Pleito con Quintero, cosas normales: Sambueza

El capitán de América le resta importancia al incidente con Darwin Quintero y acepta que la eliminación del Mundial de Clubes es un fracaso  


Rubens Sambueza en el Mundial de Clubes
Rubens Sambueza en el Mundial de Clubes (Mexsport)

Enviado Osaka, Japón.

De pronto, las miradas se centraron en Rubens Sambueza y Darwin Quintero, ambos jugadores se cruzaron en el medio campo, los chinos celebraban el gol del empate y el capitán de las Águilas le recriminaba al delantero. Ambos se encararon y Darwin le soltó un cabezazo a Rubens, siguieron las reclamaciones y sus propios compañeros tuvieron que intervenir para separarlos.

Al final del partido, Sambueza pasó por la zona mixta, el capitán le restó importancia al hecho, tiró de experiencia y dijo que son situaciones normales, producto de las circunstancias del juego.

"Fue una discusión normal de compañeros por una jugada, las cosas son para mejorar, lamentablemente después de esa jugada viene el gol, nos agarran mal parados y vino el gol, uno le recriminó eso pero nada más, son cosas que pueden pasar en cualquier equipo".

Sambu descartó que existan problemas en el seno del equipo, y siguió limitando todo al momento que se vivió en la cancha, cuando a América se le empezó a diluir el partido. "La intensidad está a full y las revoluciones a mil, la jugada se dio así, jamás tuvimos problemas, nadie tenía problemas aquí, son cosas que te calientan porque queríamos ganar y por eso el motivo de esa jugada".

Respecto a una posible sanción que pudiera recibir por este incidente, dijo que al menos en el vestidor "nadie nos comentó nada, pero son cosas que pasan, cuando uno es profesional. Si me sancionan será de parte de la directiva o de Ricardo o del dueño del equipo, pero son cosas que pasan entre compañeros y pasan porque a nadie le gusta perder".

Sobre la eliminación tan temprana del torneo, cuando el equipo había esperado por meses el debut y la posibilidad que se tenía de enfrentarse al Barcelona. Sambueza no pestañeó en calificar el resultado como algo más que un tropiezo. "Nos vamos muy dolidos, lamentablemente es un fracaso lo que pasó hoy (ayer), hay que llamarlo así y esperemos que el Profe (Ambriz) continúe, no es culpa ni de él ni de echarle la culpa a un compañero, es culpa de todos y hay que levantar la cabeza como equipo grande".

Reconoció que fue un lapso en el que el equipo perdió la concentración y ahí se acabó todo. "En cinco perdimos un partido controlado, pero al final el que no hace los goles es el que no gana. Nos vamos muy dolidos por la derrota, teníamos mucha ilusión de poder ganar". Rubens se fue del estadio con el pesar por la derrota, mientras su nariz aún guardaba la huella del cabezazo que le propino Quintero, quien se marchó del inmueble sin dar declaraciones.