Mantener la inercia

Tras lograr su primera victoria en el torneo, América recibe a Dorados con la encomienda de extender su buen momento y sumar otro triunfo

Entrenamiento del Club América previo al partido contra Dorados
Entrenamiento del Club América previo al partido contra Dorados (Tomada de www.clubamerica.com.mx)

Ciudad de México

América parece haber encontrado el punto de despegue. Falta más evolución en el desempeño del equipo, pero ya lo ha dicho la directiva y el cuerpo técnico, no hay nada mejor que los partidos para que los automatismos vayan perfeccionándose.

Las victorias ante Motagua y Pachuca reavivaron la moral del equipo. Las Águilas salieron del sótano de la tabla general y sus sensaciones van mejorando. El partido contra Dorados luce como el escenario ideal para seguir transitando la senda de la victoria y para reivindicarse con su afición.

Ha vuelto la alegría a Coapa, la plantilla trabaja con un mejor estado de ánimo, pero se sabe de la peligrosidad de Dorados, los equipos que se juegan el descenso no escatiman en esfuerzos y suelen ser equipos rocosos que se encierran para evitar el mayor daño posible.

América fue un equipo reconocible en Pachuca, si en el juego contra Atlas no tuvo tino, ante los Tuzos volvió a generar ocasiones, dispuso de siete tiros a gol, de los cuales, tres terminaron en festejo. También mostró solvencia en defensa, no perdió el orden ni se estresó de más, privó la concentración y cuando fue exigido por los Tuzos, su comportamiento defensivo estuvo a la altura.

"La verdad jugamos un gran partido, conseguimos el resultado que veníamos a buscar. América estuvo a la altura, mantuvimos el cero, atrás, bien parados, tuvimos la pelota e hicimos tres goles.

Esto nos demuestra que confiando en lo que estamos haciendo las cosas van a salir bien", dijo el mediocampista azulcrema Andrés Andrade.

Así, la llamada de paciencia que hizo la directiva tomó fundamento. El equipo ha carburado de mejor manera cuando el entrenador ha dispuesto del grueso de la plantilla. Darwin Quintero fue el único ausente por una suspensión, pero tampoco es que se le haya echado mucho de menos al colombiano, porque Andrade ejerció de volante por ambas bandas y cumplió con la encomienda.

Para el compromiso de esta noche, Ambriz —por primera vez desde que asumió el cargo— podrá contar con todo el equipo a su disposición, ahora se verá qué once sería el que el entrenador tendría en mente y la plétora de variantes que puede tener.

En Pachuca, la vuelta de Paolo Goltz y Miguel Samudio le dieron un plus de fuerza al aparato defensivo, incluso el paraguayo se dio tiempo para agregarse y generó la acción del primer gol.

Pero la mejor noticia para la parroquia americanista es el estado de Rubens Sambueza.

El mediocampista ha ejercido de capitán y se ha convertido en el catalizador del equipo. Por izquierda o por derecha Sambu busca la pelota para hacer daño, pero también se compromete en las labores defensivas, muerde cada palmo de terreno, para dar una muestra a sus compañeros de su compromiso con la causa.

"Hay que trabajar sobre ese orden e intensidad y de ahí partido a partido, no hay mucho tiempo, el martes (hoy) jugamos, el viernes otra vez y corregiremos a través del juego", señaló Ignacio Ambriz.

La encomienda en Coapa es clara, se desea seguir evolucionado, no será sencillo el compromiso de esta noche. Dorados es una escuadra que ha tenido un buen arranque, se mantiene invicto y juega cada punto como amerita la cuestión porcentual. Carlos Bustos ha montado un equipo balanceado que tratará de llevarse algo del Azteca.

En el seno azulcrema apelan por conservar la mesura, si en los días aciagos se tuvo prudencia, un triunfo tampoco genera un estado de euforia, pero esta noche se tiene que buscar otra victoria que corrobore el despertar.