Lo clásico del Clásico

Llega el partido más grande del futbol mexicano, un juego que despierta todo tipo de detalles, algunos ya son tradicionales, otros han ido apareciendo, aquí algunos de los más sobresalientes 


América y Chivas en el Clásico Nacional
América y Chivas en el Clásico Nacional (Mexsport)

Ciudad de México

El Clásico Nacional entre América y Chivas es un partido con mi y un historias contadas y otras más que se contarán. El duelo entre los equipos más populares del país y que también tienen seguidores en otras tierras. Se trata de los equipos más ganadores en el futbol mexicano, un dato que por ahora encabezan las Águilas con 12 títulos de Liga; mientras el Rebaño Sagrado suma 11. Cuando estas se ven se genera una fuerte expectativa entre los aficionados, sin importar lo mal o bien que ande uno u otro, la pasión no conoce de momentos.

Hay situaciones que no pueden faltar en torno a este juego y estas son algunas de las más tradicionales.

Las promesas de Vergara

Y en los últimos años tampoco se puede dejar al dueño de Chivas que si bien llegó a ponerle un tono diferente a estos partidos por sus desplegados, también se ha hecho una costumbre que cada vez que su equipo se mide a las Águilas salga con alguna promesa de que van a ganar el juego. Por un lado no está mal que Vergara transmita confianza y fe en su equipo, pero lo que le ha faltado es una dosis de prudencia. Aún falta escuchar su presagio para este sábado.

Frases hechas

En la semana del Clásico se buscan las mejores declaraciones de los protagonistas; sin embargo, en los últimos años se ha hecho común el mismo discurso. Por ejemplo, cuántas ocasiones no se ha escuchado de jugadores de ambos bandos famosas frases como: "Los Clásicos son partidos aparte, que se juegan diferente"; "En un Clásico va de por medio el orgullo, son más que tres puntos"; "No importa cómo lleguen ellos, en los Clásicos se sacan fuerzas de donde no para buscar el resultado"; "En los Clásicos somos once contra once, la tribuna no juega"; "Ellos tienen grandes individualidades, pero nosotros también tenemos con qué hacerles daño"; "Hay que hacer un partido inteligente, hacer lo que sabemos y estar tranquilos"... y seguro las seguirán leyendo o escuchando.

Polémica arbitral

Nunca falta que una decisión del silbante sea cuestionada por los jugadores, los banquillos, las aficiones de ambos equipos en el estadio y hasta los que están siguiendo el juego por televisión desaprueban las marcaciones que consideran erróneas. Nunca falta en la tribuna aquella famosa frase de "árbitro vendido" o "cuánto te pagaron", aunado a la cadena de mentadas de madre que se lleva la tripleta arbitral.

Apuestas

Nunca faltan los valientes y atrevidos que retan al amigo, compañero de trabajo, de escuela o a un familiar para apostar. Es el momento en que se deposita en su respectivo equipo la fe para ganar unos o miles de pesos. En los Clásicos hay apuestas que pueden rayar en lo atrevido, se ha visto de todo, desde comidas, botellas de alcohol, libros, cabelleras, playeras de futbol, ponerte la camiseta del rival y hacer cumplir con alguna humillación como lavar el carro del ganador, vestirte de mujer en la vía pública y algunas otras cosas más que se ocurran de último momento.

Reuniones familiares

A los mexicanos les sobran pretextos para juntarse y poder pasar un rato entre familiares y amigos, el futbol se presta para ello, es ahí cuando surge la capacidad de organización, se ponen de acuerdo para todo lo que requiere el partido, las carnes, pizzas, agua, cervezas, licor, todo lo que pueda garantizar una buena convivencia que arranca con el partido y se prolonga por más horas. Y aunque no haya una casa disponible se buscan las alternativas, pues se recurre a los bares o restaurantes para disfrutar de las evoluciones de los 22 jugadores que saltan a la cancha.

Reventa

Es el aspecto más negativo que ronda estos partidos. Desafortunadamente no se ha podido erradicar y siempre aparecen los buitres que explotan el bolsillo de los aficionados, en el caso del estadio Azteca, los revendedores aparecen en la explanada principal del inmueble y ofrecen el preciado botín a costos que suelen triplicar las entradas, es una pésima costumbre que partido a partido sigue ahí. Lo mejor es no caer en esa ley de oferta y demanda, porque se corre el riesgo de ser engañado y que los boletos que le venden sean falsificados, lo que terminaría por ser un combo terrible de atraco y estafa.

Altercados

Aquellas imágenes con las que muchas generaciones crecieron viendo a jugadores de ambos equipos lanzándose patadas voladoras y soltando puñetazos han quedado como parte de la memoria selectiva, lo que ahora nos toca ver son esos encaramientos en los que se retan a algo más fuera de la cancha, la temperatura se eleva, pero la sangre no se calienta como antes, los jugadores son más de palabras y no de acciones, es cierto que tampoco se trata de pelea, pero en verdad que no hay Clásico en el que un par de jugadores se miren de frente, se lancen un par de florituras, se reten y al final acaben saludándose como grandes cuates.

Memes

Es de lo más novedoso, el apogeo de las redes sociales ha provocado que antes del partido se generen algunas de estas imágenes burlonas, que tienen una dosis de ironía, picardía e inventiva del aficionado en general. Cualquier detalle del partido y cualquier personaje es susceptible de que le generen un Meme, solo basta un detalle y listo, en menos de un segundo se pueden hacer virales. Seguro el sábado habrá muchas historias del Clásico que se contarán en Memes y al final habrá una lluvia de las mismas según sea el resultado.

Golpe de realidad

Esto atañe directamente a lo que ocurre en el campo de juego. Cuántas ocasiones no sale decepcionado del estadio o apaga la televisión después de ver un partido infumable. Se espera que en los Clásicos haya espectáculo, futbol de ataque en estado puro, en la semana los aficionados vislumbran escenarios, revisan una y otra vez las opciones de su equipo, juegan hasta a ser entrenador, desembolsan mucho dinero entre boletos, la comida fuera o dentro del estadio, las cervezas, la bandera, los refrescos, las papás, las palomas... y todo para que acabe viendo un juego cerrado en el que priva el conservadurismo. Ese fatídico momento en que el árbitro pita el final y en el estadio o por televisión se quedó con ganas de ver más y tendrá que esperar otro torneo para repetir el mismo ritual.

Ausencias

Lo ideal sería que en estos juegos los dos equipos lleguen con toda la plantilla en estado óptimo, que no falte ningún caudillo en la batalla para que no quede esa sensación de 'si hubiera estado tal', ha ocurrido en varias ocasiones porque no siempre se puede tener a toda la materia prima disponible; por ejemplo, para el partido del sábado América no contará con Darío Benedetto y Chivas con Marco Fabián. Dos jugadores clave en cada uno de sus batallones, pero habrá que esperar que sus relevos cumplan y estén a la altura del partido.

Operativos

Como medida preventiva siempre se debe tomar en cuenta lo fastidioso que resulta el día del partido poder llegar al inmueble porque se cierran varias calles contiguas al estadio Azteca, además  de que el trasporte público también se ve rebasado. La movilidad de más de 90 mil aficionados genera caos vial dese varios kilómetros antes de llegar al Coloso de Santa Úrsula, así que si tiene pensado ir al juego tome sus precauciones y llegue con tiempo para que pueda ingresar sin mayores contratiempos y si no tiene pensado ir al partido, pero sí rondar por el sur de la capital tenga en cuenta las complicaciones que podría pasar y busque vías alternas.