El punto de equilibrio de América

El paraguayo Osvaldo Martínez volvió a la titularidad con América y, aunque él es jugador de ataque, su inclusión compensó al equipo en las tareas defensivas

Osvaldo Martínez
Osvaldo Martínez (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

La pelota pasa por sus pies y le da un plus a la media cancha azulcrema, porque sabe mezclar las labores defensivas con las ofensivas.

Osvaldo Martínez asumió la titularidad ante Tigres, primera cita en la que apareció en la foto de arranque. Era un partido clave, porque el campeón no podía permitirse otro episodio sin marcar y sin sumar de a tres, así que Osvaldito demostró porque ha sido un tipo que se ha mantenido en Coapa con el paso de diversos entrenadores.

Gustavo Matosas varió el esquema para darle cabida, el guaraní asumió los galones junto a Pellerano y Sambueza, estuvo cerca de Cristian para brindarle apoyo a la hora de hacer el trabajo de escoba en el medio campo y se coordinó con Rubens para llevar la pelota a zona de peligro. 

Sobre todo un tipo que conoce la institución, la exigencia que implica la playera azulcrema, lo entendió desde su llegada a Coapa en el Clausura 2013 — torneo en el que fue campeón con las Águilas. Miguel Herrera ya conocía sus cualidades, un tipo que en Monterrey ejercía de enganche y en Atlante (donde coincidió con el Piojo Herrera en el Apertura 2011) empezó a conocer las labores de medio de contención.

Esa polivalencia lo llevó al América, en la época en la que el club buscó obreros en el campo y menos cromos rutilantes. Osvaldo transmite equilibrio y toque no, en la Jornada 1 contra León, Matosas recurrió a Michael Arroyo para que jugara como volante por derecha, el experimento no tuvo el resultado esperado, de hecho, el ecuatoriano salió de cambio y en su lugar entró el paraguayo (quien venía recuperándose de una lesión), cuando el partido estaba 2-2; entonces, Osvaldo pidió la pelota y pesó en el juego, de sus pies salió el pase para el gol de Darwin Quintero que a la postre le dio la victoria ante los esmeraldas.

Sin embargo, Matosas siguió apostando por el trío Pellerano-Sambueza-Arroyo en la media cancha, para los partidos contra Xolos y Puebla, pero en el duelo del estadio Caliente, el equipo quedó expuesto en varios momentos, había muchos huecos en defensa, Pellerano no se daba abasto para las tarea de recuperación, ante Puebla fue el partido que no hubo descompensación, porque La Franja apostó por un juego de corte defensivo.

Ante Tigres, Osvaldo dejó el banquillo y tomó el puesto estelar, el sistema se adecuó a un 4-3-3 en el que el paraguayo tenía que ejercer las labores que ya había desarrollado en cursos pasados.

Apoyar al medio de contención y ser un enlace con los delanteros. América fue un cuadro más compensado, Rubens volvía a su sitio natural y Martínez hacía lo propio.

De hecho, él fue el primero en patear a gol, a los cuatro minutos, un tiro de media distancia que se fue por encima del travesaño. Después se involucró en el trámite del partido, le entregaban la pelota para que la descargara con los delanteros y en el gol de América intervino para recuperar el balón, cederlo a Darwin y que éste mandara el centro que Benedetto remató con la cabeza para vencer a Nahuel Guzmán.

Después de 79 minutos dejó el campo con el deber cumplido. Al final del partido, Gustavo Matosas valoró su participación de buena manera.

"Estuvo muy bien, tuvo buenas intervenciones, tiene buenos desplazamientos con y sin balón, le dio mucha ayuda a Pellerano y fue un jugador que también lanzó muy bien en algunas circunstancias del juego, así que hay que seguir aprovechándolo en esa posición. Primero porque conoce al América, lleva tiempo acá y segundo porque es un jugador de calidad que te da buena posesión de balón y buenos lanzamientos a los delanteros", concluyó el charrúa sobre Osvaldo.

El mediocampista guaraní analiza la situación de América que sigue en busca del punto no, señala que "no tenemos que caer en el error de desesperarnos, sabemos que estamos haciendo bien las cosas, pero en la parte de arriba no estamos siendo contundentes. Creo que trabajando en la semana se puede mejorar".

Tras volver al cuadro titular, Osvaldo se mostró agradecido por la confianza de Matosas y señala que ahora el objetivo es mantenerse en el cuadro inicial y aportar para que América alcance la versión que se pretende del cuadro azulcrema.

"Ahora se trata de aprovechar y no soltar más el puesto", matiza. Osvaldo Martínez puede ser la pieza que buscaba Gustavo Matosas en el medio campo americanista, al menos en los dos partidos que ha ganado América ha intervenido de manera directa, una muestra de la compensación que le puede dar a las Águilas.