Los generales de las Águilas

La defensa azulcrema se ha repuesto de un turbulento inicio, en el que sufrió siete goles en dos partidos, pero en los siguientes cinco ha mantenido intacta su portería

Moisés Muñoz, portero del América
Moisés Muñoz, portero del América (Mexsport)

Ciudad de México

Jornada 2 del Apertura 2015, tiempo de compensación, América busca a la desesperada empatar el juego contra Atlas, no lo logra y en cambio recibe un gol más.

Otro yerro en defensa generaba la segunda derrota en ­ la de las Águilas. El comportamiento de la defensa parecía una tragedia en la que se tendría que poner mayor atención.

Pero en Coapa se mantuvo la calma, se asumía que faltaba tiempo para la compenetración de ideas. Que era cuestión de que todos los elementos engranaran en el trabajo del nuevo entrenador. Que el aspecto defensivo era una de las tareas a pulir. En la fecha uno, contra Puebla, el equipo recibió cuatro goles, cuando en la visita a La Franja solo un jugador titular (Pablo Aguilar) había estado presente en el partido. Faltaban otros cuatro elementos de mayor recorrido y de experiencia comprobada.

Pero como ante los rojinegros sí hubo un equipo más acorde a lo esperado, esos tres goles parecían anunciar que había problemas serios.

450 MINUTOS sin recibir gol acumula el América en los últimos cinco juegos oficiales, tres de Liga y dos de Concachampions.


Pero llegó la reivindicación y fueron los mismos defensas quienes abrieron el camino para lograr el punto de resurrección. Ventura Alvarado y Pablo Aguilar marcaron en el juego de la Concachampions contra Motagua. El zaguero mexicoamericano con un remate con la pierna izquierda, un tanto que lo liberaba de los yerros cometidos unos días atrás, y el paraguayo con un cabezazo en una jugada de táctica fija.

A partir de ese encuentro, América mostró su capacidad para reinventarse en el plano defensivo. La visita a Pachuca estuvo acompañada de solvencia en la retaguardia, hubo pasajes del partido en los que las Águilas fueron exigidas y mantuvieron el temple. Fue el primer partido en el que Ambriz pudo contar con sus generales en defensa. Los cinco elementos que, a priori, son los pilares en la parte baja: Moisés Muñoz, Paul Aguilar, Paolo Goltz, Pablo Aguilar y Miguel Samudio.


De Moisés hay poco que decir, es un portero de garantías, tanto en el juego aéreo como en la capacidad que tiene para reaccionar en remates a corta distancia, además de su buen juego de pies. Paolo y Pablo se han compenetrado de buena manera, a Nacho Ambriz le gusta que en la medida de lo posible sean los encargados de darle salida a la pelota, pero donde son una garantía es en el juego aéreo tanto en su área como en la del adversario.

Paul y Samudio —por los laterales— buscan aportar y llegar a línea de fondo, procuran mostrarse como opciones de pase para dar profundidad al equipo. Ambos han intervenido en un par de goles. En Pachuca, Miguel peleó la pelota y logró un centro que acabó en el tanto de Benedetto.

Y Aguilar provocó el primer gol contra Dorados. El triunfo ante los sinaloenses con­firmaba que América estaba de vuelta en el torneo con e­ficacia en el área rival y un muro en la propia. "Es muy importante recuperar este nivel, creo que en el partido contra Atlas fue un resultado muy mentiroso porque fallamos mucho también, ahora está entrando el balón y estamos recuperando los puntos perdidos. Vamos entendiendo lo que Nacho quiere, no habíamos tenido mucho tiempo de trabajo, hemos corregido errores y estamos llegando bastante bien a los partidos, estábamos tranquilos porque teníamos equipo para sacar los resultados que ahora se están dando, para mí nos tenemos que olvidar de los primeros dos partidos, estamos repuntando y ojalá que sigamos por el mismo camino", dijo Pablo Aguilar al final del partido contra Dorados.

7 GOLES ha recibido el equipo en la Liga MX, para un promedio de 1.4 por partido; en los últimos tres no ha permitido ninguno.

Pero esa misma noche los inconvenientes volvieron a presentarse. Paolo Goltz se lesionó y el central argentino no pudo jugar en el duelo contra Santos y todo indica que los problemas musculares lo llevarán a perderse el cotejo de este ­ n de semana contra Veracruz. Sin embargo, en el duelo contra los laguneros, la defensa volvió a demostrar la seguridad que ha adquirido en las últimas semanas. Ventura Alvarado cubrió la baja de Paolo en la Laguna y el equipo conservó la solidez y el cero en el arco. Moisés Muñoz, portero de las Águilas, valoró el hecho de que el equipo se ha hecho fuerte en defensa.

"En el partido con Motagua nos llegó la con­fianza y de ahí partimos para ordenarnos en el terreno de juego. Hemos estado haciendo bien las cosas y hemos sido contundentes en todas las zonas. Nos interesa el buen paso del equipo, la defensa está haciendo bien las cosas, con mis compañeros en defensa nos estamos comunicando muy bien, están llegando a hacer las coberturas, están jugando de manera espectacular, lo están haciendo bien y no queda más que continuar por la misma línea, con este buen trabajo que hacemos no solo en defensiva, sino en todas las zonas".

Cinco partidos o­ficiales y América es un equipo que resuelve los partidos en las áreas, marca las ocasiones que tiene y atrás ha colgado cero gracias a los generales con los que cuenta en defensa: Moisés, Paul, Paolo, Pablo, Miguel, y también Ventura y Osmar han levantado un muro infranqueable que es el sello americanista.