Superar el pasado, objetivo en América

Ricardo Peláez ha vuelto a la presidencia deportiva de las Águilas con Antonio Mohamed en el banco; tiene el objetivo de mejorar lo obtenido en los últimos dos años

Ricardo Peláez, presidente deportivo de América
Ricardo Peláez, presidente deportivo de América (Mexsport)

Ciudad de México

Cuando Ricardo Peláez fue nombrado presidente deportivo de América, a finales de 2011, empezó a delinear la reorganización de las Águilas. Los resultados de los últimos dos años corroboran la efectividad del organigrama que se creó en el club de Coapa, con Peláez como máximo responsable de la parte deportiva.

En enero de este año, Ricardo se alejó del equipo para centrarse en la planeación del Mundial. La presentación de Antonio Mohamed fue el último acto que tuvo como presidente azulcrema.

En América echaron de menos el soporte que Peláez ofrecía, esos ratos en los que se juntaba con el entrenador para hacerlo fuerte, para cuestionarle y también para ratificarle la confianza. No es que Antonio Mohamed haya estado abandonado, pero el Turco no palpó el respaldo de Peláez. El equipo transitó en la irregularidad, en busca de una identidad que el dúo Peláez-Herrera habían cuajado.

Acabó el Mundial, Ricardo volvió a su oficina, las sensaciones que transmitía con el Piojo ahora lo hace con Mohamed, al Turco se le ve plácido en las charlas que sostienen. Los buenos resultados han vuelto a Coapa, los valores que se empezaron a inculcar con la llegada de Ricardo afloran de nueva cuenta. América es líder general de la competencia, tiene en su cuadro al líder de goleo, es la mejor ofensiva y se ubica entre las mejores defensas.

Ricardo Peláez es, en el buen sentido, la mano que mece la cuna, la encargada de que la gestión deportiva funcione como todo el americanismo desea. "Estamos contentos, en poco tiempo hemos hecho un buen grupo y eso es fundamental, tenemos buenos jugadores, hay competencia deportiva en cada posición, se han dado los resultados y eso es muy importante para hacer las correcciones, falta mucho torneo, pero trabajar ganando es mejor que perdiendo", apunta el directivo sobre el arranque de torneo.

Agrega que en su regreso "estamos muy cerca del cuerpo técnico, ellos están muy ilusionados, comprometidos, los jugadores y la afición también y los resultados que nos están acompañando y eso nos hace ilusionarnos con repetir los éxitos". Pero también avisa que no solo es igualar lo que se logró con Miguel Herrera, sino en buscar superar lo obtenido en los dos años que estuvo el Piojo y que con Antonio Mohamed el equipo mantenga el tono competitivo.

"Hay que buscar estar en los primeros sitios, tenemos una afición exigente y para ellos se está trabajando, y claro que también hay que prepararse para cuando no se den los resultados, buscar las soluciones y encontrarlas lo más pronto posible. Me visualizo arriba, siempre pienso positivo. La calificación es una obligación en esta institución, y pelear permanentemente arriba, tenemos buen plantel, muchos jugadores de selección nacional, ojalá que en noviembre o diciembre estemos hablando de lo mismo, que el equipo vaya bien en la Liga, en la Concachampions, queremos ganar todo".

¿El objetivo es superar los resultados que se logaron en la gestión de Miguel?

"Siempre, todas las personas trabajamos para eso, cuando se habla de la perfección en el futbol y se dice eso que estamos a 60 u 80 por ciento, no creo en esa exactitud de esos porcentajes, siempre se puede ser mejor dentro de la cancha y fuera de ella, puedes ser mejor si te preparas más, si tienes valores, no veo por qué no se pueda mejorar lo que se hizo anteriormente. Mi meta es que antes de llegar a los cien años (2016) volver a ganar uno o dos títulos, todos los americanistas es lo que quisieran, hemos tenido un buen inicio, podemos ganar todos los partidos y en la primera en la Liguilla te echan para afuera, hay que prepararse, visualizar escenarios y tratar de eliminar todas las posibilidades que te puedan truncar el éxito.