiene en la mente lesionarse, a veces toca, ahora me pasó y la verdad que es muy difícil el tema de ver los partidos en el palco, también te aleja un poco del grupo porque no entrenas con el equipo todos los días, estás en el área de kinesiología buscando recuperarte y es algo que a uno le cuesta mucho, pero no hay más que seguir trabajando y metiéndole ganas”, dijo.

La recuperación de Benedetto llegó en el momento justo, cuando América tiene por delante citas que marcarán el rumbo de la temporada, el club precisa tener a sus mejores hombres en un estado ideal para hacer frente a una Liguilla en la que se buscará el título y también para la Final de la Concachampions.

“Sabía eso, mi cabeza estaba puesta en recuperarme para todo lo que viene, tenemos una Final muy importante de la Concacaf y estamos en la recta final del torneo con una Liguilla, quedan partidos importantes, pero la idea es terminar lo más alto posible para ubicarnos mejor en la tabla, me preparé para eso, es difícil estar lesionado, ver a los compañeros jugar y todas esas cosas, me mentalicé y lo hablé con Nacho (Ambriz) y Ricardo (Peláez), que me iba a preparar para todo lo que viene que son cosas muy importantes”.

Los entrenamientos de Benedettoa hora son distintos, integrado plenamente al trabajo cotidiano, se le nota contento y enchufado; en la parte final de las prácticas, cuando el grupo se agolpa fuera del área grande para ensayar disparos a gol, golpea el balón sin problemas, falta muy poco para estar al cien por ciento.

“La realidad es que físicamente al cien no estoy, porque no he tenido minutos, lo iré tomando con tiempo de juego, ojalá que pueda irlo teniendo, porque me va a servir para seguir tomando ritmo y seguir metiéndole con todo. La lesión ya está atrás y ahora es ponerme al cien físicamente”.

Del buen ambiente que hay en el equipo, el Pipa apunta que “se debe a los resultados, hay una armonía importante en todo el equipo, en el momento del trabajo todos le echan ganas y se matan entrenando , y eso se ve reflejado en la cancha”.

Darío Benedetto se ha reencontrado, es lo que tienen los goles, que ayudan a recobrar sensaciones, con la lesión superada, América recupera en el momento crucial de la temporada a un hombre que sabe y tiene la capacidad para definir partidos.