Luis Sampayo, el hombre que sentó a Raúl Jiménez

Diferentes realidades viven los que en algún momento compartieran la delantera de categorías menores del América; mientras uno apunta al Atlético de Madrid, el otro ni siquiera juega en México

Luis Sampayo, a la sombra de Raúl Jiménez
Luis Sampayo, a la sombra de Raúl Jiménez (Especial)

CIUDAD DE MÉXICO

Durante todo su proceso de formación gozó de minutos y confianza de diferentes técnicos. Los resultados casi siempre inclinaron la balanza e indicaban que Luis Sampayo ocuparía, dentro de muy poco, un sitio en la oncena titular de las Águilas del América. Sin embargo, decisiones ajenas a lo que la lógica suponía, menospreciaron sus goles, además de las lesiones, que de igual forma lo alejaron de la palestra protagónica que por antigüedad le pertenecía.

Cuando Alfredo Tena relevó a Carlos Reinoso en el timón de las Águilas –Apertura 2011-, El Capitán Furia subió a varios elementos de las fuerzas básicas azulcremas a la plantilla del Primer Equipo, y aunque el mítico central del cuadro de Coapa debutó a Raúl Alonso en el mismo certamen, antes de hacerlo con Luis, Sampayo formó parte de aquel plantel que vivió la reestructuración por los malos resultados del equipo. 

Tetracampeón en la categoría 1991, dos veces monarca con el equipo filial de la segunda división del América, brilló en un par de torneos que se organizaron en Suiza, donde más de un visor preguntó por sus servicios, y formó parte del conjunto Sub-20 que cosechó el tercer puesto en la Copa Libertadores de la misma categoría, en el 2011. En la final de aquel torneo, ese cuadro águila perdió, pero Luis era titular y Raúl esperaba su oportunidad en el banquillo.  

Aunque vive el contraste de compañeros de generación como Diego Reyes, Hugo González, Martín Zúñiga, Érick Pimentel, y en particular, Raúl Jiménez, por su posición en el campo, Zampayo no guarda rencores y recuerda con agrado las tardes a lado del ahora ariete de la selección mexicana: “A Raúl se le apoyó un poco más que a mí, era más del agrado del entrenador del primer equipo (Miguel Herrera) cuando los dos competíamos por un sitio; yo tuve problemas de lesión cuando esto sucedió, no fue falta de recursos y por eso no me desanimó, al contrario, agradezco todo lo aprendido”.

Diferentes caminos 

Mientras que Raúl espera la oficialización de su traspaso, al parecer millonario, al equipo campeón de España, Sampayo se perdió en el inmenso mundo futbolístico. Del delantero que bancó a Jiménez Rodríguez durante el proceso juvenil que vivieron juntos, se desconoce su paradero; la última vez que se supo de él, probaría suerte en el modesto Sport Boys Callao, del futbol peruano.

“Me interesó la propuesta de jugar en Perú, y espero que las cosas se me den a mi favor. Salí mal con América, y además la edad (23 años), ya no me ayuda a pensar que el debut podría darse de manera pronta. Le debo mucho al América, es una institución a la que le debo todo, y a pesar de que ya no estoy ahí, me siento agradecido y ahora me enfoco en mi presente, porque quiero jugar en Perú”, dijo a La Afición el atacante formado en Coapa a principios del 2014.